Canales populares

Billy Idol en Suecia, review sudaka

Hola !
Les comento que hace varios años un amigo se fue a vivir a Suecia. Y como todo tiene sus cosas buenas y de las otras. De las buenas es que tiene la oportunidad de ver grandes shows y a sus bandas favoritas que siemre pasan por Suecia. Aprovechando esto le pedi que hiciera un review del show de Billy Idol para mi blog http://stateofrmind.blogspot.com/. El review quedo tan bueno que lo comparto para el que le guste el rock.

Crónicas desde el Norte,por Ivan Bernengo
Billy Idol en vivo en Gröna Lund.

Domingo 28 de junio 2015


El hecho de vivir en Estocolmo me brinda la oportunidad de ver constantemente a algunos de mis artistas favoritos actuando en vivo.

El problema es que si uno realmente quiere ir a todos los shows que frecuentemente hay, no hay bolsillo que aguante. Una de las formas que tengo de amortizar semejante presupuesto es ir al parque de diversiones llamado Gröna Lund. Se compra un pase para toda la temporada estival y se le saca jugo lo más que se pueda.

Este clásico escenario está ubicado en una de las islas más bonitas de la ciudad y durante el verano la grilla de conciertos es de lo mas ecléctica. Este verano, algunos de los nombres más atractivos son Slash (Quien brindo un show bastante bueno hace un mes atrás), Lenny Kravitz, Alice Cooper, Ace Frehley, Marylin Manson y, en quien centro mi review en esta ocasión, el maestro Billy Idol.



Aparte de haber sido parte de la movida Punk Inglesa del ‘77 junto a la banda Generation X, el tipo se mudo a EEUU y supo tener una carrera solista de lo más exitosa en los años ochenta, sobre todo cuando se junto con el violero Steve Stevens quien lo acompaño a lo largo de esa década. Su coctail de Hard-Rock y Pop lo llevo a vender miles de discos y meter un hit atrás de otro. A comienzo de los noventa se pudrió la cosa con Stevens, por lo que Billy decidió sentarse junto a una Macintosh y despacharse con” Cyberpunk”, un material discográfico poco querido por los fans más conservadores. A pesar de haber venido coqueteando desde hacía rato con el tecno, en este disco la formula no le dio buenos resultados y de ahí en mas su popularidad no hizo más que entrar en declive, Ya en plena explosión del Rock Alternativo (dígase los años del Grunge), Billy paso al olvido como un artista popular y vendedor.



A fines de los 90s se vuelve a amigar con Steve Stevens, pero los discos editados a partir de ese entonces no le movieron un pelo a nadie. Debo reconocer que, como Fan de Billy lo he intentado, pero la verdad es que nunca tuve mucha expectativa cada vez que me enteraba que había algún disco nuevo en la vuelta, y aunque lo he intentado…la decepción es lo que ha imperado.



Pero bueno, a la hora del Show, las chances de que fuera a ver algo que me partiera la cabeza eran limitadas…solo venia a divertirme y a escucharlo a Billy por primera vez en mi vida.





Aun estaba metiéndole diente a mi Fish and Chips, apretado entre las 17 mil almas que me rodeaban, cuando a eso de las 20 hrs, y con una hermosa tarde de fondo, la banda subió a escena y empezaron a sonar los primeros acordes de "Cradle of Love".



El sonido no era óptimo aun, el volumen de las violas se fue ajustando a lo largo del show pero al comienzo era bastante tenue. El parque realmente estaba hasta las bolas, especialmente frente al escenario mayor, hasta el propio Billy lo noto ya que exclamo:”There is a MotherFucking lot of people in here!!”. Esto se debe a que los Suecos tienen un amor desmedido por el costado más pop y grasun de la década de los 80s (como dato de Color tengamos en cuenta que, por ejemplo, David Hasselhoff tenía un programa en la televisión local en el que oficiaba de conductor!!..solo acá…).

Treintañeros, cuarentones y cincuentones grasunes eran más o menos la fauna que nos rodeaban, lo que me puso muy contento, ya que la norma en esta ciudad es que la gente vive obsesionada con su apariencia: indies, posers, hipsters, metrosexuales y pajabravas varios suelen verse aun en los conciertos de Rock…no aquí, no hoy, Gracias por eso Billy.



No fue un comienzo muy potente la verdad, mucho menos metiendo una berretada como “Save Me Now” de su último álbum “Kings and Queens of the Underground” como segundo tema. Le siguió “Dancing with myself” en una versión que activo un poco a la gente, pero denoto algún que otro pifie en la performance del platinado artista. Es que tenemos que tener en cuenta que Billy acaba de cumplir sesenta años y que a pesar de verse en buena forma, ya no tiene la potencia que supo tener en sus años mozos.



Al parecer, yo era uno de los pocos que quería cantar durante el estribillo de: “Flesh!...Flesh!...Flesh for Fantasyyyy!”, y retribuirle al artista un poco de la energía que estaba brindándonos, el tema me hizo mover la patita un poco pero no tuvo una gran recepción por parte del gélido publico escandinavo.

Cuando el show parecía estar empezando a levantar gracias a la inclusión “Ready, Steady, Go” (presentado por el mismo como el 1er tema compuesto para Generation X en 1976) se produce nuevamente un paso en falso en el set-list al despacharse un par de Bodrios de su último disco: "Postcards from the past" y “Cant Break me Down”, para el olvido, invitaron al bostezo más que al agite.



“Eyes Without a Face” me hizo recuperar la fe en esta banda que no venía ofreciendo mucho, debo decir que si hay algo que me parece anacrónico totalmente es el tratamiento del teclado, no han tratado de aggiornar el sonido en lo mas mínimo y creo que hoy en día esto suena un poco fuera de lugar.

Gracias a el set acústico la cosa se puso un poco mejor. "Sweet Sixteen" y el momento "Rocabilly Idol", como lo anuncio el mismo, con "Got to be a Lover" justifico el hecho de haber ido hasta ahí a verlo.

Altamente disfrutable fue el break, en el que Steve Stevens se salió del molde y nos regalo un medley con sonidos reminiscentes al flamenco, mucha técnica y feeling desembocando en la intro de “Stairway to heaven” con la que se metió al público en el bolsillo y demostró ser el corazón de esta banda.



Para la recta final aparecieron los clásicos que yo mas estaba esperando: "Rebel Yell" con Billy haciendo lo posible para agitar a la gente coreando: “Do you feel allright?I feel allright, Do you feel allright??”, y a lo que ante la pasividad absoluta, opto por pelar y quedar pecho al aire provocando el alarido desenfrenado de alguna que otra viejarda que andaba ahí en la vuelta...



De lo mejor fue el arranque acústico de "White Wedding" y la posterior explosión cuando entro toda la banda a meterle peso. El ultimo track de su último disco fue una grata sorpresa también:”Whiskey and Pills” donde se sintió mucha polenta y unos buenos riff de viola y bajo. Ya sobre el final no quedaba más que despedirse con “Mony Mony” dejando la sensación de haber presenciado un espectáculo de lo más sobrio y es que si no hubiese sido por por el carisma y el virtuosismo de Steve Stevens, mi veredicto final no hubiese llegado ni al 6.



Puntaje: 6/10, Ivan Bernengo.
0
0
0
0No hay comentarios