Check the new version here

Popular channels

Crea un “RAMDisk” en tu distribución Linux



Como sabes, la velocidad de acceso de una memoria es muy importante. Los cuellos de botella generados antaño entre las memorias magnéticas y los procesadores hicieron que se tuviese que incluir una memoria intermedia más rápida, la RAM. Después, con el avance de los microprocesadores vino la cache, aun más rápida para ofrecer una memoria intermedia entre la RAM y los registros de la CPU. Más recientemente han aparecido los discos duros SSD, que son más rápidos que los HDD magnético-mecánicos al estar basados en memoria flash.


Gigabyte pensó hace unos años en crear un disco duro con RAM (un RAMDisk denominado i-RAM), una memoria muy rápida en comparación con los discos duros, pero ocurrió algo parecido a lo que le pasó a Ageia con su tarjeta PhysX. No llegaron a cuajar demasiado y terminaron desapareciendo del mercado, y ahora con los SSD (y los SSD basados en RAM) tiene aun menos sentido. ¿Y de qué trata? Pues básicamente es utilizar memoria RAM para almacenar datos como si de un disco duro se tratase, así el acceso es mucho más veloz.

Pues bien, no hace falta que tengas un i-RAM ni un SSD, ni nada por el estilo para acelerar las transferencias y los accesos de los directorios, ficheros o programas que desees. Para eso se puede crear un RAMDisk en tu distro Linux. El único requisito es disponer de RAM suficiente, >4GB recomendado, para reservar un trocito de ésta para utilizar como “disco duro” ultra rápido. Algo así como lo que hacían algunas GPUs para equipos portátiles con la Share Memory, pero en este caso destinada a tus datos.


Para crear esta memoria, debes calcular de la memoria que dispones, ya que si la agotas toda o gran parte de ella te quedarás sin RAM para los fines para los cuales ha sido creada y será una estupidez. Por ejemplo, si dispones de 8GB de RAM, podrías coger 2GB para el RAMDisk. Vuelvo a repetir, lo suyo es que tengas más RAM, si cuentas con 2GB o 4GB tal vez no te merezca la pena… (recuerda en “size=” especificar el tamaño, en mi ejemplo he optado por 1024MB, es decir, 1GB, o también puedes usar “G” en vez de “M” para especificarlo en GB) Una vez sepas esto, nos ponemos manos a la obra con los siguientes pasos desde tu terminal:

123 mkdir /tmp/ramdisk mount -t tmpfs none /tmp/randisk -o][size=1024M


Ahora ya tienes reservado 1GB en tu RAM para que puedas añadir lo que quieras al directorio ramdisk que hemos creado. Haz pruebas de rendimiento y verás como es más rápido todo lo que tengas metido en él… Si deseas, puedes crear la partición en tu RAM con otro sistema de ficheros diferente a tmpfs, como por ejemplo ext4 o ramfs.


Y si deseas que la entrada de montaje permanezca… ¡¡Ojo!! los datos que guardes aquí si apagas el PC o reinicias sí se perderán, pero la entrada seguirá para que no tengas que crear la partición con cada inicio con el siguiente truco para añadirla a la tabla (fstab) de particiones para que se cree automáticamente (usa tu editor de texto favorito para editar la entarada: vi, nano, gedit…):

123 gedit /etc/fstab Y en el fichero de texto que se abre crea la siguiente entrada sin comillas "tmpfs /mnt/ramdisk tmpfs nodev, nosuid, noexec, nodiratime,][size=1024M 0 0"


IMPORTANTE: Recuerda que tus datos desaparecerán cuando reinicies o apagues el equipo, puesto que la RAM es una memoria volátil. Por eso, lo que quieras conservar, hazle una copia en una partición del disco duro.

0
0
0
1
0No comments yet