¿Estás ahí Dios? Soy Yo, Perro...

¿Estás ahí Dios? Soy Yo, Perro...



El hecho de que los perros sean animales, no significa que no tengan preguntas o que no sientan curiosidad por ciertos temas. Por eso hoy te damos un ejemplo de cómo serían las preguntas que nuestros amigos caninos le hacen a Dios…






Querido Dios:
¿Por qué los humanos huelen las flores pero nunca se huelen entre ellos?





Querido Dios: Cuando vayamos al cielo… ¿Podemos acostarnos en el sillón? ¿O también allí está prohibido?






Querido Dios: ¿Por qué existe un auto con el nombre “jaguar” y no existe ninguno con el nombre “perro”?






Querido Dios: Si un perro ladra hasta el cansancio en el medio del bosque y ningún humano puede escucharlo… ¿Sigue siendo un mal perro?






Querido Dios: Nosotros entendemos las órdenes de los humanos, sus señas, silbidos, bocinazos, etc., etc., etc., ¿Qué entienden los humanos?





Querido Dios: Más carne, menos spaghetti por favor.






Querido Dios: ¿Existen carteros en el cielo? Sí es que existen… ¿Me tengo que disculpar?






Querido Dios: Esta es mi lista de cosas que tengo que recordar para ser un buen perro:

1- No comer la comida del gato antes que él, o luego de que la vomite.

2- El cesto de basura no es un frasco con galletitas.

3- El Sillón no es una “toalla facial”.

4- Poner la nariz en la entrepierna de alguien es una forma de saludar inaceptable.

5- El recolector de basura está trabajando, no robando.

6- Debo sacudirme y secarme antes de entrar a la casa, no después.

7- No frotar mi trasero por la alfombra cuando vuelvo del jardín






PD: Querido Dios: ¿En el cielo seguiré estando castrado?