Check the new version here

Popular channels

Homosexualidad en el Mundo Animal

El término «homosexual» fue creado en Prusia, en la década de 1870 para describir la atracción y el comportamiento sexual entre personas del mismo sexo. Su empleo en estudios de animales es controvertido por dos razones principales: la sexualidad animal y sus motivaciones han sido y siguen siendo poco conocidas y la palabra tiene fuertes implicaciones culturales en la sociedad occidental que son irrelevantes para otras especies. 
Las preferencias y motivaciones de los animales siempre son inferidas a partir de su comportamiento, por lo que el comportamiento homosexual ha recibido una serie de nombres distintos a lo largo de los años. El uso correcto de «homosexual» es un animal que «exhibe comportamiento homosexual», que es el empleado por las investigaciones modernas. Así, se emplea el término «homosexualidad» para definir cualquier comportamiento sexual entre animales del mismo sexo, tal como copulación, estimulación genital, juegos de apareamiento y exhibiciones.

DELFINES



En este caso, solo esta demostrado en lo raza delfín mular.
Los adultos jóvenes suelen encontrarse en grupos mixtos o de un único sexo, mientras que los machos adultos suelen nadar solos, en parejas y, ocasionalmente, en tríos. Lo cierto es que, estudiando el comportamiento de este inteligente animal, se observó los fuertes lazos afectivos que formaban delfines del mismo sexo entre ellos. Podría ser considerado como una buena amistad, pero también se han observado ardientes juegos sexuales entre ellos. De manera que queda demostrado que en esta raza de delfines, al menos los machos, mantienen relaciones homosexuales, es más, la homosexualidad es lo fundamental de sus relaciones. Sólo se relacionan con las hembras para procrear y en periodos en los que ellas están especialmente receptivas... Después, si te he visto, no me acuerdo 

LAGARTIJAS



Las hembras de lagartijas de la familia Teiidae tienen la habilidad de reproducirse por partenogénesis. Como consecuencia, la reproducción sexual y los machos de esta especie son relativamente escasos. Las hembras realizan actividades sexuales entre ellas para estimular la ovulación. Las lagartijas que realizan los rituales de cortejo tienen una mayor fertilidad debido a un incremento hormonal provocado por este comportamiento. Así, a pesar de que las poblaciones de lagartijas asexuales no tienen machos (por partenogénesis sólo se producen individuos femeninos) los estímulos sexuales (los rituales de cortejo entre las lagartijas hembras) siguen aumentando el éxito reproductivo. Desde un punto de vista evolutivo, estas hembras pasan el 100% de su código genético a sus descendientes (en lugar del 50% en el caso de la reproducción sexual).

JIRAFAS  


Petter Boekman describió el comportamiento a través del cual nueve de cada diez emparejamientos entre jirafas ocurrían entre machos. La mayoría de los zoólogos y colegas decían que se debía a confusiones debido a la poca diferencia entre machos y hembras. De tal manera que cada macho que olía a una hembra era anotado como sexo, mientras que relaciones anales entre machos con orgasmos simplemente 'giraba en torno' a la dominación.



ELEFANTES



Tanto en los elefantes africanos como en los asiáticos muestran comportamientos de carácter homosexual. Se observan actos afectivos como besos, trompas entrelazadas, y colocar la trompa en la boca del otro con la intención de luego montarlo. Este comportamiento es análogo al que tienen los heterosexuales en sus encuentros antes de la cópula. Estas relaciones homosexuales son comunes en ambos géneros. 

LIBÉLULAS  




Las libélulas macho poseen unas pinzas copuladoras que dañan de una forma característica la cabeza de las hembras mientras copulan. Un estudió reveló que esos daños se encuentran en un alto porcentaje de machos, indicando una gran proporción de copulación entre machos.

AVES 



Investigadores estiman que aproximadamente un cuarto de las parejas de cisnes negros son homosexuales. Estas parejas o roban huevos para tener descendencia o forman tríos temporales expulsando más tarde a la hembra. Se ha comprobado que los cisnes que crecen en estas circunstancias sobreviven mejor debido a que dos machos pueden proteger mejor una zona que una pareja heterosexual tradicional.

SIMIOS  




El bonobo, que tiene una sociedad matriarcal, inusual entre los simios, es una especie completamente bisexual; tanto los machos como las hembras realizan actos tanto hetero como homosexuales, siendo particularmente notable el lesbianismo. Aproximadamente el 60% de la actividad sexual de la especie es entre dos o más hembras.
Aunque el sistema de creación de lazos afectivos homosexuales de los bonobos representa la mayor proporción de homosexualidad conocida para cualquier especie, la homosexualidad ha sido observada en todos los grandes simios, incluyendo a los humanos, además de otras especies de primates.

HIENA MANCHADA 



La hembra de la hiena manchada tiene un sistema urinario genital único, muy similar al pene del macho. La estructura familiar es matriarcal y relaciones de dominación con un fuerte componente sexual se pueden observar a menudo.
Los primeros naturalistas pensaban que las hienas eran hermafroditas u homosexuales, principalmente debido a que el sistema urogenital de la hembra se parece más a un pene que a una vagina. Según escritos antiguos, como la Metamorfósis de Ovidio, la hiena cambiaba continuamente su sexo y su naturaleza de macho y hembra y viceversa. En el Paedagogus, Clemente de Alejandría indica que la hiena, junto con el conejo, estaba «obsesionada por el acto sexual». Muchos europeos asociaban a la hiena con la deformidad sexual, la prostitución, el confortamiento desviado e incluso la brujería.
Investigaciones recientes muestran que «al contrario que otros mamíferos hembra, las hienas hembra son de apariencia masculina, mayores que los machos y significativamente más agresivas», han sido «masculinizadas sin ser "desfeminizadas"». Estos genitales únicos y el comportamiento agresivo de la hiena hembra ha llevado a pensar que hembras agresivas compiten mejor por los recursos, incluyendo comida y parejas. Estudios han demostrado que «niveles elevados de testosterona en el útero» contribuyen a una mayor agresividad. Tanto machos como hembras, pertenecientes a los más agresivos, montan a miembros del mismo sexo, que a su vez posiblemente actúan de forma más sumisa debido a niveles más bajos de testosterona de sus madres.

LEÓN 


Tanto los leones machos como hembras han sido observados en acciones homosexuales. Leones macho se unen en pareja por algunos días e inician actividades homosexuales, acariciándose y frotándose el hocico, llegando a montarse e iniciando movimientos de cadera. Un 8% de los acoplamientos observados son con otros machos. Las parejas de hembras han sido observadas en cautividad, pero no en la naturaleza.

OVEJA 






Un estudio de Dr. Charles E. Roselli y sus colaboradores de octubre de 2003, de la Oregon Health and Science University, afirma que la homosexualidad en los carneros (un 8% de la población) está asociada con una región del cerebro de los carneros que los autores llaman ovine Sexually Dimorphic Nucleus (oSDN; núcleo ovino sexualmente dimórfico), que es dos veces menor en la correspondiente región de los carneros heterosexuales.
Carnero de Ouessant.Los científicos encontraron que «el oSDN en carneros que preferían hembras era significativamente mayor y contenía más neuronas que en las ovejas y en los carneros que preferían machos. Además el oSDN de los carneros que preferían a hembras expresaban un mayor nivel de aromatasa, una sustancia que convierte la testosterona en estradiol, de forma que la hormona andrógeno facilita el comportamiento sexual masculino típico. No había diferencia de la expresión de la aromatasa entre las ovejas y los carneros que preferían machos.»
«El denso núcleo de neuronas que forman el oSDN expresan el citocromo P450 aromatasa. Los niveles de ARN mensajero aromatasa en el oSDN eran significativamente mayores en los carneros interesados por hembras que en ovejas, mientras que carneros interesados en machos tenían niveles intermedios de expresión». Estos resultados sugieren que «[...] variaciones naturales en las preferencias de pareja sexual pueden estar relacionadas con diferencias en la anatomía cerebral y su capacidad de sintetizar estrógeno».
0No comments yet