Check the new version here

Popular channels

¿Cómo sé si mi perro es feliz?

No cabe duda de que hay perritos que acaban pareciéndose a sus dueños, sobre todo en el carácter. Ahora, un grupo de científicos confirma esta creencia al descubrir que los canes pueden ser tan pesimistas como las personas y que, en estos casos, sufren mayor ansiedad por separación, ladran más y lo pasan peor durante las ausencias de sus amos.



El “pesimismo canino” no es cosa de risa. Un perro que destruye los muebles cuando estamos fuera de casa o que ladra de un modo desconsolado en nuestra ausencia podría ser una víctima del pesimismo. En palabras de Michael Mendl, veterinario del Centro de Biología del Comportamiento de la Universidad de Bristol (Inglaterra), “las personas felices y optimistas tienden a juzgar situaciones ambiguas de la vida de manera positiva. Con los perros pasa lo mismo: un can pesimista sufre más ansiedad por separación que un perro optimista".



¿El plato medio lleno o medio vacío?

Aunque te parezca extraño, hay animalitos que pueden ver su plato medio lleno o medio vacío. "Los canes que mantienen la calma tienden a ver el plato medio lleno (son más optimistas), mientras que los que ladran y destrozan los muebles ven el plato medio vacío: es decir, su visión de la vida es más negativa", afirma el Dr. Mendl.

La ansiedad por separación en perros no es una dolencia extraña: el 50% de la padece, afirman los expertos. De ahí que algunos perros sufran el síndrome de la ansiedad por separación de un modo tan agudo, mientras que otros son capaces de soportar mejor las horas de soledad, cuando sus dueños se ausentan de la vivienda.


Cómo descubrir si tu perro es feliz o no

Los investigadores de la Universidad de Bristol observaron el comportamiento de 24 perros mientras se encontraban solos en una habitación. Algunos de ellos ladraron con insistencia o, estresados, arañaron la puerta.

Al poco rato, los científicos colocaron dos platos en la misma estancia: uno estaba vacío, mientras que el otro contenía comida. Previamente, los canes habían sido entrenados para entender que el plato de comida podía estar lleno o vacío. Tras poner los platos en localizaciones aleatorias, algunos no dudaron en correr para encontrar su plato con comida (canes optimistas), el resto (pesimistas) no mostró tanta confianza en encontrar el plato lleno y, en consecuencia, expresó menor interés en perseguirlo. Su versión más negativa de la vida (es decir, su percepción de que el plato estaría vacío) ganaba.



La importancia práctica de este estudio reside en entender la relación que existe entre estas diferentes visiones (pesimista, optimista) y el riesgo de que el animal sufra síndrome de ansiedad por separación, así como otros problemas psicológicos derivados de su falta de confianza.

Los perros más estresados durante la ausencia de sus dueños resultan ser los canes más pesimistas. El miedo a que sus amos no vuelvan a casa (el plato medio vacío) es mayor que en el caso de los más optimistas.

Consejos para detectar la ansiedad por separación

Cómo detectar la ansiedad por separación en un perro: el can ladra de forma desconsolada durante las ausencias de su dueño, realiza sus necesidades en casa e, incluso, puede destrozar mobiliario.

Claves que ayudan a reducir el estrés del perro durante la ausencia: enseñar al can que coger las llaves no siempre implica salir de casa, comenzar con salidas más cortas (y aumentarlas de forma paulatina), evitar el aburrimiento del perro y respetar sus horarios de comida y paseos.
La Asociación Nacional de Amigos de los Animales de España recomienda además "ignorar al can durante los 20 minutos anteriores de salir de casa", así como evitar frases como "volveré pronto" y "pórtate bien", que pueden aumentar aún más la ansiedad por separación de un perro.
Los perros que padecen ansiedad por separación durante la ausencia de su familia humana necesitan ayuda. Un educador canino así como su veterinario servirán de guía en este camino.

Ten presente que los perritos pueden ser tan pesimistas como las personas, y esta visión canina negativa de la vida hace que sufran más ansiedad durante las ausencias de sus dueños.
0
0
0
0No comments yet