Check the new version here

Popular channels

Las Ardillas



Las ardillas son animales conocidos por todos. Unas 200 especies de ardillas viven en todo el mundo, con excepción de Australia.

La ardilla más pequeña se llama, acertadamente, ardilla pigmea africana y mide unos 13 centímetros de la nariz a la cola. Otras ardillas alcanzan un tamaño sorprendente para aquellos que únicamente conocen las ardillas comunes de los árboles. La ardilla gigante hindú mide casi un metro.

Ardilla Pigmea Africana


Al igual que otros roedores, los cuatro dientes frontales de las ardillas nunca dejan de crecer, por lo que no se desgastan.
Las ardillas de los árboles son las más conocidas. Suelen verse correteando con mucha gracia y saltando de rama en rama.



Otras ardillas viven en madrigueras o túneles, donde algunas hibernan.
Este tipo de ardillas “de suelo” comen frutos secos, hojas, raíces, semillas y otras plantas. También pueden atrapar y comer animales pequeños, como insectos u orugas. Estos pequeños mamíferos tienen que estar siempre en guardia, pues para algunos depredadores son exquisitos bocados con pocas defensas naturales, salvo las ardillas voladoras. A veces hay grupos de ardillas “de suelo” que trabajan juntas para protegerse y advertirse con una especie de silbido cuando sienten que el peligro les acecha.



Las ardillas de los árboles se pueden encontrar en bosques y también en parques de las ciudades. A pesar de ser expertas escaladoras, suelen bajar al suelo para buscar alimento como frutos secos, bellotas, bayas y flores. También comen corteza, huevos o pájaros pequeños. La savia de los árboles es un manjar delicioso para algunas especies.



Las ardillas voladoras constituyen un tercer tipo de ardillas. Tienen un estilo de vida parecido al de los pájaros, viviendo en nidos o huecos de los árboles. Aunque no vuelan realmente, sí que planean en el cielo. Abren sus patas y se deslizan de árbol en árbol. La piel que une las extremidades y el cuerpo hace que parezca que tienen verdaderas alas. Estos “saltos” que les hacen planear en el aire pueden superar los 46 metros. Las ardillas voladoras comen frutos secos y frutas, pero también pueden cazar insectos e incluso pequeños pájaros.



Ya vivan en árboles o madrigueras, las hembras suelen tener entre dos y ocho crías. Éstas son ciegas y completamente dependientes de sus madres durante dos o tres meses. Las hembras pueden tener varias camadas al año, por lo que es una población abundante.

Alimentacion

La dieta de las ardillas en la naturaleza se basa en los frutos y semillas que pueden encontrar en su medio ambiente. En cautividad debemos de tratar de proporcionar este tipo de alimentos.

Son de su agrado los frutos secos, que son especialmente útiles como soporte durante las épocas más rigurosas para aquellos animales que se alojan en el exterior, y también como golosinas. Las pipas de girasol sin sal, así como los cacahuetes, son un alimento delicioso para nuestras ardillas. No obstante su elevado contenido en grasa hace que se deban suministrar con mucha moderación. También se les pueden dar frutos secos como avellanas, nueces, almendras, bellotas, etc. Las cáscaras de estos son muchas veces demasiado duras para que una ardilla las abra, en especial los ejemplares jóvenes. Esto puede solventarse dándoselos pelados, con la cáscara rota o haciendo un pequeño agujero en esta.

En el comercio existen mezclas ya preparadas de pienso con distintos tipos de semillas. Hay que prestar especial atención a las semillas oleaginosas con las que alimentamos a nuestras ardillas, puesto que por su contenido en grasa se enrancian con facilidad, generándose productos perjudiciales para la salud.

Alimentos de origen animal: estos resultan de todo recomendables para nuestras mascotas. Algunos son más completos que otros pero ninguno resulta satisfactorio como para poder establecerlo como un alimento básico:
-Gusano de la harina: Por el nombre de “gusano de la harina” se conoce a las crías de un escarabajo, el Tenebrio mollitor o escarabajo molinero. Este insecto constituía una auténtica plaga en los molinos y obradores donde podía causar graves pérdidas económicas. Actualmente es difícil encontrar esta especie en estado “salvaje” puesto que cada vez hay menos molinos.

-Grillos: Los grillos son quizás los insectos más utilizados para alimentación de otros animales junto con los tenebrios. Presentan claras ventajas respecto a estos; su nivel de calcio / fósforo es mucho más adecuado, aunque no es ni mucho menos el óptimo. Además, contienen menos quitina y grasas que los tenebrios.

-Lombrices

- Langostas: tiene una composición muy adecuada como alimento, tan buena como los grillos. A los animales les gusta y es raro que sea rechazada.

-Frutas y Verduras como pueden ser la zanahoria, coliflor, achicoria, manzana, peras, moras, melocotones, ciruelas, etc.
Hay que tener la precaución de retirar el hueso a las frutas que lo tengan, puesto que la semilla contiene ácido cianídrico que puede resultar peligroso para nuestra mascota.

Es recomendable distribuir el alimento dos veces al día, pronto por la mañana y una o dos horas antes del atardecer.
Hay que tener cuidado y suministrar la cantidad justa de comida, puesto que estos animales almacenan el alimento que se les da en demasía.

Domesticación

No les gusta que se las agarre, y los animales que no hayan tenido trato con los humanos desde sus primeros días ni siquiera lo permitirán. Se puede decir que son de mordisco rápido, a diferencia de otros roedores no dudarán en mordernos si las importunamos. Por eso, cuando queramos una ardilla como mascota es preferible comprar un animal joven, entre 8 y 16 semanas. Los animales mayores raramente se adaptan a la manipulación por parte de los humanos. Lo ideal es adquirirlas provenientes de criadores que practiquen la cría a mano.

1ª Etapa: Empezaremos dejando que nuestro amigo tome posesión de su nueva jaula durante aproximadamente dos semanas. En ese tiempo se dejará solo sin molestarla para que se relacione con su nuevo entorno sobre todo a través de su olfato y tomará confianza en su territorio ubicando cada una de las partes que la componen.

2ª Etapa: Una vez aquí empezaremos a dejarnos ver delante de nuestra mascota cada vez con mayor asiduidad. Al principio correrá al nido apenas nos localice por lo que deberemos entrar con movimientos lentos y pausados evitando de hacer ruido hasta que movido por su glotonería sienta curiosidad hacia nosotros. Procuraremos ir siempre con una golosina en nuestra mano la que daremos inicialmente a través de los barrotes de la jaula para que vaya relacionando ese estímulo positivo con nuestra presencia. Mientras no se acerque y capture la golosina por voluntad propia nunca se la dejaremos en la jaula y la retiraremos hasta la siguiente vez. Demuestran ser efectivos los cacahuetes, mermeladas, bizcochos o algún gusto especial que hayamos notado por el que sienta predilección.

3ª Etapa: Una vez acepta el alimento a través de la reja y se muestra siempre confiada, no huyendo a nuestra presencia pasaremos al más difícil todavía. Esta vez se lo pondremos un poco más complicado ya que esta etapa consistirá fundamentalmente en que acepte comida de nuestra mano bien subiéndose a ella o bien tomándola desde algún lugar. Para ello nos aseguraremos que todas las vías de escape de la habitación están cerradas a una posible fuga o excursión curiosa debido a que tendremos que abrir la jaula para introducir la mano. Una ardilla acostumbrada a la fase 2ª no tardará en venir a nuestra mano. En este punto la domesticación alcanza para unos pocos individuos su fase final por su timidez o deseos permanentes de escape y ,a pesar de todo, podremos sentirnos ya satisfechos por el camino recorrido. No obstante siempre podremos intentar la siguiente fase ya que el limite lo pondrá nuestra ardilla y no nosotros.

4ª Etapa: El objetivo de la etapa es igual que el anterior pero la mano se hallará en un punto fuera de la jaula que permanecerá abierta y a cierta distancia que será cada vez mayor siempre con las ventanas y puertas cerradas. En sus idas y venidas debemos de dejar que la ardilla vaya explorando la habitación por donde quiera asegurándonos que nadie entra y sale de la habitación por error ya que una fuga indeseada de la ardilla por el resto de la casa, con persecución de su “amigable” dueño, dará al traste de golpe con todo el proceso de domesticación y la ardilla, muy inteligente por cierto, se mostrará muy recelosa en lo sucesivo. Una vez que la ardilla entra y sale de la jaula para ver a su dueño, se pasea y no muestra temor a permanecer fuera de su hogar en presencia de “extraños árboles que siempre llevan comidas deliciosas” estaremos en disposición de pasar a la siguiente fase.

5ª Etapa: Esta etapa es igual que la anterior con la salvedad de ir abriendo el campo de la ardilla por toda la casa paulatinamente siempre que observemos que el animal se muestra sociable, regresa a su jaula y no se asusta con los diferentes ruidos que pueda encontrar. Es necesario incidir una vez más en lo mismo: no todas las ardillas pueden llegar a este punto, solo los animales adquiridos jóvenes o los adultos muy bien amaestrados llegarán a este punto. Aquí las posibilidades de riesgo para nuestra ardilla son evidentes al abrir su campo. Ventanas, puertas, sillones, agujeros, muebles, gatos , perros, etc pueden ser una trampa mortal para nuestro ingenuo amigo. Esta etapa concluye cuando nuestra ardilla se pasea por casa “como pedro por su casa”, salta, corre, trepa y vuelve a su jaula para dormir o descansar, no muestra temor alguno con nosotros y se muestra muy sociable. Solo queda una ultima etapa la cual solo nombro y desaconsejo por muy bien que tengamos amaestrada a nuestra mascota pero que por otro lado me veo obligado a señalar por estar dentro del proceso.

Resumen
Peso: 14 g a 2 kg
Talla: 13 a 45 cm (Aprox)
Dieta: Omnívoro
Tipo: Mamífero
0
0
0
0No comments yet