Check the new version here

Popular channels

¿Debería Canonical absorber a Debian?

Fuente

http://trollsyopensource.blogspot.com.es/

El mundo de GNU/Linux es tremenadmente cambiante, tanto, que en pocos años los que eran ídolos pueden pasar a ser villanos. Este puede ser quizá lo que le ha pasado a Debian, que con el paso de los años ha pasado de ser la distribución más respetada a ir quedándose poco a poco como un vestigio de un modelo, que se ha quedado obsoleto y poco competitivo frente a las soluciones corporativas cada días más comunes en GNU/Linux.



Muchos son los que opinan que Debian en sus últimas versiones no va tan bien como las anteriores, y yo soy una de esos, ya que he notado como en los últimos años la mayor distribución comunitaria ha ido bajando en calidad. Llevo tiempo usando Debian 7 como servidor de pruebas y siendo honesto, no lo veo tan fino como Debian 6, de hecho me da errores que no salían en versiones anteriores y eso que hablo de una subversión ya madura (7.4). Por otro lado tenemos la pésima implementación de GNOME Shell, que si bien al principio va bien, después de un tiempo termina tragándose todos los recursos que puede. En mi netbook, cuando ya llevaba media hora encendido, se tragaba todos los recursos del ordenador cuando este aun tenía un disco duro, provocándome cuelgues cada dos por tres por abuso de la SWAP. Tiene gracia que fue migrar a XFCE y ver todos estos problemas desaparecidos, de hecho ha sido el GNU/Linux que me ha ido más fino en ese trasto, que actualmente corre Ubuntu 14.04 de 32 bits.

Viendo todo esto, soy totalmente incapaz de entender por qué Debian se empecina en mantener un entorno de escritorio que si bien tiene buenas ideas, lleva tiempo andando en círculos y sin aportar grandes cosas desde Fedora 16, y eso que ha llovido bastante desde entonces. Soy incapaz de entender por qué XFCE o KDE no han sustituido ya al desorientado GNOME.

Aparte de mi experiencia personal, en DesdeLinux se publicó una opinión que dejó en evidencia los problemas que tiene Debian entre sus diferentes ramas, dejando claro que el proyecto se muestra un tanto disperso, quizá abarcando más de lo que puede.

Debian, que pretende ser “el sistema operativo universal”, está perdido en un montón de arquitecturas y manteniendo una cantidad de paquetes inviable con una estructura que no es la adecuada. ¿Para qué están Debian GNU/Hurd y Debian GNU/kFreeBSD?, los últimos datos que supe de este último, los cuales no grabé, señalaban que representaban un más que ridículo 0,1% de los usuarios de Debian, o sea, que salvo sus propios desarrolladores no lo usa ni el tato. Aparte, ese montón arquitecturas ni vienen a cuento, cuando estirando el chicle tendrían que estar i486, x86_64, ARM 32 bits, ARM 64 bits, PowerPC 32 bits y PowerPC 64 bits, que son al fin de cuentas las únicas arquitecturas que tienen presencia real en el mercado.

Luego están las tres ramas de desarrollo (Sid, Testing y Stable), que se tendrían que reducir a dos y dilatar mucho más las congelaciones con el fin de poder dar un soporte más largo en las versiones estables.

¿Modelo anticuado y poco competitivo?
Una de las cosas que hacen diferente a Debian es que es de esas distribuciones que aun conservan ese espíritu que quiso imprimir el Software Libre, con una estructura sostenida en principios y democracia, un modelo que resultó idílico y que sirvió como base para construir un sistema operativo de gran prestigio, sobre todo por su gran estabilidad.

Sin embargo el crecimiento de Red Hat, SUSE y Canonical ha terminado por comerle poco a poco el terreno a Debian, que con su modelo comunitario y democrático parece que no puede competir frente a las soluciones corporativas y sus millones, incluidos los de la no rentable empresa de Mark Shuttleworth.

Debian ha intentado competir con una comunidad de desarrolladores contra empresas con una estructura y organigrama mucho más estables y que se pueden permitir tener a muchos más desarrolladores a tiempo completo. El modelo utópico de software basado en la democracia y los principios se está desmoronando, siendo actualmente Debian la única importante distribución que vive en base a esta perspectiva.

La gente posiblemente me saque a CentOS, pero qué es esa distribución sino un clon de Red Hat Enterprise Linux, el sistema operativo corporativo Open Source de referencia, lo que hace que su clon sea, indirectamente, una solución corporativa. No construye, no innova, solo copia, es simple y llanamente una forma de ofrecer RHEL gratis a la gente, cosa que no hace Debian, ya que su trabajo es en realidad una base tecnológica que usan otros, entre ellos Canonical para Ubuntu.

Con tal de competir frente a las corporaciones, la comunidad de Debian decidió acelerar el desarrollo, lo que ha provocado un bajón en la calidad de la rama estable que muchos denunciamos hoy en día. Aparte, sus tres años de soporte se antojan cortos en comparación con los 5 de Ubuntu LTS, los 10 de Red Hat, CentOS y Scientific Linux y los 11 de SUSE. Todos estos factores le han restado muchísimo atractivo a Debian, que en los últimos tiempos ha perdido mucho a nivel cualitativo.

Visto está que el modelo de Stallman, el software sostenido por la democracia y los valores, no es más que una utopía que da como resultado productos que a la larga no resultan competitivos en el mercado. Y que no me entienda mal, por supuesto veo bien que un proyecto de software tenga compromisos y valores, pero también tiene que ser realista y pragmático para poder ofrecer algo de calidad y sobre todo, algo que tenga un hueco real en el mercado, cosa que está perdiendo Debian ante su excesiva dispersión a todos los niveles.

Dicho todo esto, hago la siguiente pregunta, ¿debería Canonical absorber el Proyecto Debian?, ¿sería positivo unificar las dos ramas reales del mundo Deb (porque los demás no son más que clones de Debian o Ubuntu)? Sinceramente, si Debian quiere volver a la élite de GNU/Linux tiene que hacer una más que profunda reestructuración, cosa que ya hizo Canonical en su día deshaciéndose de muchos servicios que no eran rentables y que muchos de ellos apenas tenían usuarios. Sin embargo también hay que contar si la comunidad de Debian puede realizar de forma exitosa estos ajustes, si puede volverse un poco más “corporativa”.

El problema de esto es que Ubuntu a día de hoy sigue siendo muy dependiente de Debian, a pesar de algunos saltos y aportes propios como Unity o el futuro Mir, está claro que una debacle de Debian supondría todo un inconveniente para Canonical, que podría quedar en la cuerda floja ante las dificultades que podría tener si la distribución que le sirve de base desapareciera. Por eso he hecho la pregunta del párrafo anterior, ya que es evidente que el Proyecto Debian está languideciendo y sería muy triste que semejante legado tecnológico, el más usado dentro de GNU/Linux, a pesar de que Red Hat tenga a la Linux Foundation bien untada con billetes para que promocione RPM y GNOME en lugar de ofrecer una visión un poco más neutral.

Quienes me siguen por Internet saben de sobra mi apoyo a una mayor unificación del disperso universo de GNU/Linux, con una cantidad de distribuciones insostenible, así que hay que plantearse si unificar las dos ramas más fuertes de Debian sería una buena forma de poder garantizar el futuro de Ubuntu y de la tecnologías basadas en Debian, aparte de posiblemente ofrecer un producto de mucha más calidad en el mercado, con una base sólida sostenida con un único organigrama, al igual que Red Hat, pero ofreciendo soluciones más variadas, porque Ubuntu ya tiene fuerza tanto en servidores como en desktop, con la ventaja de que pagar por el soporte es totalmente opcional, peligro que vio venir Red Hat y por eso decidió asociarse con CentOS.

0
0
0
1
0No comments yet