Popular channels

7 Cosas que hacemos y los perros ODIAN



Hay muchas formas en las que puedes volver loco a un perro y probablemente ni siquiera estás consciente de ellas. Así que si quieres ser el mejor amigo de tu perro, descubre cómo puedes arreglar tus molestos hábitos.

Los perros intentan ser nuestros mejores amigos, pero se los hacemos muy difícil a veces. Aquí hay algunas de las cosas que pueden hacer que un perro se cuestione si quiere seguir siendo tu mejor amigo o si quiere separarse para siempre de ti.

1. Usar palabras más que lenguaje corporal




Somos una especie vocálica. Amamos hablar y hablar, incluso a nuestras mascotas, quienes no pueden entender la mayoría de lo que decimos. Puede que los perros puedan deducir lo que algunas palabras significan –caminata, comida, juguete, vete– y quizás pueden incluso aprender cientos de palabras como lo han hecho algunos border collie. Pero no pueden entender el lenguaje humano. En lo que confían para descifrar qué es lo que decimos, es en nuestro lenguaje corporal. Los perros han evolucionado y se han vueltos expertos en descifrar el lenguaje corporal de los humanos y pueden deducir qué estás pensando y sintiendo incluso antes de que tú mismo te des cuenta. Pero fácilmente les enviamos señales cruzadas si solo nos fijamos en lo que sale de nuestras bocas y no en lo que dicen nuestros cuerpos.

Si vas a cualquier clase de entrenamiento de perros para principiantes, verás a muchas personas diciendo una cosa, haciendo otra y a un perro confundido intentando saber qué es lo que les estás pidiendo. Por ejemplo, decirle a un perro “quieto” mientras te inclinas hacia el perro y estiras una mano como un policía deteniendo el tráfico, en lenguaje corporal realmente significa una invitación a que el perro venga hacia ti. Pero cuando lo hace, recibe un reto por no hacer caso a la instrucción de quedarse quieto ¡Es muy confuso!

2. Tu perfume





Esta es una de las cosas que más detestan los perros. No solamente les irrita muchísimo la nariz (basta con escucharlos estornudar cada vez que te pones perfume), sino que además tapa tu delicioso olor natural y concentrado a humano.

3. Tu trabajo




A menos de que seas corredor profesional o paseador de perros, tu perro odia tu trabajo, más si eres oficinista y te vas de casa mucho tiempo. En realidad, odia cualquier otra actividad que te mantenga lejos de él y que impida que le des atención. Incluso si trabajas desde casa y le haces compañía, al pasar de las horas, sutilmente (y a veces ni tan sutilmente) empezará a pedirte atención.

4. Tu neurosis




Cuando te pones “loco” tu perro también lo hace. La energía se retroalimenta y tu perro la absorbe cual esponja. Sólo basta verle la cara cuando ni tú te aguantas para darte cuenta de que tu perro no la está pasando ni un poco bien.

5. Tu obsesión con su limpieza




A la mayoría de los perros no les gusta que los bañen. Les hace sentir sometidos y atrapados en un espacio reducido, mientras los mojan, tallan y manipulan constantemente bajo un chorro de agua. Incluso los perros que les gusta el agua y nadar, sufrirán bastante el baño. Y si además rematas echándoles perfumes y poniéndoles moñitos, créenos que te odiarán más.

6. Que le cortes las uñas!




Casi todos los perros ODIAN que les corten las uñas. Muchos aprenden a tolerarlo, pero eso no quiere decir que lo disfruten, pues sus patas son muy sensibles e, incluso, les molesta el sonido de “clic” del cortauñas. Toda una tortura para ellos.

7. La limpieza de tu casa




En general, a los perros les molestan mucho los olores fuertes, pues su nariz es extremadamente sensible. Así que cada vez que te da por dejar todo reluciente y utilizas limpiadores, tu perro la pasa fatal. Además, recuerda que muchos de ellos pueden llegar a ser tóxicos para los perros.

Espero que les haya gustado el post , comenten y puntuen , hasta la proxima






0
0
0
0No comments yet