¿Que hacer si se accidenta tu mascota?



¿Que podemos hacer si nuestro perro sufre un accidente?
Si nuestro  perro perro está en una emergencia y de momento no cuentas con la asesoría de un veterinario o especialista en la materia. La sugerencia más importante sería que procures calmarte, los nervios provocan que cometamos errores y omisiones de importancia. La segunda recomendación importante es que tengas siempre a la mano el teléfono de un veterinario de confianza, estos sencillos pasos podrían hacer la diferencia entre la vida y la muerte de tu mascota.

Al sentirse herido y con dolor un perro, se siente confundido y con miedo, podría agredirte a ti o a la persona que intenta socorrerlo, sería conveniente le pusieras un bozal, es importante contar con este instrumento en caso de accidente o de que sea necesaria hacerle una curación a tu mascota o aplicarle una inyección.


Cuando tu mascota sufra de una quemadura de cualquier grado y aunque sea demasiado grande, colócale agua con hielo en la zona dañada, esto mitigará un poco el ardor y en cuanto puedas llévala con su veterinario para que diagnostique qué tipo de quemadura sufrió tu animalito y lo medique adecuadamente.





En el caso de que tu mascota sufra de alguna picadura de insecto, gusano, alacrán, es necesario que apliquemos hielo para atenuar la inflamación. Y háblale de inmediato por  teléfono a su veterinario, describiéndole las características del animal que lo picó.




Envenenamiento por ingesta de líquido: Si vomita y no sabemos que es, recoge una muestra del vómito y acude inmediatamente al veterinario, de esta forma aunque un poco asquerosa, sabrás qué fue lo que ingirió tu mascota. Procura que tu perro beba agua o leche para diluir el veneno que ingirió.



Si tu perro fue arrollado por un auto, debemos de inmediato señalar la zona en la carretera o calle, cubrir con una manta a tu animalito para que no se enfríe su cuerpo y pedir ayuda a su veterinario. Si tu mascota pierde el sentido por el golpe, ubica su cuello en forma recta para que pueda respirar, ábrele la boca, saca su lengua con cautela, y si tiene algún objeto que obstruye su garganta,  trata de sacarlo para que pueda respirar libremente. Procura trasladarlos de inmediato con su veterinario.



Si tu mascota en un accidente sufre de hemorragia, antes que nada lava con abundante agua la herida, después es importante presionar por encima de la zona dañada, aplicar gasas o unas compresas con un paño en la herida, procurando que el paño esté absolutamente limpio, de esta forma intentaremos detener la hemorragia mientras lo conduces a su veterinario.





En el caso de que tu mascota haya sido atacada por una serpiente, lo más importante es tratar de investigar qué tipo de serpiente es y si su mordedura es ponzoñosa. Tómale una foto a la serpiente. Después busca alguna marca visible del mordisco. Si tiene dos marcas de colmillos en la zona, fue mordido por una serpiente venenosa, las no venenosas no dejan marcas de colmillos. Verifica si hay inflamación y supuración de sangre y fíjate si el perro sufre de dolor, y observa si tu perro cambia su actitud. Si babea, respira rápido o está debilitado. Otros indicios de mordedura de víbora incluyen vómito, diarrea, pupilas dilatadas y colapso repentino. Pero lo más importante es que traslades a tu perro de inmediato con su veterinario.






Ahora, que si tu mascota la mordió otro perro, lava con abundante agua la herida, trata inmediatamente de esterilizar la zona con desinfectante dérmico, aplicar una crema antiséptica y presiona para que se reduzca la hemorragia, llévalo rápidamente con su veterinario para que cure adecuadamente sus heridas. Y verifica si el perro que lo ataco está vacunado contra la rabia.  Es muy triste pero si tu perro no está vacunado contra esta terrible enfermedad viral y el perro que lo atacó está infectado, lo más conveniente para él, para ti y para toda tu familia, será sacrificarlo, pues de lo contrario cuando los síntomas comiencen tu perro va a sufrir demasiado.





Si tu animalito sufrió una fractura, evita movimientos innecesarios, muévelo con suavidad. Inmoviliza la fractura con una revista o un cartón firme, átale el miembro afectado o si tienes una venda a la mano mucho mejor. Si no tienes ninguno de estos objetos a la mano, procura no manipular su extremidad, pues podría agravarse la fractura.






En el caso de que tu perro sufra de asfixia por caer al agua, levántalo elevando sus patas traseras para que expulse el líquido de sus pulmones. Si tu perro no respira, trata de reanimarlo presionando a los dos lados de su pecho rítmicamente. En caso que esto no funcione, cierra bien la boca de tu mascota, sopla en la nariz con la otra mano cerrada en forma de cilindro. 






En el caso de que tu perro esté inconsciente, verifica si respira, observando si su pecho se eleva y desciende. Tal vez sea necesario tomarle el pulso, este se puede sentir en la parte interna de sus patas traseras. En los perros que pesan aproximadamente 10 kilos, las pulsaciones usuales  fluctúan entre 100 y 160 por minuto. Cuéntale el número de latidos en 15 minutos y multiplica la cantidad de pulsaciones por cuatro. Con esto se obtiene el número de latidos de tu mascota por minuto. Repite este proceso para verificar si fue correcto el recuento