Check the new version here

Popular channels

Romeo Santos hizo delirar al Monumental

Más de 50 mil fans ovacionaron al “rey de la bachata” en el primer recital porteño que ofreció el sábado en el estadio de River Plate, aun cuando arrancó con casi hora y media de retraso. El 10 de marzo canta en Mendoza.





El cantante neoyorquino -hijo de latinos- Romeo Santos llenó el sábado a la noche su primer estadio de River Plate a base de bachata, algunos toques de hip hop, pero sobre todo mucho carisma y contacto con un público incondicional que festejó la presencia de este exponente de la música latina que viene teniendo un crecimiento sostenido en el mundo de la música.

Nacido en el Bronx, hijo de madre puertorriqueña y padre dominicano, Romeo Santos vino por primera vez a la Argentina con su anterior grupo, Aventura, con el que concretó dos Luna Park, para luego volver como solista con una cantidad de recitales que fue creciendo hasta que, en 2014, lleno cinco Geba.

A pocos días de haber cerrado con todo en el Festival del Lago en el Calafate y arrasar en el Festival de Viña del Mar en Chile, Romeo se lució este sábado en un estadio Monumental repleto de fans que, aunque estaban impacientes por el retraso del show (pautado para las 21, arrancó a las 22.25), se olvidaron de todo y disfrutaron con ganas del “rey de la bachata”.

Desde su primera visita, Santos se ha preocupado siempre por traer un show de nivel internacional y la noche del sábado no faltó ningún lujo: lo acompañó una banda con 10 músicos, dos coristas, seis bailarines y cinco enormes pantallas para que el show pudiera verse desde cualquier punto de la cancha de River, además de una interesante puesta de luces.

El recital comenzó con "Inocente", uno de sus hits, para luego seguir con canciones de su último disco "Formula Vol. 2" cómo "Fui a Jamaica", "Loco" o "Cancioncitas de amor".

Santos sabe administrar los tiempos desde un escenario repleto de color dorado, con leones gigantes y un pie de micrófono, también de color oro, que asemeja a una corona. Durante el recital habló con el público y especialmente con sus admiradora (“Me las llevaría a todas conmigo”, les decía), tomó vino desde su cáliz y brindó a la salud de las argentinas que en un 80 por ciento cubrían el abigarrado Monumental, aunque también les habló a los hombres que sufren por amor.

Todo en él es un poco recargado, pero funciona. Y si tuvo un comienzo a puro éxito, se hizo un tiempo para sus canciones clásicas de los comienzos con el grupo tropical Aventura, como "Noche de sexo" u "Obsesión".

Así como hace 20 años, Luis Miguel supo ponerle un cuerpo, una voz y un sonido nuevo al bolero, hoy Romeo Santos lo hace con un género musical menos explotado como es la bachata, un lugar que comparte con el joven Prince Royce, también neoyorquino e hijo de latinos.

A esta música, surgida a fines de los 70 como una derivación de la salsa, y a la que Juan Luis Guerra llevo a la cima de los rankings en los años '80, ahora Santos le agrega un cuerpo joven, algunas guitarras funk, algo de máquinas al estilo hip-hop y una estética de videoclip proyectados todo el tiempo en las pantallas ubicada a los costados del escenario.

Él tiene una voz limitada, pero no hace ningún esfuerzo que lo deje mal parado, para los tonos altos y sostenidos están el hombre y la mujer que conforman el coro y que hasta juegan a ser una especie de Pimpinela durante el tema "El malo".

Romeo se destacó también por su espontaneidad y la participación e importancia que le da a su público, como cuando hizo subir a un joven para cantar a capela algunos fragmentos de sus canciones, previo al éxito de "Ella o yo". O cuando tomó, ahora sí, a un chica del público para bailar y darle algunos inocentes besitos, ante la admiración y envidia del público femenino que fueron vestidas como para una gran noche de amor.

Santos se cambió tres veces de ropa, lo que generó el aplauso de la platea femenina y los comentarios cómplices de sus músicos quienes, a cierta altura del show, ya eran una parte más del espectáculo.

Para el cierre, Romeo desgranó una andanada de éxitos para poner a la gente de pie, con “Romeo y Julieta”, los inocentes "Amor de madre" y "Hermanita", para luego entrar en la pasión más sensual de “La boda, 5 AM”.

Santos ha sabido unir al público tropical argentino, tradicionalmente de clase obrera, con las chicas de clase alta y media, tradicionalmente afines a Luis Miguel, Ricky Martin y Enrique Iglesias, con su estilo romántico pero a la vez sensualmente aguerrido. Y con esos toques eróticos, Santos terminó el show al meterse en una cama gigante con una piba y entre las sábanas cantarle su hitazo "Propuesta indecente".

Toda la gente se fue contenta de este River que volvió a abrir las puertas para un recital, y muchos se preguntaban si podrán conseguir una entrada para el segundo recital de anoche, mientras que en nuestra provincia se lo espera para el martes 10 de marzo en el anfiteatro Frank Romero Day, en la tercera repetición de la tradicional Fiesta de la Vendimia.
0
0
0
0
0No comments yet