Canales populares

Material y proyectos de las Fuerzas Armadas de Chile: 1° AC



29/03/2016 | Valparaíso

Nicolás García

Con motivo de la celebración de Fidae 2016, Infodefensa.com ha hecho un análisis en profundidad del material utilizado por las Fuerzas Armadas de Chile y de los proyectos de adquisición o reestructuración previstos para los próximos años. El informe está dividido en tres partes correspondientes a cada uno de los tres Ejércitos: Armada, Aire y Tierra, que saldrán en los sucesivos boletines de la feria bajo el epígrafe 'Presente y futuro de las Fuerzas Armadas de Chile (1, 2 y 3)'. El primero de ellos se puede leer bajo estas líneas.

La Armada prioriza las campañas antárticas y la fuerza submarina

La Armada de Chile ha definido como prioridades el reemplazo del buque rompehielos AP-46 Almirante Viel y la adquisición de un nuevo Buque Madre de Submarinos (BMS). El primer proyecto ha tenido un fuerte impulso al adjudicarse en el mes de enero a la empresa candiense Vard Marine el contrato de diseño del rompehielos y anunciarse que su construcción se efectuará en los astilleros de Asmar Talcahuano. El buque, cuya entrega está prevista para el año 2021, efectuará misiones de apoyo logístico, búsqueda y rescate, investigación científica y reabastecimiento de las bases antárticas chilenas. Tendrá aproximadamente 125 metros de eslora, desplazará más de 13.000 toneladas y podrá trasladar a un total de 155 personas.



Por su parte, la incorporación de un nuevo Buque Madre de Submarinos que permita extender la autonomía y entregar servicios de apoyo en alta mar a la Fuerza de Submarinos aún no ha sido resuelto ya que no existen disponibles en el mercado unidades con ese tipo de capacidades.



La Escuadra Nacional ha alcanzado un alto nivel de desarrollo tecnológico tras renovar la década pasada sus unidades de superficie. Los proyectos Puente I, Puente II y Puente III permitieron incorporar la fragata antisubmarina type 22 batch 2 (FF-19 Almirante Williams), dos fragatas antiaéreas clase L (FFG-11 Capitán Prat y FFG-14 Almirante Latorre), dos fragatas multipropósito clase M (FF-15 Almirante Blanco y FF18 Almirante Riveros) y tres fragatas antisubmarinas type 23 (FF-05 Almirante Cochrane, FF-06 Almirante Condell y FF-07 Almirante Lynch).

Una flota joven



Aunque estos buques tienen un promedio de 26 años de vida y son las unidades de combate de superficie más jóvenes y modernas en servicio en las Armadas de Sudamérica, la institución está comenzando a trazar los planes para reemplazar antes del 2025 las fragatas type 22 y clase L. Si bien tienen sistemas de armas y sensores aún vigentes, su propulsión constituida por turbinas de gas Rolls Royce Olympus y Tyne es costosa en comparación con el resto de los buques de la Escuadra. Los requerimientos de alto nivel (RAN) de sus reemplazos se desconocen y no es descartable que por el alto coste de un buque nuevo se opte por adquirir en una primera etapa unidades usadas para luego materializar en el país la construcción naval del resto de las fragatas que sustituirán a las type 23 y M.



El principal proyecto en ejecución hoy de la Escuadra Nacional es la modernización de las fragatas type 23. En 2015 la institución pidió información de radares y sistemas antiaéreos de guía activa/ semiactiva a las empresas BAE Systems, Israel Aerospace Industries (IAI), Lockheed Martin de Canadá y Thales Nederland. Está previsto que la Armada en el mes de mayo solicite propuestas técnicas y ecónomicas a estas compañías para definir al ganador de este concurso que tendrá gran impacto no sólo por los montos involucrados sino que también por las tecnologías seleccionadas que podrían ser adoptadas en los buques de la clase M para estandarizar sistemas.



Mientras este proyecto prosigue su marcha, la fragata type 23 FF-07 Almirante Lynch concluyó este mes, tras casi dos años de trabajo en Asmar Talcahuano, su período programado de mantenimiento en dique o refit. Los equipos electrónicos y de propulsión fueron completamente revisados y renovados reemplazándose aquellas piezas que presentaban desgaste y se habilitó la cubierta ubicada en la toldilla de popa para operar el sistema de sonar de búsqueda activa/ pasiva de baja frecuencia S2087. Con esto, la Armada incrementa sustancialmente su capacidad antisubmarina y consolida su liderzago regional en esta materia.



El arma submarina



Por su parte la Fuerza de Submarinos ha materializado el primer refit de los submarinos SS-23 O´higgins y SS-22 Carrera de la clase Scorpene incorporando nuevas baterías y sensores. El próximo submarino que será sometido a este proceso es el SS-20 Thomson de la clase 209/1400 L una vez que retorne del ejercicio internacional DESI. Este refit le permitirá extender su vida útil hasta el año 2025. La Marina está definiendo los requerimientos de alto nivel de la nueva clase de submarinos que reemplazarán tanto al Thomson como a su gemelo SS-21 Simpson y se espera que a más tardar el 2019 se defina un ganador para que estas nuevas unidades sean construidas y estén operativas a mediados de la próxima década.



La Aviación Naval también está ejecutando una serie de planes para incrementar su capacidad de exploración aeromarítima y vigilancia costera. La empresa Lockheed Martin está efectuando en Estados Unidos el programa de modernización de media vida al primero de dos aviones P-3ACH Orion reemplazando la parte exterior y la sección central inferior de las alas además del cambio de los estabilzadores horizontales con componentes de diseño mejorado y con mejor resistencia a la corrosión.




Si bien estas aeronaves son complementadas en las labores de exploración aeromarítima y lucha antisubmarina por tres aviones Airbus Defence & Space C295 Persuader, la menor autonomía y horas de vuelo de estas plataformas han motivado que la Armada estudia la posibilidad de adquirir dos aviones P-3C de segunda mano para reforzar el número de Orion en servicio.





Vigilancia aérea

La Aviación Naval ha comenzado también la renovación de los aviones de patrullaje costero Cessna O2A Skymaster comprando un total de siete aeronaves de vigilancia y policía marítima P68 Observer 2 de Vulcanair Aircraft por un monto estimado de 13,6 millones de dólares. Cada uno de estos aviones contará con sistemas de identificación de barcos (AIS) y con un equipo de adquisición de imágenes diurno de largo alcance y nocturno de altas prestaciones Tactical Air Suport Element 500 HD de la firma UTC Aerospace. Está previsto que los dos primeros aviones sean entregados en el primer trimestre de este año mientras que otras tres unidades deberán arribar a Chile antes del término de 2016. Los dos aparatos restantes estarán en el tercer trimestre de 2017.



El Cuerpo de Infantería Marina de la Armada de Chile ha renovado sus equipos reemplazando de manera gradual a contar de 2014 el fusil de asalto Heckler & Koch HK 33 de 5,56 x 45 mm por el FN SCAR L que tiene el mismo calibre. También ha recibido ametralladoras ligerasHeckler & Koch MG-4 de 5,56 x 45 mm y medianas MG-5 de 7,62 x 51v mm. Otro material que ha adquirido es el mortero Hinterberger de 60 mm recibiendo en 2014 un total de 16 unidades.










Fuente

http://www.infodefensa.com/latam/2016/03/29/noticia-programas-proyectos-armada-chile.html
0
0
0
0No hay comentarios