Check the new version here

Popular channels

Cachorro educado, convivencia feliz.

Desde el momento que decidimos que un animal, ya sea un perro, gato, tortuga etc forme parte de nuestra familia debemos asumir todas las responsabilidades que ese echo conlleva. Los animales desde siempre han estados muy cerca de las personas, ya sea para trabajar, como compañía o en el mundo del espectáculo aunque no siempre de forma afortunada por una mala gestión de sus propietarios que normalmente solo ven a cada individuo animal como una unidad económica de producción. Una tenencia responsable con lleva hacer frente a obligaciones que implican nuestro tiempo, economía y un compromiso, generalmente largo, con el que debemos cumplir con nuestras mascotas. A cambio recibiremos la amistad el amor y la compañía de un ser, que sin algún interés, desea estar a nuestro lado " a las duras y las maduras", como pocas personas.

Lo mio son los perros, aunque haya tenido otros animales, los cuadrúpedos caninos son mi devoción dentro del reino animal. Para poder disfrutar de la excelente compañía de un cachorro, desde el primer día, hay que tener claro los pasos a seguir para que la convivencia sea cómoda, sin más tropiezos que los justos y necesarios. Para empezar una cuestión con un cachorro que, todo el mundo no tiene claro del todo como conseguir, es la de conseguir que su cachorro haga sus necesidades donde y cuando deba hacerlas. Es algo que requiere paciencia y bastante trabajo pero con un poco de técnica no supondrá ningún problema. A continuación te expongo, a modo de resumen, varios pasos que si los sigues, con un poco de paciencia te darán mucho resultado y en este aspecto te ahorraran bastantes inconvenientes.

Para comenzar a fomentar los buenos hábitos a nuestros peludos la edad ideal es a partir de las ocho semanas de vida aproximadamente. Es decir desde el momento que llega a casa desde el criadero, en caso de ser comprado (y si compras que sea a un criador responsable con todo lo que ello conlleva) y si es adoptado pues igual desde que llega a casa el momento de comenzar es ahora.

Los cachorros necesitan cumplir con sus necesidades fisiológicas muchas veces al día. Así que hay que sacarlo a la calle las veces que sean necesarias al día. Siete u ocho veces. Nada mas que se despierte por la mañana o después de cada vez que ingiera alimento. El motivo de que haya que sacarlo en tantas ocasiones radica en que su hábito se cumpla donde queremos que lo haga, en la calle. De esta forma conseguiremos que llegue a avisarnos cuando quiera hacer sus necesidades en el futuro y pida salir a la calle a hacer pipí y caca. Déjalo a su aire reconocer el medio donde se desenvuelve en la calle y no le des juego hasta que no haya hecho sus cositas. Si lo entretienes demasiado y no hace sus cosillas lo hará cuando se relaje en casa y no habremos cumplido con nuestra misión.

Como en todo adiestramiento, de calidad en positivo, enseñarlo a hacer pipí y caca también es una tarea que requiere adiestramiento y hay que felicitarlo e incluso premiarlo cuando lo haga donde queremos que lo haga. En un sitio apartado, en un pipicán o en la puerta de la casa del vecino ese que nos cae tan mal. El caso es fortalecer que lo que ha hecho donde lo ha hecho es lo correcto y reforzar positivamente ese hábito.

Los comienzos para todo son difíciles y requieren en este caso mucha paciencia. Vigilar, vigilar y continuar vigilando al animalito, santo de nuestra devoción animal. Todo el esfuerzo que pongamos de nuestra parte al principio darán como resultado una convivencia de calidad, plácida, cómoda, y mucho más, para el resto de los años que nos quedan de convivencia.

Nada sale bien a la primera. Lo más seguro es que en algunas ocasiones si que haga sus cosillas dentro de casa. Eso no es motivo de fracaso es normal y hay que tener paciencia. Nunca castigues el hecho ni te sientas frustrado por ello. Decirle NO cuando vemos que hace algo que no queremos que haga en algún sitio determinado es lo ideal. Premiar cuando lo hace bien y enfatizar en este echo es lo ideal. Conseguiremos buenos resultados y disfrutaremos de una mascota más feliz. Nunca te ausentes sin antes dejarle un sitio, una caja, esquina o parte donde el sepa que puede hacer sus necesidades, recuerda que los cachorros no tienen la capacidad de aguantar como animales adultos y no podrá aguantar. Así que hay que procurarle un "minibaño". Cuando se le escapen, al cachorro, las necesidades en un sitio no deseado, en medio del pasillo, en el salón, en la cocina y en definitiva donde no debe de escapárseles pues limpiamos con lejía o productos fuertes todo lo mejor que podamos. De esta forma evitaremos que mediante los olores el animal relacione esta zona con un sitio habilitado a tal efecto.

Bueno estos son algunos consejos para conseguir empezar con buen pié una convivencia adecuada con nuestro [email protected] y así tengamos una convivencia más fructífera y placentera, cómoda e higiénica.

www.javer-keleb.com
0
0
0
0
0No comments yet