Linux

LibreOffice: la suite para no ser un pirata más



Compraste tu nueva notebook y con toda la ansiedad del mundo fuiste a tu casa a abrirla. La exploraste, te fijaste qué programas trae, abriste algunos. Seguro viene con la suite Microsoft Office, con los famosos Word, Excel y Powerpoint. Te quedás tranquilo, porque hasta para quienes usan la máquina por pura diversión estas herramientas, en algún momento, son fundamentales. Y es ahí cuando te das cuenta de que la que vino con la PC no es más que una versión de prueba y que para usar todas sus funciones tenés que pagar unos... u$s 150. O meterte por los intersticios de la piratería informática, claro.





A fines de los 90 apareció la alternativa para evitar las dos opciones anteriores. Así como existen en la web programas gratuitos y de código abierto para casi todas las utilidades, también aparecieron las suites de oficina libres, las que pueden incluso ser modificadas y adaptadas por programadores. Hasta hace poco, la más popular era OpenOffice. Pero cuando el gigante Oracle la adquirió en 2010, programadores y entusiastas se pusieron en estado de alerta, y parte del equipo formó The Document Foundation, la encargada de comenzar una nueva etapa para esta suite de programas de oficina bautizada como LibreOffice.

¿Qué es esto?

Yendo al grano: LibreOffice es un programa de código abierto que te va a permitir hacer exactamente lo mismo que el Office de Microsoft, con la misma facilidad y sin ningún costo. En esta nota te contamos sus características, te describimos sus herramientas y te explicamos cómo usarlo sin problemas de compatibilidad.

Para empezar sólo hay que dirigirse a su sitio oficial, www.libreoffice.org/download y descargar la versión en español, disponible para Windows, Linux y Mac. En pocos minutos estarás en condiciones de crear todo tipo de documentos y comprobar que el software no tiene nada que envidiarle al de los líderes del mercado.

La última versión, la 3.4, incluye cuatro aplicaciones principales (ver aparte). Si bien todas poseen su propio formato de archivo, llamado OpenDocument, permiten abrir y guardar documentos de Office, tanto en sus versiones antiguas (.doc, .xls y .ppt, por ejemplo), como en el nuevo estándar abierto utilizado por las más recientes (.docx, .xlsx y .pptx). También es posible configurar los archivos para que se guarden siempre en el formato preferido.


Otras aplicaciones

El software incluye además accesorios como Draw, que permite crear diagramas y dibujos a partir de cero, y Math, un editor para diseñar y mostrar ecuaciones matemáticas, químicas, eléctricas o científicas. Los gráficos y las fórmulas elaboradas con ambos accesorios se pueden integrar fácilmente en documentos, planillas y presentaciones creadas desde las aplicaciones principales. Los usuarios acostumbrados a la interfaz "clásica" de Office, es decir, las anteriores a la versión 2007, se sentirán como peces en el agua utilizando las herramientas de LibreOffice, ya que la ubicación de sus íconos, las opciones de los menús y los atajos de teclado son prácticamente los mismos.

Las claves para la compatibilidad con Microsoft Office

1- Desde su instalación la suite puede configurarse para asociar archivos de Microsoft Office (.doc, .xls, .ppt, por ejemplo) a sus aplicaciones.

2- Desde las opciones del menú Herramientas se puede modificar el formato que los programas utilizan para guardar los documentos.

3- La opción Microsoft Office especifica qué se hará al importar o exportar archivos con objetos OLE dentro del propio documento.

4- Al guardar un archivo con la opción Guardar Como se puede elegir el formato que se le quiere dar, dentro una larga lista de posibilidades.


El básico: procesador de textos


WRITER: el procesador de textos de LibreOffice posee una interfaz similar a la de las versiones de Word 2003 y las anteriores. Cuenta con la mayoría de las funciones de edición que incluían aquellas versiones, como el corrector ortográfico y los formatos automáticos.

Afilando el lápiz: hoja de cálculo


CALC:
la hoja de cálculo de LibreOffice no tiene nada que envidiarle a la de Excel: están disponibles todas las funciones para aplicar en las fórmulas, conexión con bases de datos y asistente para crear varios tipos de gráficos a partir de los datos de las planillas.

Para tus presentaciones


IMPRESS
es la aplicación para hacer presentaciones tipo Powerpoint. Incluye varias opciones de plantillas, lo que te permitirá elegir la adecuada al tipo de presentación que quieras crear. Además, se pueden vincular los gráficos creados con las planillas de cálculo de la aplicación Calc.

Base de datos


BASE:
la aplicación te permite crear estructuras compatibles con sistemas como MySQL, PostgreSQL y Microsoft Access. También disponés de la posibilidad de realizar consultas, o crear vistas y formularios, entre otras funciones.