Check the new version here

Popular channels

Siempre A Tu LaDo......



Siempre A Tu LaDo


Buenas Tardes A Todos: Quise hacer este post por una sola razón y esta razón es la historia que trasciende años tras años y no se olvida jamás, justamente por eso quise hacer este post para seguir ayudando a que esta historia no se olvida jamás. Para que los padres se la cuenten a sus hijos “tal cual como me la contó mi viejo a mi cuando yo tenía 13 años – es decir hace 18 años atrás”. Para que se la cuenten entre amigos. No dudo en ningún instante que la gran mayoría ya conoce la historia que voy a contar, y también conocen las historias con las que seguiré después de la primera.
Todas estas historias “obviamente son hechos reales” y merecen ser contadas y NO OLVIDADAS JAMAS!


Mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro”

Empezare con la historia que me contó mi viejo hace más de 18 años atrás:

Hachiko. Han pasado casi 80 años desde que este Akita murió, pero se sigue hablando de su dedicación hasta ahora. El perro acompañaba a su dueño hasta la estación de trenes todos los días y lo esperaba por las tardes cuando regresaba del trabajo. En 1925, el hombre murió de un derrame cerebral, pero Hachiko siguió yendo a la estación cada tarde con la esperanza de que su dueño llegara con el tren de las 6 pm.. El perro continuó con su ritual hasta que murió casi 10 años después.

Su Tristeza Durante 10 Años.




Su Muerte.


SU INMORTALIDAD.




El profesor Ueno “Así se llamaba al dueño de Hachiko” nunca volvió, pero a pesar de eso Hachiko nunca dejo de esperarlo. Pasando los años y día tras día Hachiko siguió yendo a la estación de tren para esperar a su dueño y así pasando los largos días de su vida. La familia del profesor Ueno presenciaron cómo después de muchos años, Hachiko seguía esperando a su dueño en la estación de siempre, con aspecto envejecido y débil. Finalmente una noche fría bajo los vagones de un tren, Hachiko muere, soñando instantes antes con la presencia de su dueño en la estación.

La hija del profesor fallecido, le cuenta a su hijo de 10 años la triste historia de su padre y su mascota leal. El niño aprende lo que es el amor y la lealtad verdadera y lo cuenta en la escuela en un ejercicio donde les hacen explicar a quien consideran un héroe.

En 2009 salió la película basado en los hechos reales “Sobre la historia de Hachiko” con Richard Gere que se llama “SIEMPRE A TU LADO HACHIKO”. Para aquellos no la vieron les recomiendo que la vean es muy emocionante a su vez muy triste, pero nos enseña lo que realmente es la lealtad y el amor.
Una película que sin duda no dejará indiferente a los amantes de los animales, ya que es altamente conmovedora y dramática, nos enseña que el amor, la lealtad y amistad pueden llegar a ser infinitos y no sólo las personas somos capaces de sentir, sino que el mundo animal no queda exento de ello.

Para aquellos que les gustaría ver la película voy a dejar enlace para que la pueden ver:

link: https://www.youtube.com/watch?v=0sqjF16dy10



Bueno después de "quebrarme" con un par de pañuelos al lado mio les seguiré contando otro hecho de amor incondicional de nuestros tiempo. No tendría un titulo para este hecho pero lo llamaría así: "El Hachiko Argentino: Capitán". Obviamente como ya lo había mencionado antes la gran mayoría ya conoce sobre el hecho pero lo importante es "NO OLVIDAR".

En este caso nuestro protagonista esta vivo "esta un poco viejo - pero vivo". Así que aparte de las fotos habrán vídeos con el, y lo "INMORTALIZAMOS" estando vivo - como debe ser, pero lamentablemente el ser humano reconoce muchas cosas cunado ya no se puede dar un paso atrás y los hombres tanto como animales pasan ser héroes después de su muerte.......

Les presento a Capitán "para aquellos que no lo conocen".





Capitán y su historia de gran fidelidad


El perro dejó la casa hace seis años, cuando murió uno de sus dueños. Sin que nadie lo llevara, apareció en el cementerio de Carlos Paz, que eligió como su hogar. Cada día, a las 18, se acuesta al lado de la sepultura.

Villa Carlos Paz: Capitán es un perro mestizo, con algo de ovejero alemán y otro “de mezcla”. Llegó a la casa de Damián Guzmán (13), en Villa Carlos Paz, a mediados de 2005 como un regalo sorpresa de su padre, Miguel. A Verónica Moreno (52), la madre de Damián, el obsequio no le agradó tanto, porque significaba más trabajo en la casa. Una historia más, de tantas similares. Aunque otra, muy especial, empezó el 24 de marzo de 2006, cuando Miguel murió.

Pasaron los días y nadie notó la ausencia de Capitán. Había dejado la casa, como Miguel.

Al tiempo volvió, olfateó cada rincón y se fue. “Se quedó un tiempo viviendo afuera, a unos metros, a mitad de cuadra de la casa”, cuenta Verónica.

Después el perro desapareció. Lo pensaron muerto, o adoptado por otra familia. “Hasta que un día, cuando fuimos con mi hijo al cementerio, lo encontramos ahí. Damián comenzó a gritar que era Capitán y el perro se nos acercó ladrando, como si llorara”, expresa con emoción Verónica.

Pero al regresar, Capitán no los siguió, aunque lo llamaban. Se quedó en el cementerio, se quedó con Miguel.

Lo que sorprende a quienes conocen la historia es que Miguel murió en el hospital de Carlos Paz y su cuerpo fue trasladado desde allí a una casa velatoria, muy lejos de su vivienda. Según el relato de la familia, ni ese día ni ningún otro el perro los siguió hasta el cementerio.

“El domingo siguiente volvimos a visitar la tumba de Miguel y el perro estaba ahí. Esa vez nos siguió, en el regreso, porque habíamos ido caminando. Se quedó un rato con nosotros en casa pero después volvió al cementerio”, relata Verónica. Hasta hoy, el cementerio es el hogar de Capitán.

Marta vende flores allí y asegura que el perro llegó en enero de 2007. “Tenía una pata delantera quebrada. Llamamos al veterinario, le dimos antiinflamatorios y los chicos le entablillaron la pata. Se ha hecho querer y come lo que le damos”, afirma.

“Se ve que quería mucho a su amo, hace muchos años que está acá. Va a su casa, pero vuelve. Muchas veces lo quisieron llevar pero se viene para acá”, asevera Marta.

Emoción generalizada. Verónica, que no estaba encariñada con el animal cuando vivía en su casa, admite que ahora le produce mucha emoción verlo. “Todos me dicen que es una gran historia. Yo creo en la fidelidad del perro. Pero ahora lo veo con mucho más afecto. Me da mucha ternura. Nunca lo voy a comparar con mi esposo pero siento que él está con mi marido”, expresa.

Una madrugada, Capitán llegó a la casa alrededor de las 4. “Había familiares y uno de ellos me avisó que tocaban la puerta. Cuando salí, lo vi. Entró, se quedó un rato pero después quiso irse”, cuenta Verónica.

Damián tiene ahora 13 años y es el otro dueño del perro. “Cuando lo trajimos era chiquito. Yo también era chico y me encontré con la sorpresa de que mi papá había traído ese regalo”, relata. “Lo quise traer a casa varias veces pero él se vuelve al cementerio. Si quiere estar ahí, me parece bien que se quede: está cuidando a mi papá”, acota el pibe.

“Eso no es todo”. Héctor Baccega es el director del Cementerio municipal de Villa Carlos Paz. Sabe y confirma cada detalle de esta historia, pero agrega un elemento que suma otro punto de asombro: “El perro apareció acá solo y dio vueltas por todo el cementerio, hasta que llegó también solo a la tumba de su dueño. No lo llevó nadie hasta ahí. Y eso no es todo: cada día, a las seis de la tarde, va y se acuesta frente a esa tumba”, precisa.

“Capitán recorre el cementerio conmigo todos los días. Pero cuando llega esa hora se va para el fondo, donde está la tumba de su amo”, cuenta Baccega, antes de arrimar una reflexión: “Nos da una lección. Creo que los humanos tendríamos que apreciar más los recuerdos de los que se nos van. Los animales nos enseñan tanta fidelidad”.

Baccega cuenta que llevó a su casa a un hijo de Capitán, con la ilusión de que sea tan pero tan fiel como su padre.


link: https://www.youtube.com/watch?v=TUIqu0c0EtI

link: https://www.youtube.com/watch?v=36NP0Cywf9A

link: https://www.youtube.com/watch?v=yMDEfXbe4Bw

Mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro

Los animales sienten las mismas emociones que nosotros, aman, se ponen contentos, tristes, lamentan las pérdidas, celebran reencuentros, lo que ocurre es que la manera de expresar las emociones es diferente, pero sienten totalmente igual que cualquier persona. Cuidemos el mundo animal y recordemos que aunque no puedan hablar o razonar, sienten dolor, tienen emociones y su gran lealtad puede ser sorprendente.


Antes de finalizar me gustaría dejar un vídeo "AVISO PARA LOS MODERADORES - MÍRENLO EL VÍDEO NO HAY NADA PROHIBIDO EN EL YA QUE EN REALIDAD SIEMPRE ENFOCAN AL PERRITO" Saludos A Todos!!!


link: https://www.youtube.com/watch?v=h4G8xuMJ8vw

0No comments yet
      GIF
      New