1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Mascotas y animales

En las vacaciones, ¿qué hacemos con el perro?

Si no tenemos familiares o vecinos que los cuiden, los debemos llevar con nosotros. Si no los podemos llevar a la playa donde vamos, hay que buscar soluciones. Los paseadores de perros son de gran ayuda.



A la hora de planear nuestras vacaciones no basta sólo con elegir el destino, decidir el lugar de alojamiento y determinar cuántos días nos vamos a alejar de casa. También hay que tener en cuenta las cosas que dejamos atrás y que probablemente sufran nuestra ausencia.

La vigilancia de la casa o el regar las plantas, puede ser una circunstancia de relativa importancia, porque nunca falta un vecino de bueno corazón (o que también esté planeando sus vacaciones y necesite en su momento el mismo favor) que pueda ocuparse de ello. Pero la cuestión se complica cuando se trata de ubicar en la historia al gran amigo que todos los días nos espera contando las horas para empezar a mover la cola y tributarnos todo su amor. Sin dudas, nuestro perro forma parte de la familia; sin embargo, no siempre podemos llevarlo con nosotros y, cuando podemos, también hay algunas dificultades que es mejor tener en cuenta.

En primer lugar hay que tener en claro dónde nos vamos a alojar nosotros: un casa con fondo no es lo mismo que un departamento de un ambiente o un hotel. Entonces ¿quién lo cuida? Los familiares cercanos y -otra vez- los vecinos, son la primera opción; a ellos es necesario pedirles que pasen por casa al menos una vez por día para dejarle su ración de alimento y renovarle el agua.

Claro que algunos perros, muy apegados a sus dueños, sienten la ausencia y muchas veces exponen su pena dejando de alimentarse. Este cuadro muchas veces se acrecienta de frente a la segunda alternativa: dejarlos en una guardería, lo que no sólo genera angustias en él, si no también en cada uno de nosotros, porque nos damos cuenta de que lo privamos de nuestra compañía y también lo obligamos a abandonar "su" casa. Un dato extra, las guarderías de perros de la Capital Federal están cobrando alrededor de 100 pesos por día.

El otro inconveniente es que en muchas playas no nos permiten ingresar con mascotas, por lo que también debemos orientar nuestro descanso en función de que todos puedan participar. Si resolvemos ir a una playa con prohibición de animales, entonces deberá quedarse en nuestra casa de verano hasta que termine nuestra jornada junto al mar. En ese sentido, no es poca la gente que opta por llevar a su mascota de vacaciones, pero contratar un paseador profesional. Ese es el caso de Rodrigo, quien desde hace unos años es el encargado de pasear a todos los perros del barrio Los Troncos. "Paseo alrededor de 40 perros todos los días -cuenta en diálogo con Diario Popular- hoy me encontraron con la mitad porque algunos decidieron no salir a pasear".

Rodrigo monta su bicicleta y va a llevando a una jauría de todas las razas. Su tarifa es de 90 pesos por perro por semana, en las que realiza un paseo de dos horas por día.
0
0
0
0No hay comentarios