Popular channels

14 los heridos en el atentado en Santiago de Chile

Catorce heridos causó una bomba en una estación de subte de Chile

Ataque terrorista. La presidenta chilena Michelle Bachelet calificó de abominable el hecho y prometió que los responsables serán castigados.



Una bomba estalló ayer en una zona comercial junto al metro de Santiago, la capital de Chile, dejando 14 heridos, en el peor atentado con explosivos desde el regreso de la democracia al país hace más de dos décadas. La explosión ocurrió en un restaurante de comida rápida sobre la estación Escuela Militar, en el barrio Las Condes, en la semana que se conmemora el aniversario del golpe liderado por el dictador Augusto Pinochet que depuso en 1973 al socialista Salvador Allende. Según informaciones oficiales, la explosión fue causada por un artefacto elaborado con un matafuegos y un dispositivo de relojería instalado en un basurero. "Se trata de un acto que tiene todas las características de un hecho terrorista, no cabe duda", dijo el vocero del gobierno chileno, Alvaro Elizalde. La Fiscalía elevó a 14 los heridos, seis de los cuales sufrieron un trauma auditivo debido al ruido de la explosión y el resto daños físicos. La vida de ninguno de ellos corre peligro.

Los pasillos del restaurante estaban llenos de humo, varios locales comerciales cercanos mostraban daños y los servicios de emergencia atendían a los heridos en las calles de la comuna de clase acomodada Las Condes, mostraron imágenes de televisión. "Yo estaba almorzando, sentí el estruendo y salimos a ver y vimos mucho humo, gente corriendo y gritando, un joven muy malherido, una señora con su mano herida", dijo Joanna Magneti, empleada de un local en el centro comercial afectado por la bomba.

No corren peligro. Una de las personas heridas por el estallido sufrió una fractura expuesta de cadera y otra la amputación de algunos dedos, dijo el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy. Otra de ellas, un joven ingeniero venezolano, resultó con una fractura en la pierna izquierda. Ninguno de los heridos corre peligro de muerte, según las autoridades.

"Este es uno de los actos más cobardes que hemos visto porque tiene como objetivo dañar a las personas, generar temor e incluso la muerte de personas inocentes", dijo a periodistas la presidenta, Michelle Bachelet, tras visitar a algunos de los afectados en una clínica del este de la ciudad. "Nos parece que este es un acto abominable y por tanto vamos a usar todo el peso de la ley", agregó al explicar que convocó para hoy a una reunión con los cuerpos de seguridad para definir acciones a tomar. Además hizo un llamado a la calma. "Lo que ha sucedido es horrible, tremendamente condenable, pero Chile es y seguirá siendo un país seguro", afirmó. La zona fue rodeada por fuerzas especiales de la policía y el servicio del subterráneo fue suspendido brevemente en la estación después del estallido. El área comercial donde ocurrió es muy concurrida por ser un punto de transbordo del transporte público y estar cerca de muchas oficinas.

Las cámaras de seguridad mostraron que los autores fueron dos jóvenes que escaparon en un automóvil que pudo ser identificado, dijeron autoridades. "El gobierno no va a descansar para que estas personas lo antes posible estén tras las rejas", dijo el ministro de Interior, Rodrigo Peñailillo.

La explosión fue la peor de una serie de atentados con explosivos ocurridos en los últimos meses en la capital chilena. Hasta ayer estos estallidos no habían dejado heridos.

Si bien Chile es una de las naciones más política y económicamente estables de Latinoamérica, ha sufrido atentados aislados de grupos anarquistas con bombas de bajo poder en lugares poco transitados y en horas de la madrugada. Cuando se acerca la fecha, el día 11, en que se conmemora el golpe suele haber violencia, disturbios y explosiones de bajo poder. Pinochet gobernó con mano de hierro durante 17 años hasta 1990 y murió sin haber sido condenado por la desaparición de miles de personas, dejando para muchos chilenos una herida abierta.

Alerta. En los últimos meses, volvieron a registrarse este tipo de ataques. Por primera vez, uno de ellos ocurrió en un lugar concurrido. Un artefacto había estallado el pasado 14 de julio en un vagón del metro cuando ya no había pasajeros, pero el incidente activó las alarmas del gobierno, que reforzó la vigilancia, y designó un fiscal con dedicación exclusiva para investigar los ataques. Según Francisco Bravo, el fiscal que quedó también a cargo de la investigación, el artefacto detonado ayer es similar al instalado en julio en el vagón de metro de la misma línea. Por su parte, la oposición, de la mano del presidente de Renovación Nacional, Cristian Monckeberg, aseguró que esta situación se "podría haber evitado".

El gobierno no dijo quiénes podrían ser los autores del atentado. Tampoco ningún grupo se adjudicó hasta ahora la explosión. Horas después del estallido, otra estación del metro en el oeste de Santiago fue evacuada por una falsa alarma.

"Parecía un campo de batalla"

“Parecía un campo de batalla. Vidrios rotos, fierros, gente en el suelo, asustada. Traumatizada”. La descripción es de la ciudadana peruana Silvana Bobadilla, quien trabaja en uno de los locales de la galería “Subcentro” del metro Escuela Militar, a metros del lugar de la explosión. Tras escuchar la explosión, salimos asustados del local. Había mucha gente cortada con los vidrios. Estaba serena, pero me puse a llorar por el susto y la adrenalina”, relató la mujer.


0
0
0
0No comments yet