Check the new version here

Popular channels

Un enigma llamado ARCA



En este espacio que con sobrado regocijo lanzamos hoy, Felipe Vallejo, de Radio Pachone CRW, nos comparte algunas de las gemas más raras y sin duda, bellas, que extrae durante sus incansables jornadas de minería musical a lo largo y ancho de la web. En esta primera entrega, el protagonista es un joven asceta venezolano que, con una obra obscura y enigmática, anda convirtiéndose en uno de los productores revelación del planeta Tierra.


Ser, desde hace años, uno de esos inquietos saqueadores de música en la red me ha llevado a encontrarme con joyas, puercadas, más puercadas y cosas que realmente me dejan en silencio. Entre ellas está Arca.

Hijo de Bolívar, de la tierra de Chávez y de los Billos Caracas Boys, de este enigmático productor venezolano de 24 años no se sabe mucho, además de que aportó trabajo de producción en cuatro temas del último disco de Kanye West, YEEZUS, que es el genio detrás del sonido de la nueva diva del future RnB FKA Twigs, y que al igual que a Aphex Twin no le gusta de a mucho eso de tocar en vivo o dar entrevistas. Se rumora inclusive que desde el principio de su carrera no quería que su nombre fuese revelado. Aunque se la pasa tirando temas y mixtapes en la red (que, para ser honestos, le rompen el trasero a cualquier David Guetta, Steve Aoki o Skrillex), el interés principal de Alejandro Ghersi o Arca no es necesariamente ponernos a bailar.




Escuchar a Arca me devolvió a la biblia. Al señor Richard D. James, rey del ruido, el ambient y del IDM. Pero compararlos sería ridículo, ya que Richard, o cualquiera que sea su nombre, es demasiado avanzado, inclusive para la actualidad. Aún así, Arca logra lo que nadie más puede: hacernos olvidar de cuánto extrañamos y reclamamos un nuevo disco de Aphex Twin.




Sonidos oscuros que parecen salir del interior de una cueva mezclados con atmósferas digitales que se mueven entre las pesadillas más tenebrosas y los sueños más bonitos. Golpes fuertes y sintes románticos, lindos y pausados, casi melancólicos, con voces que nos llevan por un viaje medio macabro. La narrativa sonora de Arca no es lineal, y ahí está su encanto, en que puede comenzar muy arriba, luego bajar, subir un poco y crear cambios totalmente inesperados. A veces sus ambientes crecen hasta convertirse en atmósferas hip hop y otras veces se transforman en ruidos completamente demenciales. Las tonadas de Arca se mezclan además con satánicas imágenes del artista visual inglés Jesse Kanda: esófagos, partes del cuerpo moviéndose en rituales seductores, bebés macabros y formas alienígenas.




Este año, ARCA ha decidido salir de gira en compañía de Jesse Kanda y el DJ estrella de la casa Fade To Mind, Total Freedom. Y aunque no creo que los pueda ver por esta región, ni pienso hacer un grupo en Facebook para que los traigan, mi única intención es compartirles esta joya musical que me encontré en mis noches navegando las vastas redes musicales de Internet.
0
0
0
0
0No comments yet