"Lo que soñamos está siendo posible"

La banda argentina Tan Biónica tocará en Montevideo el 4 de octubre a las 20 horas en el Velódromo Municipal para el cierre de su Tour Destinológico. El País habló con el vocalista Chano Moreno Charpentier sobre el momento y las expectativas.



Tan Biónica llegó por primera vez a Uruguay para presentar su álbum debut, Canciones del huracán, en 2008. Tocaron en el bar Lindolfo de la Ciudad Vieja para unas ochenta personas como mucho. Después del show, pasada la medianoche, tuvieron que esperar hasta las siete de la mañana para que saliera el primer Buquebus que los llevaría de regreso a Buenos Aires. Y como no tenían hotel, dejaron pasar el tiempo dando vueltas por la Ciudad Vieja o acampando en un café.


link: https://www.youtube.com/watch?v=crdWLUfO8wI


La foto, seis años después, parece muy lejana. Dentro de tres semanas el grupo llenará el Velódromo Municipal, un predio para unas 10 mil personas que está muy lejos de aquel Lindolfo y también de la Sala Zitarrosa, otro escenario montevideano que frecuentaron. Hace un año, de hecho, Tan Biónica le puso sello a su éxito en Uruguay con dos shows en el Teatro de Verano. Esa vez, ni la fuerte tormenta de ambas noches pudo frenarlos. "Yo quería tocar. Para mí el Teatro de Verano era como tocar en el Luna Park", confiesa Chano en diálogo con El País. "La compañía discográfica hablaba de que era más redituable suspender la segunda función y hacerla al otro día, pero a mí no me importaba".

El Velódromo, donde en años recientes tocaron artistas de larga trayectoria como Andrés Calamaro o verdaderos fenómenos masivos como Calle 13, es definitivamente consagratorio y da cuenta de cuán extenso es el radio de la explosión biónica, que empezó luego de Obsesionario (2010), bajo la estela del superhit Ella. El efecto sigue expandiéndose. "Tan Biónica lleva un formato que no llevó ningún artista sudamericano. La gente va a ver un show que jamás se vio en Uruguay, con pantallas y arpas láser que jamás se vieron. Abordamos todos los shows con la misma pasión", explica el vocalista del grupo. "Pero yo no puedo ser indiferente a que nací en Buenos Aires y que mi mamá y mis amigos van a ver ese show. Y tampoco puedo ser indiferente a que veraneo siempre en Uruguay, que soy fanático de Montevideo, de los grises de la ciudad, de Galeano".

El grupo, con su espectáculo, también busca romper costumbres e ideas arraigadas en el imaginario colectivo. "No es que los uruguayos son tranquilos y los porteños cancheros. A cualquiera que me diga que los uruguayos son muy tranquilos le digo: `vení a un show de Tan Biónica`. Los uruguayos están enfiestados. Ahí si te ponés una remera de Megadeth o te pintás el pelo de verde nadie te va a decir nada".

Después de Obsesionario, que los sacó del oscurantismo y los convirtió en el gran fenómeno pop latinoamericano de los últimos tiempos, llegó la difícil tarea de sucederlo. Destinología (2013) no se quedó atrás: Ciudad Mágica y La melodía de Dios coparon las radios y Tus ojos mil o Música evidenciaron un crecimiento musical muy marcado. De ahí nació el Tour Destinológico, que llega a Montevideo con una apuesta que, en palabras del propio Chano, supera todo lo anterior, incluso el despliegue del grupo en el cierre del pasado Quilmes Rock porteño. La idea es arriesgar siempre, subir la apuesta y difundir el mensaje. "Lo que logramos lo hicimos a base de esfuerzo y lo estamos aprovechando, dure lo que dure. Ojalá dejemos algo en Uruguay así como los uruguayos nos han dejado tanto".

Desde los tiempos en los que no vivían de la música y se hacían un hueco para trabajar en sus canciones, hasta ahora, cuando viven por y para la música, las vidas de los integrantes del grupo -que completan, desde el primer demo, Sebastián Seoane (guitarra), Gonzalo Moreno Charpentier (bajo), Diego Lichtenstein (batería) y Germán Guarna (teclados)- cambiaron radicalmente. "Trato de nunca olvidarme de esos días en que iba por la ciudad y no me conocía nadie", asegura Chano. "Lo que soñamos algún día con mis amigos de la secundaria está siendo posible. No sé por qué, no porque seamos los mejores músicos ni nada que ver, pero está pasando".

Al hablar del éxito, el vocalista y compositor principal del grupo adopta un tono confesional. "En un momento estar en esta posición hace que la cabeza te vaya para cualquier lado. Yo esperaba mucho menos de la música que esto. A veces es un delirio, dice, y agrega: "¿Quiero irme a vivir a Los Angeles? Por el momento quiero seguir hablando con las personas, seguir haciendo música, porque también es mi límite, lo que puedo. También está bueno que si vos vas al piso diecisiete de un hotel te acuerdes que hace cinco años eras camarero, pedías el sábado y te ibas a Uruguay a tocar para cien personas".

Ya se trabaja en un nuevo álbum de estudio
Más allá de que el gran reconocimiento le llegó a Tan Biónica con Obsesionario, ya desde Canciones del huracán estaban claras ciertas marcas de identidad en las canciones. "Tratamos de hablar de una manera que no hable nadie", explica Chano sobre por qué el grupo logra llegar a tanta cantidad de público.

Como adelanto, el músico explicó que ya trabajan en un nuevo álbum a salir, seguramente, en marzo del año próximo. "Se viene un gran disco nuestro, uno excelente. Muchas cosas cambiaron, otras se mejoraron. Lo nuestro es la exploración, traer música de afuera, viajar, hacer cosas que nadie haya hecho, como vamos a hacer en el Velódromo".

El concierto del 4 de octubre cae, entonces, en un momento especial, entre Destinologia y su sucesor. "Para el compositor es una etapa rara porque tengo diez canciones hechas para el próximo disco que estoy grabando. Y nosotros tenemos que estar adelantados al tiempo porque tenemos que grabar ahora para que en marzo tal vez salga. Entonces estamos junto en el proceso de abandonar el disco anterior y empezar canciones nuevas. A su vez la vida empieza a cambiar. Cuesta cerrar los procesos, pero la evolución ha sido muy satisfactoria".

El Tour Destinológico concluirá el 7 de diciembre con un multitudinario show en el Hipódromo de Palermo en Buenos Aires. A partir de ahí, empezará otra etapa.