Lo abandonaron para que muera, pero se recuperó

Un británico, amante de las mascotas, mientras andaba por las calles de Taiwán encontró un perro realmente mal. Físicamente el can estaba tan deteriorado que ni siquiera pudo saber de qué raza se trataba. No lo pensó dos veces y decidió brindarle ayuda. Sus antiguos dueños lo habían abandonado en la calle para que muriera en solitario ya que la sarna había invadido todo su cuerpo y parecía que era imposible poder curarlo. Sin embargo, eso no fue lo que pensó Sean McCormack y esto es lo que logró con su conmovedora labor. No puedes dejar de ver el final feliz de este mascota.