About Taringa!

Popular channels

VA - Tribute To Robert Johnson (2013)





La imagen que encabeza este post podría decirse que es la imagen del propio Blues. Robert Johnson es seguramente el músico que mejor representa este género, tanto por su música como por su vida y mitología. Considerado uno de los mejores guitarristas y cantantes de Blues de todos los tiempos, su obra, de la que nos han llegado únicamente 29 grabaciones, de las cuales 13 se grabaron 2 veces, ha inspirando a músicos de todas las generaciones como John Fogerty, Bob Dylan, Johnny Winter, Jimi Hendrix, The Yardbirds, Led Zeppelin,The Allman Brothers Band, The Rolling Stones, Paul Butterfield, Queen, The White Stripes, The Black Keys, The Band, Neil Young, Warren Zevon, Jeff Beck, o Eric Clapton, con canciones como Sweet Home Chicago o Crossroad Blues, a pesar de que hace más de cien años de su nacimiento.




Existen dos versiones de la biografía de Robert Johnson, por lo que cada cual puede elegir la que más le guste. Yo personalmente me quedo con la siguiente:
El joven Robert desea sobre todas las cosas ser el mejor músico de Blues de la historia, por lo que decide dejar la escuela y dedicarse a la música exclusivamente. Sin embargo no tiene ningún talento para la música, ni como instrumentista ni como cantante. Frustrado por su incapacidad el joven Robert vagaba por los caminos esperando algo que le permitiera ser músico sobre todas las cosas. Una noche en un Juke-Joint le cuentan que en un cruce de caminos encontrará a un gigantesco hombre negro que le afinará la guitarra y le dará el éxito a cambio de su alma. Obviamente se trata del Diablo. A cambio de su alma Robert Johnson se convertiría en un año en el Rey del Blues del Delta del Mississipi, creando los mejores Blues de la historia. Sin dudarlo se dirije al cruce en Clarksdale (Mississipi), en las actuales autopistas 61 con la 49, entonces únicamente pequeñas carreteras e hizo lo único que le quedaba para cumplir su sueño, vendió su alma al Diablo. Entregó su guitarra a Satán y esperó en el cruce hasta la medianoche, momento en que el Diablo volvió y le entregó la guitarra. Probó a deslizar sus manos por el mastil y empezó a sonar el mejor Blues que jamás había oido.





La leyenda continúa diciendo que Johnson llegó al éxito gracias a sus conciertos y a sus grabaciones, pero él seguía atormentado por las pesadillas de perros diabólicos que lo perseguían y este dolor solamente encontraba un alivio momentáneo al componer o interpretar su música. Gracias a su fama fue llamado para participar en el concierto "Spirituals to Swing", que se haría en el Carnegie Hall de Nueva York, pero en ese momento llegó la noticia desde el Mississippi: Robert Johnson había sido envenenado por el marido de una novia celosa durante una presentación en un juke-joint. Quienes estaban allí cuentan que lo vieron correr en cuatro patas, aullando y echando espuma por la boca como si fuera un perro rabioso. Sus últimas palabras fueron "Le pido a mi redentor que venga y me saque de la tumba". Johnson fue enterrado en una tumba sin nombre, sellando así su pacto con el diablo. A día de hoy su fama y su reinado sobre el Blues del Delta del Mississipi continúa vigente, como si el pacto con el Diablo fuera eterno.




La otra biografía del sr. Johnson también tiene elementos de la mitología del Blues, como romances prohibidos, vida en la carretera, una muerte prematura y en extrañas circunstancias, etc... Como compositor, cantante y guitarrista de gran destreza, Johnson produjo lo mejor del blues y se convirtió en la verdadera leyenda. Un genio atormentado por demonios, por el alcohol, por las mujeres, que murió joven, el 16 de agosto de 1938 a los 27 años, logrando adquirir todo ese perfil de personaje mitológico, que se ha logrado mantener gracias al romanticismo de muchos biógrafos.
Robert LeRoy Johnson nació el 8 de mayo de 1911 (fecha más probable) en Hazlehurst, al sur del estado de Missisipi. Su madre era Julie Ann Majors (Julie Dodds), hija de esclavos que tuvo a su hijo con un jornalero que pasó por el poblado llamado Noah Johnson tras separarse momentáneamente de su esposo Charles Dodds Jr., carpintero de cierta posición económica. Su madre se reconcilió con su marido, por lo que el joven Robert tardó años en saber su verdadero apellido. Robert creció con el appelido Spencer, adoptado por su padastro hasta que su madre le confiesa la identidad de su verdadero padre biológico, por lo que adoptó su apellido, Johnson. Fue el undécimo hermano de una familia negra en un tiempo y lugar en el que el color de la piel era una maldición si era el equivocado.
Desde muy temprano le atrajo la música, y comenzó a tocar el arpa y la armónica. Un problema de la vista le sirvió de excusa para dejar la escuela y dedicarse a la música definitivamente. Sin embargo resultó ser muy mediocre con dichos instrumentos, por lo que comenzó a tocar la guitarra, aunque con la misma suerte. Se lanzó a los caminos y añadió la pasión por las mujeres, especialmente mujeres casadas, y las drogas y el alcohol a la de la música, aunque continuaba siendo un músico mediocre.
En febrero de 1929 contrajo matrimonio con Virginia Travis, de 16 años. Poco después ella quedó embarazada y finalmente murió en el parto junto con su hijo en abril de 1930. Johnson se casó por segunda vez con Esther Lockwood, madre de Robert Lockwood Jr. que más tarde se convertiría también en intérprete de blues, siguiendo las huellas de su padrastro.
Es en ese momento cuando surge la sospecha de su trato con el Diablo, ya que a pesar de que hasta ese momento no era buen músico, en menos de un año comenzó a exhibir una ejecución perfecta, acompañada de excelentes composiciones que han perdurado hasta la actualidad. Por supuesto, la leyenda se fortalece en el hecho de que dejó un pequeño legado de canciones que se convirtieron en piedras fundamentales del género mismo, como por ejemplo "Sweet home Chicago" o la bien conocida "Crossroads", Sin embargo su virtuosismo tiene más fácil explicación, ya que aprendió a tocar mientras seguía a las grandes figuras del momento como Son House, Charley Patton o Willie Brown. También era fanático de la música de Skip James y de Kokomo Arnold, quienes fueron elementos de inspiración para crear su particular estilo. Al parecer su mayor influencia fue un músico llamado Ike Zinneman, cuyo sonido realmente no se conoce, pero que solía reunirse con Johnson a altas horas de la noche, en el cementerio, para tocar sentados sobre una tumba. Un año después de estar bajo la tutela de Zinneman, Johnson logró tener todo ese conocimiento de la guitarra, con una habilidad única para cantar y tocar múltiples estilos. Pero su mayor contribución fue interpretar boggie con la guitarra, algo que en los años 30 solo era hecho por pianistas, tocando guitarra slíder y guitarra rítmica al mismo tiempo.





Robert tocó por todo el sur de Estados Unidos. Nunca se quedaba en el mismo lugar, como si huyera constantemente. El público afirmaba que tenía algo mágico que cautivaba. Sorprendía al público con su música y su guitarra que sonaba como si fueran dos, su voz que podía cambiar de formas, sus ojos fijos que miraban como poseídos. La letra de las canciones tratan sobre desesperación religiosa y demonios interiores, y dos de sus mayores exitos hacían referencia a su supuesto pacto. "Crossroad blues" habla de un cruce de caminos que muchos consideran como el lugar señalado para el pacto, y la letra de otro de sus éxitos, "Me and the devil blues", dice: "Early in the morning, when you knock at my door, Early in the morning, when you knock at my door, I said Hello Satan, i believe it’s time to go". (Temprano en la mañana, cuando golpeas a mi puerta, digo Hola Satán, creo que es tiempo de partir).




01. All Star Jam - Sweet Home Chicago (10:29)
02. Tab Benoit - Rambling On My Mind ( 5:09)
03. John Hammond - Crossroads Blues ( 3:04)
04. Chris Thomas King - Come On In My Kitchen ( 4:22)
05. Little Charlie & The Nightcats - Steady Rollin' Man ( 3:19)
06. John Hammond - Hellhound Blues ( 3:35)
07. Michael Messer - Robert Johnson's Wake ( 5:29)
08. The Johnny Shines Blues Band - Dynaflow Blues ( 2:40)
09. John Hammond - Walking Blues ( 2:53)
10. Roy Rogers - 32-20 Blues ( 2:44)
11. Cephas & Wiggins - Last Fair Deal Gone Down ( 3:47)
12. John Hammond - Traveling Riverside Blues (Alternate Version) ( 3:23)
13. Homesick James & His Dusters - Dust My Broom ( 3:20)
14. Chris Thomas King - Stones In My Passway ( 3:45)
15. John Hammond - Me And The Devil Blues ( 2:34)
16. Chris Thomas King - If I Had Possession Over Judgement Day ( 3:08)
17. Roy Rogers - Kindhearted Woman ( 4:26)
18. John Hammond - When You Got A Good Friend ( 4:40)
19. Lights Out By Nine - Feels Like Robert Johnson (Live) ( 4:10)
20. Al Hughes - Feel Like Robert Johnson (Part 2) ( 4:05)
21. John Hammond - Milkcow's Calf Blues ( 2:46)







¡FELIZ CUMPLEAÑOS, AMIGO SISCO!
@siscofranco



En uno de estos conciertos fue descubierto por un promotor musical, y entre noviembre de 1936 y junio de 1937, grabó 29 canciones, algunas con dos tomas, que junto con dos únicas fotografías (una es la que les presento), son el único testimonio de su paso por este mundo. Son 42 grabaciones (13 de los temas fueron grabados 2 veces), registrados en dos sesiones de grabación: la primera en San Antonio (Tejas) los días 23, 26 y 27 de noviembre de 1936; la segunda en Dallas(Tejas), el 19 y el 20 de junio de 1937. Estas grabaciones son las que aquí les presento recoplidas en dos CDs.




DISC 1: SAN ANTONIO RECORDINGS:

1 Kind Hearted Woman Blues
2 I Believe I'll Dust My Broom
3 Sweet Home Chicago
4 Ramblin' on My Mind
5 When You Got a Good Friend
6 Come on in My Kitchen
7 Terraplane Blues
8 Phonograph Blues
9 32-20 Blues
10 They're Red Hot
11 Dead Shrimp Blues
12 Cross Road Blues
13 Walkin' Blues
14 Last Fair Deal Gone Down
15 Preachin' Blues (Up Jumped the Devil)
16 If I Had Possession Over Judgment Day
17 Kind Hearted Woman Blues
18 Ramblin' on My Mind
19 When You Got a Good Friend
20 Come on in My Kitchen
21 Phonograph Blues
22 Cross Road Blues


DISC 2: DALLAS RECORDINGS:

1 Stones in My Passway
2 I'm a Steady Rollin' Man
3 From Four Until Late
4 Hell Hound on My Trail
5 Little Queen of Spades
6 Malted Milk
7 Drunken Hearted Man
8 Me and the Devil Blues
9 Stop Breakin' Down Blues
10 Traveling Riverside Blues
11 Honeymoon Blues
12 Love in Vain Blues
13 Milkcow's Calf Blues
14 Little Queen of Spades, A
15 Drunken Hearted Man
16 Me and the Devil Blues
17 Stop Breakin' Down Blues
18 Guitar Figure [Test Groove Before Traveling Riverside Blues]/Traveling Riverside Blues
19 Johnson Speaks [Test Groove Before Love in Vain Blues]/Love in Vain Blues
20 Milkcow's Calf Blues




Fomentando esta mitología se cuenta la anécdota referida por los directivos del sello para los que grabó, que contaban que Robert hizo las grabaciones con su guitarra Gibson medio destruida y de la que no se separaba jamás, y de cara a la pared. Los directivos del estudio corrieron el rumor que era para que no le vieran los ojos poseídos al cantar, aunque algunos músicos lo atribuyen a que la acústica así era mejor. Esto y el hecho de que algunos conocidos le atribuyeran extraordinarias habilidades, como por ejemplo, tras una tarde de charla, con la radio de fondo y Robert sin prestar atención a la música, era capaz al día siguiente de reproducir cada canción por orden y nota por nota.
Su leyenda aumentaba a pasos agigantados, y la gente acudía en masa a verle, atraídos por su música y por el morbo de su personalidad, cada vez más esquiva que le llevaba a tocar en semipenumbra para que la gente no viera su manera de puntear la guitarra, o a desaparecer en medio de una actuación. Su vida iba frenéticamente de un lugar a otro. Buscaba a una mujer en cada ciudad, tocaba en un local y desaparecía, hasta que el 13 de agosto de 1938, en Greenwood, Carolina del Sur, el diablo se cobró su supuesta deuda.
Robert tuvo el error de seducir a la mujer del dueño del local donde tocaba esa noche, el "Three Forks" y le dieron una botella de whisky abierta. Antes de que Robert pudiera beber, un músico que le acompañaba se la quitó y la rompió advirtiéndole que nunca bebiera de una botella abierta, pero Robert se enfadó y le trajeron otra botella también abierta de la que bebió.
En mitad del concierto, Robert dejó de cantar, dejó su guitarra a un lado y salió a la calle. Los tres días que siguieron estuvo delirando hasta que murió envenenado por la estricnina que contenía la botella de whisky el 16 de agosto, con 27 años, los mismos que extrañamente tenían al morir otras grandes leyendas de la música como Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y Kurt Cobain .
En "Me and ther Devil blue" , pedía ser enterrado a un lado de la carretera: "You may bury my body Down the highway side", pero existen tres tumbas que supuestamente contienen sus restos.
Leyenda, mito o realidad, o quizás algo de las tres, hicieron de Robert el mejor bluesman de la música y está entre los cinco mejores guitarristas de la historia , (algunos de los otros cuatro han hecho curiosamente versiones de sus canciones como Eric Clapton, o Keith Richards, de los Rolling Stones, quien, tras escuchar a Robert Johnson por primera vez, enseguida quiso saber quien era el otro guitarrista. Richards no podía creer que fuese una sola persona el que tocaba).





9Comments