Canales populares
  1. Estilo de Vida
  2. »
  3. Mascotas y animales

post sobre perros 2: golpes de calor y otras cuestiones

No sólo las personas sufren golpes de calor sino también las mascotas.

Ni los perros ni los gatos pueden transpirar, excepto por las plantas de las patas.

Al aproximarse los meses de mayor temperatura, siga estos consejos:

Nunca deje a su mascota en el auto.
Compre un hueso para su perro, mójelo y congélelo.
Pasee a su perro por la mañana o al atardecer.
Facilítele el acceso al agua. Los perros y gatos deben tener siempre un recipiente con agua fresca y otro con su ración de alimento.
Es preferible que el horario de comer sea muy temprano en la mañana o en la noche cuando refresca.
Tenga en cuenta que un patio pequeño, balcón o una terraza sin un espacio de sombra pueden resultar muy calurosos.


mi perra (q ya partio)
cuiqui


los perros no son vegetarianos


Muchos coinciden en que perros y gatos necesitan carne para tener una alimentación sana.

Cada vez hay más vegetarianos que empiezan a preguntarse si pueden aplicar su dieta a sus mascotas.

Algunos productores afirman que sus nuevos alimentos sin carne (que ya los hay) proporcionan todos los nutrientes que los animales necesitan, pero no todos los expertos están de acuerdo.

“Es posible crear dietas vegetarianas que sean saludables para los perros, pero con los gatos es más complicado”, dice la veterinaria Kathryn E. Michel, de la Universidad de Pennsylvania.

“Los gatos son animales carnívoros y necesitan taurina, un aminoácido que se encuentra sólo en la carne”. Los perros, por su parte, necesitan vitamina D, bastante difícil de obtener sin carnes ni lácteos. Antes de tomar cualquier decisión, no obstante, es importante consultar al veterinario. Andrea Fascetti, experta de la Universidad de California-Davis, hace énfasis en que una dieta desequilibrada puede llevar a deficiencias nutricionales.




donde hacer pichona

Como los seres humanos, nuestras mascotas también precisan algo de educación. El veterinario Rubén Mentzel, jefe de Trabajos Prácticos de la Facultad de Veterinaria de la UBA y especialista en clínica y etología de caninos y felinos, brinda algunos consejos para enseñarles a los perros cuál es el lugar en donde deben hacer sus necesidades.

Paso a paso:

El método para enseñarle a su perro el lugar dónde tiene que hacer sus necesidades, que se basa en el hecho comprobado de que el can ni orina ni defeca en la zona cercana a donde duerme o come, es el siguiente: una noche, luego de alimentar a su animal y antes de que usted se vaya a dormir, dé un paseo con su perro. A la vuelta, limite el espacio de actividad del animal al lugar donde duerme habitualmente, por ejemplo se puede improvisar un corral o encerrarlo en una habitación pequeña. Por la mañana, programe el despertador media hora antes de la que usted se levanta regularmente. Así tendrá tiempo de llevar a su perro directamente al sitio donde usted quiera que haga sus necesidades. Al regresar, deje nuevamente al perro en el lugar donde permaneció la noche anterior. Repetir la rutina durante el día, sobre todo si el animal se alimentó. Luego puede dejar suelto al perro por la casa. Es muy importante premiar al can las primeras veces que elimina donde debe.

Tener constancia:

Es fundamental sacar al animal cada dos o tres horas, dependiendo de la edad del cachorro, así no será necesario limitar el espacio hasta la noche. En los días sucesivos hay que aumentar lentamente el tiempo entre las salidas hasta que el perro se acostumbre a hacerlo en intervalos de 6 o 7 horas.

No ser agresivos:

Los animales no aprenden a los golpes sino a través de la autoridad que impone su dueño. Por eso, no hay que recurrir a actitudes agresivas como pegarle en el hocico si el animal no aprende.

La paciencia es primordial:

Los perros tienen un tiempo de aprendizaje promedio de entre dos y cuatro semanas para estos casos.


consejos generales

• Despierte, y a caminar. En su mayoría, los perros están tensos por la falta de actividad durante la noche y la energía contenida los lleva a quejarse y a masticarlo todo. Es necesario que, antes de irse a trabajar, lleve a su perro a caminar o a correr 45 minutos. “Un perro cansado no muerde, no hace agujeros en la tierra y no ladra”.

• Toque, pero nunca pegue. No tenga miedo de tocar a su perro para señalarle que ha roto una regla establecida: dele un suave tirón en el pelo del cuello, no para lastimarlo, sino para corregirlo.

• Hágase cargo de la situación. “Todos quieren ser el mejor amigo del perro, pero los perros no siguen a los amigos: siguen a un líder”, dice Millán. Establezca el liderazgo desde el principio, manteniendo la cabeza y los hombros erguidos. Adelántese para salir de una habitación; a menos que usted lo autorice, no deje que su perro vaya al frente.


tu perro es gruñon?

La agresión de los perros muchas veces termina con heridas severas en seres humanos u otros animales. Existen varias causas de agresión, pero la más común es la jerárquica. No hay una predisposición de raza específica, pero sí pueden intervenir en estas actitudes factores como el tamaño y la fuerza del animal, sobre todo los de razas grandes.

El perro reconoce al grupo familiar como su manada. En esta “manada-familia” siempre debe existir un orden jerárquico que regule las oportunidades de alimentación, los lugares de descanso, el inicio de una actividad, la defensa del territorio, la protección de objetos y compañeros, y la reproducción. Esta jerarquía se empieza a establecer desde el primer encuentro con los miembros del grupo y va siendo modificada por características cambiantes del perro como la edad, peso, antigüedad en la familia, sexo, fuerza y temperamento. En el caso de que los roles no estén claramente definidos, algunos perros tienden a competir por una jerarquía elevada a través de reacciones agresivas.

La agresión es dirigida hacia miembros de la familia y se presenta en circunstancias específicas como cuando se despierta al animal de manera brusca, se intenta tocarlo o amenazarlo, se le dan órdenes que no desea obedecer o se le quiere quitar objetos que posee.

Las formas comunes de estas reacciones son: mostrar los dientes, gruñir o directamente morder, según el grado de conflicto. Hay tratamientos que modifican este tipo de conductas, pero llevan tiempo y deben ser practicados por un profesional. Aunque es recomendable no abusar de los castigos, ni de los enfrentamientos ante las agresiones.

Pero lo más efectivo es la prevención: hay que controlar y educar a los cachorros desde el primer momento bajo supervisión veterinaria.


FUENTES: rdselecciones,cynthia dermody,ruben mentzel, libro cesar millan el encantador de perros.
EDICION: yo
0No hay comentarios