Popular channels

¿Y de las muertes laborales quién habla?


Me matan si no trabajo, y si trabajo me matan


Fecha: Jueves 23 de septiembre de 2010


Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), cada año en el mundo más de 270 millones de trabajadores sufren accidentes laborales, y 160 millones contraen enfermedades profesionales. De ellos, más de 2 millones pierden la vida, de manera tal que el trabajo asalariado mata a casi 5.500 personas por día. Agrega el informe: los datos son parciales y están por debajo de la realidad, ya que no hay estadísticas de los siniestros ocurridos entre los trabajadores ‘informales’. El capitalismo no solamente se apropia del producto del trabajo de los obreros, sino hasta de la vida del trabajador.

En América Latina ocurre un accidente laboral mortal cada dos minutos. Entre los más afectados por esta situación, están los más débiles: 22.000 niños y niñas mueren anualmente en accidentes laborales.

El derecho que todos tenemos a la vida, cuando se trata de la clase obrera, queda subordinado a las exigencias de la “productividad”, a las de la máquina, a la sed de ganancia de las patronales que crecen gracias a la sangre de los trabajadores.




Videla y la dictadura del servicio médico


Fecha: Jueves 23 de septiembre de 2010


El permiso que tienen las empresas para no aceptar los certificados de los propios trabajadores fue conquistado por la patronal gracias a la acción de la dictadura de Videla. Semanas después del Golpe de 1976, se derogaron varios artículos de la Ley de Contrato de Trabajo, entre otros el artículo 227 que permitía que planteaba que “corresponde al trabajador la libre elección de su médico”. La ley planteaba que las empresas podían controlar los certificados, pero en caso de desacuerdo el conflicto lo resolvía un médico oficial. “Si el empleador no cumpliese con este requisito – decía el artículo – se estará al certificado presentado por el trabajador”.

Gracias a la derogación de Videla, los empresarios eligen los médicos de los obreros, como si fueran directamente su propiedad.




Kraft: contundente paro de 48 horas


Fecha: Jueves 23 de septiembre de 2010



22/9: Movilización de los trabajadores de Kraft y Pepsico al Ministerio de Trabajo


La burocracia de Daer quiso poner un límite a la bronca de los trabajadores de Kraft, que hicieron un contundente paro luego de la muerte de Marcela Ortega. Pasado el primer día de paro, cuando el Ministerio de Trabajo dicta la conciliación obligatoria, los representantes verdes plantean en las asambleas que “la conciliación no se discute, se acata”. No es una acusación extraña para Daer, que quiere a Carlos Tomada como Jefe de Gobierno porteño.

Sin embargo, no tuvieron consenso entre los trabajadores, que votaron en las asambleas de los distintos turnos seguir con el paro denunciando que la conciliación estaba hecha al servicio de la empresa.

La noche votó primero y se mantuvo el paro. A la mañana la asamblea votó en contra de la moción del sindicato, y el sector de amasadora le hizo saber a los verdes que no iban a poder quebrar el paro. Al mediodía una nueva asamblea y otra derrota de Daer y sus congresales. Sectores que habitualmente son base del Sindicato esta vez se enfrentaron con ellos. “No queremos patotas, esto lo arreglamos entre trabajadores” le dijo un obrero a Lidia Crespo cuando quiso levantar el paro de forma poco democrática. Crespo estaba acompañada por Salas, “dirigente” (perdón) de PepsiCo que llegó hasta Kraft con el único fin de tratar de levantar el paro. Fracasó en Kraft como suele fracasar en PepsiCo.

El contundente paro de 48 horas rompió una tradición del Sindicato de Daer, aquella que dice que “las conciliaciones se cumplen”, algo que se mantuvo en Kraft por años. En el conflicto del 2009 se violó una conciliación que la empresa también violaba, y durante la lucha de las paritarias ya lo habían hecho los trabajadores con el paro de 4 horas por turno cuando la Verde llamó a levantar. La interna explicó que hay que estudiar cada caso, que lo que importa es la fuerza que hay. Y esta vez había fuerza porque hay realmente odio contra el departamento médico.

En la mañana del jueves 16 de septiembre los trabajadores de Terrabusi cortaron Callao y Corrientes. El corte estaba programado en solidaridad con los estudiantes y los obreros de Parana Metal, pero la muerte de Marcela Ortega cambió los planes: “¡que nuestras vidas valgan más que la ganancia de los empresarios!”

Contrapunto

López Matheu Gerente de Kraft salió en los medios desmintiendo que la empresa obligue a los obreros a volver a trabajar cuando son atendidos en el Servicio Médico. Lorena Gentille, de la Comisión Interna, contestó que si no reconocer los certificados médicos a los trabajadores, descontarle los salarios cuando se encuentran de licencia e intimarlos a retomar tareas bajo apercibimiento de despedirlos por abandono de trabajo no es obligar a una persona, ¿entonces qué es?

Finalmente, López Matheu en Clarín del día siguiente “reconoció” que Marcela había sido atendida a las dos de la tarde en el Servicio Médico, le dieron un antiácido y volvió a trabajar.

La bronca se mantiene

Más tarde la empresa, en una reunión con la Comisión Interna, se comprometió oralmente a hacer reformas en el servicio médico. Sólo palabras, promesas que si pueden no van a cumplir, pero si los trabajadores seguían la política nefasta del Sindicato de no parar más que un día (hasta que se dictó la conciliación), seguramente la empresa ni siquiera se habría comprometido a hacer cambios serios. Si el Sindicato hubiera rechazado junto con la Interna la conciliación, se podría haber conseguido una respuesta inmediata a los reclamos.

El martes 21 se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo (Delegación Tigre) en el marco de la denuncia contra el Departamento Médico que la Comisión Interna había realizado el 17/8. Kraft reconoció la validez de los certificados particulares de 6 compañeros que habían sufrido descuentos y se comprometió a resolver los restantes casos.

El Ministerio de Trabajo además exhortó a Kraft “a recepcionar los certificados médicos presentados por los trabajadores ante el servicio médico de la empresa”.

La empresa intenta descomprimir la situación pero la bronca se mantiene a la espera de cambios de fondo.

Una lucha de toda la clase trabajadora

Este 22/9, junto a los trabajadores de Pepsico, los trabajadores de Kraft se movilizaron al Ministerio de Trabajo de la Nación donde se realizó una audiencia. La empresa no llevó la documentación relacionada al servicio médico que el Ministerio la había intimado, e informó que el Departamento Médico está desarrollando una auto-evaluación, que dará intervención a una entidad médica “neutral” para que realice un examen y hacer las modificaciones que sean necesarias. El Ministerio intimó nuevamente a Kraft y fijó una nueva audiencia para el próximo lunes a las 15:30 hs.

Al finalizar la audiencia la Comisión Interna anunció el inicio de una gran campaña por la salud y la vida de los trabajadores, por la anulación de las leyes de la dictadura que el gobierno de los Kirchner sigue aplicando. Por que se elijan Comisiones de Salud e Higiene en todos los lugares de trabajo, para que los trabajadores tomen la defensa de la salud en sus propias manos, elijan a los médicos y controlen los Servicios Médicos de las empresas, para frenar a las patronales que priorizan sus ganancias a costa de nuestras vidas.



link: http://www.youtube.com/watch?v=_195mdH2xlw&feature=player_embedded


“Queremos que esto se transforme en una campaña pública”


Fecha: Jueves 23 de septiembre de 2010

Entrevista a Nilda y Pamela, integrantes de la Comisión Interna de Kraft.



Nilda: Vinimos a denunciar al departamento médico de Kraft. Estamos acá para decirle a la empresa que cambie la metodología porque cuando tenemos un malestar y vamos al departamento médico no se nos reconocen nuestros males y nos mandan a trabajar con una famosa pastillita.

Hoy los principales problemas son que con el tiempo terminamos teniendo tendinitis, lumbalgia, hernia de disco… Cuando tenemos algún malestar nos tenemos que presentar en la fábrica, y si tu médico te manda reposo ellos no te lo reconocen y te hacen ir. Esa es la metodología del departamento médico.

Las mujeres son las que sufren más las enfermedades laborales por el ritmo de producción que hay en la fábrica. Nosotras estamos en las líneas pasando, colocando, las 8 horas hacemos el mismo trabajo.

Por eso el mensaje al resto de las trabajadoras es que se hagan respetar. No es cuestión que la empresa nos use o nos exploten hasta que nos demos más. Que peleen y que exijan que se reconozca su enfermedad que es producida por las empresas y la explotación que existe.

Pamela: Estamos esperando la respuesta de la empresa ante el pedido que hicimos la semana pasada.

Nuestro primer punto es el reconocimiento de todos los certificados médicos que lleven los trabajadores. El segundo punto es que cualquier trabajador que asista al departamento médico con alguna dolencia tiene que ser derivado a un centro asistencial. Ya no va más la de la pastilla e ir a trabajar. Tercer punto: no queremos que el departamento médico este compuesto por médicos laborales que respondan a los intereses de la empresa que no están preocupados ni por la salud ni por la vida de los trabajadores. Queremos médicos independientes.

Cuando nosotros salimos a manifestar en las calles nos dimos cuenta la aceptación que generaba nuestro reclamo dentro del conjunto de los trabajadores, que es problema común que sufrimos los que trabajamos en línea de producción, y los que no trabajan en líneas también. Es parte de la prepotencia con que se manejan las patronales donde de priorizan las ganancias por sobre la salud y la vida de los laburantes. Este es un problema común del conjunto de los trabajadores y que queremos que esto se transforme en una campaña pública.


FUENTE
0
0
0
0No comments yet