Check the new version here

Popular channels

El cuento de "Feo" el gato.



Todo el mundo en el complejo de apartamentos donde vivía sabía quién era feo.
Feo era el gato residente. Feo amaba tres cosas en este mundo: luchar contra otras mascotas, comer basura, y digamos, amar.
La combinación de estas cosas sumada con una vida en las calles tuvo su efecto en Feo.
Para empezar, tenía un solo ojo y donde el otro debería estar, un agujero negro.
También le faltaba la oreja del mismo lado,
y su pata izquierda anterior parecía haber sido mal herida alguna vez
sanando en un ángulo antinatural que lo hacía lucir como si siempre estuviese doblando la esquina.
Feo hubiese sido un gato atigrado gris oscuro del tipo rayado
a excepción de las llagas amarillas que le cubrían la cabeza, el cuello y hasta sus hombros.
Cada vez que alguien veía a Feo tenía la misma reacción.
"Eso sí es un gato FEO !!!" Todos los niños fueron advertidos de no tocarlo;
los adultos le lanzaban piedras, lo mojaban con la manguera,
lo ahuyentaban cuando trataba de entrar en sus casas, o le cerraban
la puerta en las patas, cuando se negaba a irse.
Feo siempre tenía la misma reacción.
Si lo mojaban con la manguera, se quedaba de pie allí,
empapado hasta que se dieran por vencidos
y lo dejaran tranquilo.
Si alguien le tiraba cosas, se les acurrucaba a sus pies en señal de perdón.
Cuando veía los niños, venía corriendo,
maullando desesperadamente a chocar su cabeza contra sus manos, rogando por un poco de cariño.
Si lo cargaban él era dócil y lamía y jugaba con los pendientes de las mujeres,
o con lo que pudiera encontrar.
Un día Feo quiso compartir su cariño con los perros siberianos de los vecinos.
Ellos no respondieron amablemente, y Feo fue gravemente mutilado.
Desde mi departamento podía oír sus gritos y traté de correr hacia el para salvarle.
En el momento en que llegué a donde yacía,
era evidente de que la triste vida de Feo estaba a punto de terminar.
Tumbado en un círculo mojado,
sus patas traseras y su espalda estaban torcidas groseramente fuera de forma,
una herida enorme en la franja blanca de la piel que le recorría el lomo.
Me rehusé a dejarlo allí a pesar de la gravedad de sus heridas.
Lo levanté con cuidado y traté de llevarlo a casa, oía sibilancias
y jadeos, y se podía sentir que estaba luchando contra el dolor.
Debo de estar haciéndole daño terrible, pensé.
Entonces sentí un tirón familiar, una sensación de que lamían mi oreja-
Feo, sumido en el dolor, y el sufrimiento, evidentemente,
estaba tratando de lamerme.
Lo atraje más cerca de mí, y encontré con la palma de la mano su cabeza para acariciarla,
luego ya muy débil en mis brazos,
volvió un único ojo dorado hacia mí, y pude oír el sonido característico de un débil ronroneo...
Incluso en el mayor dolor, ese Feo gato lleno de cicatrices luchando contra la muerte
estaba pidiendo sólo un poco de cariño, tal vez un poco de compasión.
En ese momento me dí cuenta que Feo era la criatura más hermosa e inocente que jamás había visto.
Ni una sola vez trató de morderme o arañarme, no trato de alejarse de mí,
o me rechazó de ninguna manera.
Feo sólo me miró completamente confiado de que yo aliviaría su dolor.

***

Murió en mis brazos antes de que pudiera entrar a la casa,
pero me senté y lo sostuve contra mi pecho durante un largo tiempo después,
pensando en cómo un gato callejero lleno de cicatrices, aporreado y sucio
pudo alterar tan seriamente mis creencias acerca de lo que es poseer verdadera pureza de espíritu,
para amar total y verdaderamente.
Feo me enseñó más acerca de la compasión y de lo que es entregar y dar de verdad,
que lo que pudiesen hacer miles de libros, lecturas,o programas de auto-superación
alguna vez, y por eso siempre le estaré agradecido.
Él estaba lleno de cicatrices por fuera, pero yo estaba lleno de cicatrices por dentro
y era el tiempo de seguir adelante y aprender a amar sincera y profundamente,
a entregarse totalmente a quienes amamos.
Mucha gente quiere ser rica, mas exitosa, bien querida, bonita...
Pero, para mí
yo siempre trataré
de ser algo "Feo"
0
0
0
0No comments yet