4 sinfonia de beethoven!! entra lince anda!

La Cuarta Sinfonía

Cuarta Sinfonía en Bruma de Mar lejano. Un barco de porte gigantesco se acerca a las colinas inhabitables de Tierras sin nombre. Los nombres se quedan en aspectos secundarios, las palabras pierden su valor, ganan su postura ante el Futuro y se adentran en lo desconocido para aprender.

La fuerza de un huracán desborda todos los acantilados paseantes, se convierten en estructuras nunca soñadas, se deslizan por barrancos de Luz que abortan en un grito de furia. ¡Nadie lo entiende! Pero continua, porque en la constancia están todos los secretos de la Vida, sin constancia no hay Futuro.

Al Futuro se le educa para que transite por nuestras vidas con paso firme, nada de sorpresas, nada de dudas, sólo en la creación cabe que la Monotonía Imperial se rompa para que entre la novedad. Una vez que dejamos pasar a la renovación, al nuevo aire, vemos con claridad lo que hay al otro lado del cristal.

Todo hay que hacerlo sin miedo, el temor arruina nuestras vidas y nuestras creaciones, convierte a nuestra alma en una desprotegida y en una clonación de seres que hay a millones.

El ruido existe desde antes que el antes, y no debe ser posible dejarle en libertad. El ruido en su tiempo encontró los canales por donde convertirse en música, pero los canales han desaparecido, o están tan escondidos que es el miedo lo que los hace ocultarse.


Pero no vas a ganar la batalla, oh ruido, pasarás a mejor gloria aunque sólo sea por el bien de unos pocos. Derramaré mi sangre en notas si es preciso para que la Armonía gane. Y no me preguntes por qué, no me aconsejes que hay almas que gustan y disfrutan contigo, porque no creeré que hablas de almas, sino de demonios. Y aunque dentro de cada ser haya infinitos belzebús atosigando, habrá que hacerles callar por toda la eternidad.

No hay siglos, hay Tiempos Innumerables, hay Espacios que se mueven al son de Músicas que todavía no se han escrito en ningún papel, en ningún soporte conocido. A veces se piensa que el futuro es predecible por según cómo vayan las cosas en el ridículo tiempo en el que nos movemos. Pero el Presente no existe, sólo es una ilusión, y el Futuro, mientras cabalga libre y salvaje, se está riendo con carcajadas temblantes, resonantes, resquebrajadoras de mundos imperceptibles.

El Cantor de los Dioses al mismo tiempo se ríe de ese salvajismo, porque Él, el Cantor, lo sabe todo, sólo tras su sonrisa apacible y su brillo de ojos espaciales, es donde se encuentra la respuesta a todos los sonidos y a todos los músicos, el ruido jamás ha tenido lugar.



link: https://www.youtube.com/watch?v=ctBqW5e16YM


El Cantor de los Dioses al mismo tiempo se ríe de ese salvajismo, porque Él, el Cantor, lo sabe todo, sólo tras su sonrisa apacible y su brillo de ojos espaciales, es donde se encuentra la respuesta a todos los sonidos y a todos los músicos, el ruido jamás ha tenido lugar.

Las Ondas del Sonido existen para transformarlas, modelarlas, darlas una apariencia y después una sola forma. Las tormentas siguen existiendo y eso pasa por ese amor al ruido que existe incrustado en el ser humano, los sonidos atmosféricos acompañan el perfecto bestialismo que existe en la vida corriente.

No, so se alzará una voz en nombre de nadie diciendo que algún día todo cesará y el gran devenir llegará pronto con voces Poderosas y Deseos olvidados por los hombres, no. Pero no porque no exista una sed terrible de que eso ocurra, sino porque esa Voz ya se ha erigido en son de los Amantes de la Armonía.

Transciende poco que ahora se grite enfurecidamente sobre escenarios y en aparatos electrónicos, esto tan sólo son unos instantes en medio de un Océano de Sonido-Tiempo que desaparecerá tan pronto como el Cantor, Cante.