Check the new version here

Popular channels

Libre: Capítulo 1/ parte 1

Aviso:
Las historias que se veràn y leeràn a continuaciòn son basados en hechos reales...


Libre, Personas con un pasado duro pasan por este espacio para contarnos una de sus anécdotas más fuertes que les pasó durante su juventud, relatos los cuales tienen una escencia que los vuelve únicos y originales...

Capítulo 1/parte 1: Hèroe

“Uno nunca sabe cuanto un Padre ama a su Hijo…” Así nos dice nuestro amigo José, quien nos cuenta su historia acerca de lo que significa su padre en su vida.

-“Un padre es irremplazable en la vida de un chico. Es el que te cuida, te enseña a ser buena persona (igual que una madre pero con un estilo que muchos no tienen)”
Para mí él siempre fue el número uno en mi vida y siempre lo será. Un Verdadero Héroe… y déjame que te explique por que…

Yo a la edad de 5 6 mi viejo me había llevado a pescar a una acequia que quedaba cerca de mi casa, éramos pobres no nos alcanzaba para ir màs lejos, entonces caminábamos de todo bien cuanto a mi se me ocurre, no me acuerdo por qué, a correr, creo que quería hacerle carrera.

En ese entonces, acercando a un alambrado aparece una víbora negra, yo era chiquito así que yo la veía muy grande, yo asustado empiezo a gritar y a correr diciendo:

-¡PAPÀ! ¡PAPÀ! (lo llamaba)

Me acuerdo que me venia persiguiendo la víbora, me quería morder el “bicho”
Mi papá me ve y me oye así que se dirige a mí para ayudarme.
Cuando me alcanza y me toma para levantarme pasó lo que menos nos tenía que pasar… (Queda callado por unos segundos) lo muerde a él en la pierna…
Yo le miraba la cara a mi viejo, no me lo olvido más.
La víbora lo suelta y se va por su cuenta…

Mi papá se me queda ahí, abrazándome con fuerza, era un tipo común pero “fuerzudo”,
Yo le hablaba:

-¿Papá?, ¿papá? (comienzo a llorar)

Èl me responde, no, no lloré ya está, ya pasó todo… volvamos a la casa y en medio del camino lo veo como que le faltaba el aire y casi no podía caminar, le dolía mucho la pierna, así que se acuesta en el suelo y me pide:

-Andà a llamar a mamá. Traela a la mamá. (Exhausto)

No lo quería dejar solo y tenía miedo de que se me aparezca otra vez la misma serpiente y ahí me agarre pero no tenía más opción que ir corriendo a la casa y decirle a mi vieja que lo mordió una víbora, no podès imaginarte la cara de mi mamá cuando le avisé.
A los gritos sale corriendo mi madre a ayudar a mi viejito, pero ya era medio tarde.
Por lo que habíamos caminado la sangre ya le recorrió por todo el cuerpo, ya estaba en las últimas…
De lo que recuerdo perfectamente de lo que me dijo era:

-Creían que me iba a ir sin luchar (reía)

Madre-¡Mi amor!

Padre-Te quiero mi amor, te amo.

Yo-Papá, papi (lloraba)

Padre- No llorès hijo, tenès que ser fuerte. (Empezó a toser ferozmente)

Vuelve a hablar:

-Los amo (cierra los ojos y sonríe)

-Y se quedó “tranquilo”. Mi mamá lloraba desconsoladamente, yo abrazaba a mi mamá, los dos ahí llorando e imaginate, ver a tu propio padre irse frente a tus ojos es muy doloroso. ¡Mi papá me salvó! (con ojos cristalizados)

-Hasta hoy me sigo acordando de esa tarde, mi papá me quería y yo lo amaba mucho y me duele no habérselo dicho nunca (se me queda mirando en silencio)

Ahora soy fontanero, igual que èl.

“Uno nunca sabe cuanto un Padre ama a su Hijo…”



link:
0
0
0
0
0No comments yet