1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Mascotas y animales

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar de creer

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

os gatos causan tanta admiración y curiosidad por sus habilidades y comportamientos instintivos que se han convertido en personajes protagonistas de diversos mitos. Que tienen siete vidas, que caen siempre de pie, que no pueden convivir con perros, que hacen daño a las embarazadas… Son muchas las afirmaciones falsas respecto de nuestros mininos.

1. Los gatos tienen 7 vidas: MITO

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

2. La leche es un alimento adecuado para los gatos: MITO

Si bien la lactosa ha ganado cierta "mala fama" en los últimos años, todavía persiste la imagen del gato tomando la leche en su platillo. Por ello, mucha gente sigue cuestionando si los gatos beber tomar leche de vaca.

Todos los mamíferos nacen preparados para tomar la leche materna, y este es el su mejor alimento mientras son bebés. Pero su organismo cambia a medida que se desarrollan y adquieren nuevas necesidades nutricionales y, consecuentemente, diferentes hábitos alimentarios. Durante el periodo de lactancia (cuando son amamantados por la madre), los mamíferos producen una gran cantidad de una enzima llamada lactasa, cuya función es digerir justamente la lactosa de la leche materna. Pero cuando alcanza el periodo del destete, la producción de esta enzima disminuye progresivamente, preparando el organismo del animal para la transición alimentaria (dejar de consumir la leche materna y empezar a alimentarse por su propia cuenta).

Aunque algunos mininos puedan seguir produciendo cierta cantidad de la enzima lactasa, la mayoría de los machos adultos son alérgicos a la lactosa. El consumo de leche, para estos animales, puede derivar en problemas gastrointestinales severos. Por ello, es un mito que la leche es el alimento adecuado para nuestro felinos. Podemos optar por los piensos comerciales especialmente elaborados para suplir sus necesidades nutricionales, como también incrementar su dieta con recetas caseras para una alimentación natural

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

4. Los gatos siempre caen de pie: MITO

Si bien los gatos puedan caer de pie muchas veces, esta no es una regla. De hecho, los gatos son dueños de un esqueleto muy flexible, que les permite tener excelente movilidad y soportar algunas caídas. Pero muchas veces, la posición que un animal alcanza el suelo depende de la altura desde la que cae.

Si el felino tiene tiempo para dar vuelta sobre su propio cuerpo antes de atingir el suelo, podrá caer parado. No obstante, cualquier caída puede representar un riesgo para su bienestar, y caer de pie no garantiza que el animal no se lesione.

Además, los gatos solo desarrollan este instintivo reflejo de orientación denominado "enderezamiento" (girar rápidamente sobre su propio eje al caer), a partir de su 3ª semana de vida. Por ello, las caídas suelen ser especialmente peligrosas para los gatos bebés, y deben ser evitadas durante toda la vida del animal.

5. Las embarazadas no deben tener gatos: MITO

Este nada afortunado mito hizo con que muchos gatos fueran abandonados, porque su propietaria quedó embarazada. El origen de esta afirmación estaría en el supuesto riesgo de transmisión de una patología llamada toxoplasmosis. En términos muy breves, se trata de una enfermedad ocasionada por un parásito (el Toxoplasma gondii), cuya principal forma de contaminación sucede a partir del contacto directo con las heces de gatos infectados.

Sin embargo, la toxoplasmosis es, en realidad, poco frecuente en los felinos domésticos que consumen piensos comerciales y cuentan con una adecuada medicina preventiva. Entonces, si un gato no es portador del parásito patógeno, no hay riesgo de transmisión para una mujer embarazada. Además, si dicha mujer ya presenta inmunización relativa al parásito de la toxoplasmosis, no tiene posibilidad de infectarse.

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

6. Los gatos pueden educarse solos: MITO

Si bien los gatos desarrollan naturalmente muchas habilidades y comportamientos instintivos característicos de su especie, ello no significa puedan educarse solos. En realidad, el adiestramiento no solo es posible, sino que absolutamente recomendable para nuestros felinos. Una educación adecuada ayudará tu minino a adaptarse a la vida hogareña, evitará que se escape y que desarrolle conductas agresivas.

7. Los gatos son traicioneros y no se importan con sus propietarios: MITO

La traición no tiene cualquier relación con el comportamiento de un gato. Los felinos tienen un carácter independiente y suele mantener hábitos solitarios. Ello no significa que un gato no se importe con su propietario o no sienta afecto; ciertas características son simplemente inherentes a su naturaleza. No obstante, la domesticación ha cambiado (y sigue cambiando) muchos aspectos del comportamiento de los gatos, incorporando buenas nociones de cooperación y convivencia.

Tampoco es justo comparar el carácter de un gato con el de un perro; son animales distintos, con formas de vida y etogramas diferentes. Los caninos, aprendieron a vivir en manadas para garantizar la supervivencia de su especie. Ello hace con que reconozcan y respeten el rol de un "alfa", o sea, de un líder. Ya los gatos, así como sus parientes felinos, están preparados para cazar y sobrevivir por su propia cuenta, y suelen evitar exponerse a individuos y contextos desconocidos para protegerse.

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

8. Gatos y perros no pueden llevarse bien: MITO

Como dijimos, la vida hogareña y una adecuada socialización temprana, pueden moldar ciertos aspectos del comportamiento de felinos y caninos. Si un gato es debidamente presentado a un perro durante (de preferencia mientras todavía es un cachorro, antes de sus 8 primeras semanas de vida), aprenderá a verlo como un ser amigable.

9. Los gatos ven en blanco y negro: MITO

Los ojos humanos poseen 3 tipos de células receptoras de los colores: las células cono azul, las células cono rojo y las células cono verde. Ello explica por qué somos capaces de distinguir una enorme cantidad de colores y tonalidades.

Los gatos y los perros no poseen el cono rojo, por lo que se tornan incapaces de percibir las tonalidades de rosa y rojo. También tienen dificultad de reconocer la intensidad y la saturación de los colores. Pero es falso que los gatos ven en blanco y negro, ya que distinguen tonalidades de azul, verde y amarillo.

Falsos mitos sobre los gatos que debes dejar creer

10. Los gatos necesitan menos cuidados que los perros: MITO

Esta afirmación es, en realidad, bastante peligrosa. Todavía es común escuchar que los gatos no necesitan una adecuada medicina preventiva, gracias a la resistencia de su organismo. Si bien sean realmente animales fuertes e independientes, pueden llegar a ser muy delicados.

Así como cualquier otra mascota, requieren cuidados con su alimentación, higiene, vacunación, desparasitación, higiene bucodental, actividad física, estimulación mental y socialización. Entonces, es un gran mito que los gatos "dan menos trabajo" que los perros: la dedicación está en cada uno de los propietarios, y no en el animal.

+17
1
0
1Comentario