Check the new version here

Popular channels

Cambalache, Enrique Santos Discepolo




Hay cosas que a pesar del paso de los años no pierden vigencia, hoy les dejo algo que muchos conocen y por serlo no deja de ser emblematico mas en este Pais donde todo es un cambalache


Biografia de Enrique Santos Discépolo






Nació en el Barrio porteño de Balvanera y murió en la misma ciudad de un síncope al corazón, 50 años después.
Tras fallecer sus padres, su hermano Armando, 14 años mayor, se convirtió en su maestro
y le descubrió la vocación por el teatro. Con él dio sus primeros pasos como actor en
1917. En 1918 escribió sus primeras obras de teatro: El señor cura, El hombre solo y
Día feriado. En 1923 actuó en la obra Mateo, escrita por su hermano. Prosiguió
escribiendo para el género teatral y al mismo tiempo, en 1925, compuso la música del
tango “Bizcochito” y la letra y la música de “Que vachaché”.






En 1927 compuso el tango “Esta noche me emborracho”, popularizado por Azucena Maizani.
Más tarde, entre 1928 y 1929, escribió “Chorra”, “Malevaje”, “Soy un arlequín” y
“Yira-yira”, entre otros. Mientras tanto, continuaba actuando con éxito en los teatros
de Montevideo y Buenos Aires.
Entre 1931 y 1934 escribió varias obras musicales, entre ellas, Wunderbar y Tres
esperanzas. En 1935 viajó a Europa y a su regreso se vinculó al mundo del cine como
actor, guionista y director. Simultáneamente escribió y compuso sus tangos más notables
Cambalache (1935), Desencanto (1937), Alma de bandoneón (1935), Uno (con música de
Mariano Mores, 1943) y Canción desesperada (1944).






En 1947, después de una gira por México y Cuba, compuso Cafetín de Buenos Aires (1948).
Durante los siguientes años continuó produciendo películas, obras teatrales y tangos,
algunos de los cuales fueron estrenados después de su muerte.
Finalmente, el 13 de abril 1951, estrena y protagoniza su última película como actor,
dirigida por Manuel Romero, llamada El hincha. En la que queda inmortalizada su frase
célebre en la que describe lo que es un hincha de fútbol.
De ideología peronista, desde los estudios de la radio y con el apodo de "Mordisquito"
combatió a los que consideraba "carneros" de la oligarquía o cipayos. Ello le provocó
bastantes disgustos en la fase final de su vida








Sus composiciones


1925. BIZCOCHITO (tango), con letra de José Antonio Saldías. Estrenado en la pieza teatral de éste, "La Porota", por Olinda Bozán.
1926. QUE VACHACHE (tango).
1928. ESTA NOCHE ME EMBORRACHO (tango). CHORRA (tango).
1929. MIGUELITO (tango). Solamente musical en origen, fue luego versificado por Francisco García Jiménez y se denominó "Pero el día que me quieras", MALEVAJE (tango). Con música de Juan de Dios Filiberto. EN EL CEPO (tango). En colaboración con Francisco Pracánico. SOY UN ARLEQUIN (tango). ALGUNA VEZ (tango). Con letra de Francisco García Jiménez.
1930. VICTORIA (tango). JUSTO EL 31 (tango). YIRA, YIRA (tango). CONFESION (tango). Letra en colaboración con Luis C. Amadori.
1931. ¿QUE SAPA, SEÑOR? (tango). SUEÑO DE JUVENTUD (vals).
1932. SECRETO (tango). CREASE O NO (tango). En colaboración con Francisco Canaro y Roberto Fontaina, bajo el seudónimo conjunto "Ca-Di-Fon".
1933. TRES ESPERANZAS (tango). S.O.S. (tango). (Antes llamado "En el cepo").
1934. CARRILLON DE LA MERCED (tango). Letra en colaboración con Alfredo Le Pera. QUIEN MAS, QUIEN MENOS... (tango).
1935. ALMA DE BANDONEON (tango). CAMBALACHE (tango).
1937. MELODIA PORTEÑA (tango). CONDENA (tango). (Antes "S.O.S." y, previamente, En el cepo). DESENCANTO (tango). Letra en colaboración con Luis C. Amadori.
1939. CUATRO CORAZONES (milonga). TORMENTO (tango).
1940. MARTIRIO (tango).
1941. INFAMIA (tango).
1943. UNO (tango). Con música de Mariano Mores.
1944. CANCION DESESPERADA (tango).
1946. SIN PALABRAS (tango). Con música de Mariano Mores.
1947. EL CHOCLO (tango). Letra suya, sobre la música de Ángel Villoldo.
1948. CAFETIN DE BUENOS AIRES (tango). Con música de Mariano Mores.
1952. MENSAJE (tango). Póstumo; con letra de Cátulo Castillo.
1956. FANGAL (tango). Póstumo; concluido, en música y letra, por Homero y Virgilio Expósito.
1959. ANDRAJOS (tango). Póstumo; con letra de Alberto Martínez. FRATELLANZA (tango). Póstumo; concluido por Homero Expósito






Filmografía.Actor;


El hincha (1951)
Yo no elegí mi vida (1949)
...Y mañana serán hombres (1939)
Cuatro corazones (1939)
Melodías porteñas (1937)
Mateo (1937)
Yira, yira (1930)





Director;



Cándida, la mujer del año (1943)
Fantasmas en Buenos Aires (1942)
En la luz de una estrella (1941)
Caprichosa y millonaria (1940)
Un señor mucamo (1940)
Cuatro corazones (1939)





Guionista :



Blum (1970) (argumento)
El hincha (1951)
Yo no elegí mi vida (1949)
Cándida, la mujer del año (1943)
Fantasmas en Buenos Aires (1942)
En la luz de una estrella (1941)
Confesión (1940)
Caprichosa y millonaria (1940)
Un señor mucamo (1940)
Cuatro corazones (1939)
Melodías porteñas (1937






Aqui el tema que nunca dejo ni dejara de tener vigencia




link: https://www.youtube.com/watch?v=5RDWtPH9x3Y

El clásico tango Cambalache cantado por Julio Sosa, el "Varón del tango", la version mas conocida







link: http://www.youtube.com/watch?v=T0kTiKCC3UI



Letra


Que el mundo fue y será una porquería
ya lo sé...
(¡En el quinientos seis
y en el dos mil también!).
Que siempre ha habido chorros,
maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
valores y dublé...
Pero que el siglo veinte
es un despliegue
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos
en un merengue
y en un mismo lodo
todos manoseaos...

¡Hoy resulta que es lo mismo
ser derecho que traidor!...
¡Ignorante, sabio o chorro,
generoso o estafador!
¡Todo es igual!
¡Nada es mejor!
¡Lo mismo un burro
que un gran profesor!
No hay aplazaos
ni escalafón,
los inmorales
nos han igualao.
Si uno vive en la impostura
y otro roba en su ambición,
¡da lo mismo que sea cura,
colchonero, rey de bastos,
caradura o polizón!...

¡Qué falta de respeto, qué atropello
a la razón!
¡Cualquiera es un señor!
¡Cualquiera es un ladrón!
Mezclao con Stavisky va Don Bosco
y "La Mignón",
Don Chicho y Napoleón,
Carnera y San Martín...
Igual que en la vidriera irrespetuosa
de los cambalaches
se ha mezclao la vida,
y herida por un sable sin remaches
ves llorar la Biblia
contra un calefón...

¡Siglo veinte, cambalache
problemático y febril!...
El que no llora no mama
y el que no afana es un gil!
¡Dale nomás!
¡Dale que va!
¡Que allá en el horno
nos vamo a encontrar!
¡No pienses más,
sentate a un lao,
que a nadie importa
si naciste honrao!
Es lo mismo el que labura
noche y día como un buey,
que el que vive de los otros,
que el que mata, que el que cura
o está fuera de la ley...






Lunfardo en esta letra



dublé
(fr. Doublé.) Imitación de una alhaja fina, oro falso, metal dorado.

burro
(delinc.) Cajón de mostrador (AD), cajón de escritorio (AD.)// (pop.) Asno, hombre rudo

y de poco entendimiento// hombre laborioso y de mucho aguante// persona que ha

estudiado mucho pero no tiene ingenio ni discernimiento// (turf.) Caballo de carrera.

caradura
(pop.) Persona por demás desfachatada y sinvergüenza (LCV), descarado, desvergonzado.

chicho
(pop.) Afer. de Pichicho. Perro pequeño// mafioso.

Chorro
(lunf.) Ladrón (LCV.), malhechor// punguista (JAS.), variante de Choreo (BRA).

dublé
(fr. Doublé.) Imitación de una alhaja fina, oro falso, metal dorado.


el que no llora no mama
(pop.) Si no se solicita insistentemente lo que se desea obtener, ello no se logra

horno
(pop.) Crematorio// infierno.

la biblia
(turf.) Calendario de carreras de caballos.
616 vistas

la ley
(pop.) La Policía.

merengue
(pop.) Asunto o cosa complicada o enredada// barullo, desorden, alboroto//

nadie
(pop.) Persona insignificante.

napoleón
(pop.) Persona de nacionalidad italiana (LCV.).

porquería
(pop.) Deslealtad// acción sucia o indecente// suciedad, inmundicia, basura// grosería,

falta de educación o respeto// cosa de poco valor/

sable
(pop.) Metaf por pene (LCV.); cierto órgano masculino (REV. R)// (delinc.) pasador de

una puerta (AD.).

vida
(pop.) Apoc. de Vida airada y Mala vida.

vidriera
(pop.) Escaparate.



para mas informacion sobre el lunfardo y el significado de las frases te dejo este link


http://www.todotango.com/comunidad/lunfardo/





La radio iba a ser el vehículo para difundir su ideario, en su famoso y fulminante
micro-programa: "¿A mí me la vas a contar?".


El último texto leído por Discépolo el 10 de noviembre de 1951, un día antes de las elecciones que concluyeron con el triunfo arrollador de Perón dijo:


Mordisquito ¿A mí me la vas a contar?
Bueno, mirá, lo digo de una vez. Yo no lo inventé a Perón. Te lo digo de una vez, así
termino con esta pulseada de buena voluntad que estoy llevando a cabo en un afán mío de
liberarte un poco de tanto macaneo. La verdad: yo no lo inventé a Perón, ni a Eva
Perón, la milagrosa. Ellos nacieron como una reacción a los malos gobiernos. Yo no lo
inventé a Perón ni a Eva Perón ni a su doctrina. Los trajo, en su defensa, un pueblo a
quien vos y los tuyos habían enterrado de un largo camino de miseria.
Nacieron de vos, por vos y para vos. Esa es la verdad. Porque yo no lo inventé a Perón,
ni a Eva Perón. Los trajo esta lucha salvaje de gobernar creando miseria, los trajo la
ausencia total de leyes sociales que estuvieran en consonancia con la época. Los trajo
tu tremendo desprecio por la clases pobres a las que masacraste, desde Santa Cruz hasta
lo de Vasena, (se refiere a la Patagonia Rebelde y a la Semana Trágica) porque pedían
un mínimo respeto a su dignidad de hombres y un salario que les permitiera salvar a los
suyos del hambre. Sí, el hambre y de la terrible promiscuidad de sus viviendas en las
que tenían que hacinar lo mismo sus ansias que su asco





No. Yo no lo inventé a Perón ni a Eva Perón. ¡Vos los creaste! Con tu intolerancia. Con
tu crueldad. Con la misma crueldad aquella del candidato a presidente que mataba peones
en su ingenio porque le pisaban un poco fuerte las piedritas del camino a la hora de la
siesta (se refiere a Robustiano Patrón Costas, cuya postulación en la fórmula con Ramón
Castillo se malogró con el golpe del 4 de junio de 1943).
Sí, yo sé que te fastidia que te lo recuerde. Es claro, pero vamos a terminarla de una
vez. Porque yo no lo inventé a Perón ni a Eva Perón. Los trajo la injusticia que
presidía el país. Porque a fuerza de hacer un estilo de tanto desmán, terminó por
parecerte correcto lo más infame. Claro, a vos no te alcanzaba esa injusticia.
Tendrías, como un señor que yo conocía y que iba todos los meses a cobrarlo, un puesto
de ama de cría para cubrir sus gastos, que se lo pagaban oficialmente, y un sueldo para
salir con el clan.
Yo me acuerdo del clan. Y vos también. Aquella mafia siniestra que salía sólo para
aterrorizar gente y mataba una vez a gomazos, otra vez a tiros y a veces con el camión
para hacerlo más divertido. No, si la memoria fastidia. Pero yo no lo inventé a Perón
ni a Eva Perón. Los trajo la injusticia que manejaba el país. Mirá, si vos hubieras
estado en la Semana Trágica como yo y como tantos, en Cochabamba y Barcala, y hubieras
visto morir primero a aquellos cinco, luego a cientos, y hubieras visto masacrar judíos
por una gloriosa institución que nos llenó de vergüenza, no hubieras formado nunca más
parte de ese partido que integrás por amor propio y quizá por ignorancia de tantos
echos delictuosos que son los que empezaron a preparar la llegada de Perón y Eva
Perón.





En un país milagroso de rico, arriba y abajo del suelo, la gente muerta de hambre. Los
maestros sirviendo de burla en lugar de hacer llorar porque estaban sin cobrar un año
entero. ¡No! ¡Y todo vendido! ¡Y todo entregado! Yo sé que te da rabia que te lo
repitan tantas veces, pero es que entristece también pensar que no lo querés oír. El
otro día, en un discurso oí que decías refiriéndote a un gobierno de 1918: Ya por ese
entonces los obreros gozaban.... ¿De qué gozaban? ¡Los gozaban!, que no es lo mismo. Y,
sí, Mordisquito, ¡los gozaban!
La nuestra es una historia de civismo llena de desilusiones. Cualquiera fuese el color
político que nos gobernó, siempre la vimos negra. Aspiramos a gozar y al final nos
gozaron. ¡Todos! ¡Siempre! Una curiosa adoración, la que vos sentís por los pajarones,
hizo que el país retrocediese cien años. Porque vos tenés la mística de los pajarones y
practicás su culto como una religión. Cuanto más pajarón él, más torpe y más crédulo
vos. Te gusta oír hablar a la gente que no le entendés nada; la que te habla claro te
parece vulgar.
Yo también entré como vos y, ¿por qué no confesarlo?, me sentía más conmovido frente a
un pajarón que frente a un hombre de talento. El pajarón tiene presencia, tiene
historia larga, la que casi siempre empieza con un tatarabuelo que era pirata. Yo
también me sentía dominado por los pajarones cuando era chico. Ahora, ¡no! Cuando era
chico, sí. ¡Pero no ahora, Mordisquito! Salvate de los pajarones. El fracaso - por no
decir la infamia - de los pajarones fue lo que trajo como una defensa a Perón y Eva
Perón. Pero no fui yo quien los inventó.
A Perón lo trajo el fraude, la injusticia y el dolor de un pueblo que se ahogaba de
harina blanca y una vez tuvo que inventar un pan radical de harina negra para no
morirse de hambre. Tampoco te lo acordabas. ¡Ay, Mordisquito, qué desmemoriado te
vuelve el amor propio!.
Te dejo. Con tu conciencia. ¡Perón es tuyo! ¡Vos lo trajiste! ¡Y a Eva Perón también!
Por tu inconducta. A mí lo único que me resta es agradecerte el bien enorme que sin
querer le hiciste al país. Gracias te doy por él y por ella, por la patria que los
esperaba para iniciar su verdadera marcha hacia el porvenir que se merece.
¡A mí ya no me la podés contar, Mordisquito! Hasta otra vez, sí. Hasta otra ve






"Negar que he deseado ser querido sería una impostura. Lo he soñado, lo he padecido y
lo sufro con agrado. Siempre he deseado que me quisieran, aunque esta aspiración no
conduzca jamás a buenos resultados comerciales, ni traiga aparejada una libreta de
cheques. Pero mi capacidad fraternal es tan sincera, de tan sencilla buena fe, que soy
de los que quieren, sin discriminar, a la guía telefónica entera. Quiero a los que me
saludan y quiero hasta a los que me estafan (...) Soy un hombre vulgar. Soy un hombre
solo (...) Porque pasé de la sencilla soledad de una infancia triste, a esta madurez de
hombre parado en una esquina, también solo y sin tener con quién trenzar prosa... En el
largo y penoso diálogo de mi vida no he tenido más interlocutor que el Pueblo. Siempre
estuve solo con él. Afortunadamente con él. El pueblo me devolvió la ternura que le di
y yo -fulano de tal- soy el hombre que conversa con la multitud como con su familia y
cuenta, en voz alta, lo que la multitud -que es él o igual a él- ansía que le digan."


Enrique Santos Discépolo


Fuente: Enrique Santos Discépolo, Escritos inéditos, (Introducción y comentarios:
Norberto Galasso), Ediciones del Pensamiento Nacional, 1986.



Si te interesa saber algo de su biografia , te dejo este video



link: https://www.youtube.com/watch?v=eKyISWmi5uA




A todos por pasarse
0No comments yet
      GIF
      New