Canales populares

Flores de Bach para perros y gatos

“Cada uno de nosotros es un sanador, porque cada uno experimenta en su corazón amor por algo: por nuestros semejantes, por los animales, por la naturaleza, por la belleza en cualquiera de sus manifestaciones, y cualquiera de nosotros desea proteger y ayudar a que este amor crezca.”
Ye Suffer From Yourselves, Edward Bach

Nuestros perros y gatos son una parte muy importante de nuestras familias, y son, muy probablemente, los que más nos muestran diariamente su agradecimiento con entusiasmo y alegría. Además son una gran fuente de amor. Por eso cuando parece que algo va mal en nuestro compañero animal, para nosotros es un duro golpe, al que se le suma que él no nos puede explicar con palabras qué es lo que le ocurre.

Una vez ya ha sido visitado por el veterinario para descartar que su problema esté relacionado con una enfermedad o un problema físico, podemos mirar hacia las esencias florales de Bach para ayudar emocionalmente y energéticamente a nuestro animal. Un apoyo vibracional en un animal que aún no tiene una enfermedad física (pero está visiblemente afectado emocionalmente, ya sea por estrés, ansiedad, etc.) es clave, pues puede ser la diferencia entre un animal sano y un animal que en unas semanas o meses caerá enfermo. También un animal al que tratamos con esencias florales por problemas de comportamiento o convivencia (prefiero este término), va a ser un animal que es más posible que mejore. Gracias a las esencias florales se han evitado roturas en el grupo familiar, pues cuando mejora el estado emocional o comportamental del perro o el gato, la familia humana también se ve aliviada. Y las tensiones que pudiera haber por el problema de convivencia con el animal, van desapareciendo.

Cuando miramos a las Flores de Bach para ayudar al perro (o al gato, o al caballo, etc) a gestionar sus emociones, por regla general tenemos que hacernos unas preguntas, para así poder elegir correctamente cuál o cuáles de las 38 esencias florales de Bach estarán indicadas para el animal en concreto:

¿Su especie es social o solitaria?
¿Es un depredador o es una presa?
¿Es su especie territorial o quizás es nómada?
¿Esta raza en concreto tiene algún tipo de comportamiento innato?
¿Se le permite en la casa actuar como este animal lo haría normalmente en estado libre?
¿Se le está dando un buen manejo (buenos cuidados)?
¿Tiene miedo o distrés?
¿Hay algún tipo de incomodidad?

Como veis, hay mucho por mirar, y como terapeuta floral, el veterinario, educador, o la persona experta en Flores de Bach elegirá las esencias adecuadas para el animal en concreto, en ese momento que está viviendo concretamente. Cuando alguien empieza a conocer las Flores de Bach, para ir aprendiendo a usar los remedios florales, lo más adecuado es ir probando un remedio cada vez (el más indicado según la situación emocional del perro o gato), durante unos días, para comprobar si el remedio funciona en ese caso. Si no necesita ese remedio no le causará ningún daño, y si lo necesita, veremos cambios que nos indicarán mejoría.
La administración para un perro o para un gato, de manera directa será dándolas en la boca (2 gotas, al menos 4 veces al día). También podemos administrarlas de manera indirecta, aplicando 10 gotas de la mezcla floral en el bebedero de nuestro perro o gato. De esta manera, cada vez que el animal beba agua, estará beneficiándose de las esencias florales. Hay otras maneras de administrar las esencias florales en animales, pero estas dos muestran la sencillez de la práctica.
Si has visto que las flores de Bach son interesantes para tus compañeros animales, o para tus pacientes, infórmate sobre nuestro curso Online de Flores de Bach para Animales, en Vida Natural Animal. ¡Te gustará aprender a usar esta disciplina!

Mercè Giménez Genovès
Veterinaria natural, Coordinadora de Vida Natural Animal
0
0
0
0No hay comentarios