Check the new version here

Popular channels

13N: la terrorífica marcha de los muertos vivos



Ya se convirtió en una tradición de las grandes ciudades del mundo y este domingo se realizará la versión local en Plaza San Martín. INFOnews dialogó con uno de sus organizadores.

La Zombie Walk Argentina es una convocatoria divertida, recreativa, artística y, sin dudas, una postal más que llamativa ante los ojos de los curiosos porteños y turistas.

Pero la realidad es que, más allá de este sinfín de adjetivos, esta procesión de muertos vivos se trata de un verdadero fenómeno solidario: en 2013, participaron más de 30.000 personas, marcando un hito a nivel mundial y se juntaron más de 20 mil kilos de alimentos no perecederos para la Fundación Sol Naciente y el Hospital Infanto Juvenil C. Tobar García.





"Año a año la conciencia se multiplica al igual que los participantes, el objetivo solidario rinde frutos y los alimentos donados superan las toneladas. El zombie es solidario y parece estar más comprometido que el humano promedio", explica Ger Bernstein, uno de los organizadores de la versión local, pero también artista plástico multidisciplinario e inventor y realizador de las técnicas que se utilizaron para la serie "Mi familia es un dibujo", entre otras cosas.

Esta convocatoria de personas caracterizadas como zombies ya se convirtió en una tradición de las grandes ciudades del mundo y su octava versión local se realizará este domingo a las 12.30 horas desde la Plaza San Martín, en Retiro, hasta el Parque Thays, en Recoleta. Este año, los alimentos recaudados serán donados al comedor Los Piletones de la Fundación Margarita Barrientos




Para los organizadores, se trata de "una auténtica coreografía cotidiana de andares sonámbulos y automatizados. Zombie Walk Argentina es también una crítica a la sociedad, un llamado de reflexión sobre los modos de vida en las grandes ciudades y la necesidad de evolución".

Si bien se trata de una cita libre y abierta a toda la familia, los adolescentes son los que más se adhieren a esta convocatoria. Por eso, en la Zombie Walk Argentina también participa ALUBA, la Asociación de lucha contra la Bulimia y la Anorexia, una de las enfermedades que más los afectan.

"Desde que comenzamos juntamos miles de kilos de alimentos que distribuimos a diferentes instituciones. Peleamos por la vida difundiendo el mensaje de la Asociación Argentina de Hemoterapia y Inmunohematología (AAHI), fomentando la donación de sangre y el INCUCAI concientizando sobre la donación de médula ósea", explica Ger Bernstein.




Año tras año, miles de fanáticos –grandes y chicos– caracterizados como zombies participan de este masivo desfile de muertos vivos. Según explican, se trata de una “Pacifestación", una reunión pública, festiva y pacífica de gente que desfila pidiendo conciencia universal. "El objetivo es una tarde de diversión consciente y en familia; los amigos son familia, los Zombies son todos hermanos y tenemos que aprender mucho de ellos", afirma su creador.

A mitad de camino entre la performance, el teatro de calle, la deriva, la acción espontánea, la fotografía y la grabación de películas que reúne a los amantes del cine fantástico, de terror y de bajo presupuesto y a cualquier persona deseosa de sumarse a una nueva experiencia, en Buenos Aires han pasado de participar unas 60 personas en su primera edición a más de 30 mil en el 2013, convirtiéndose así en la más grande del mundo.
0
0
0
0
0No comments yet