Canales populares

2000 Muertos en Dos Semanas

Siria sufre, lejos de las agendas mediáticas, sus días más mortíferos desde el inicio del levantamiento armado de 2011. Según el pro opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, en las últimas dos semanas en el país árabe han sido asesinadas más de dos mil personas, con un pico de 700 muertos sólo en 48 horas.





El Observatorio, basado en Londres y que realiza sus cálculos a partir de datos aportados por activistas sobre el terreno, detalla que uno de los factores del aumento súbito de las víctimas en Siria son los salvajes combates entre el yihadista Estado Islámico (IS, en siglas inglesas) y las fuerzas afines al régimen de Bashar Asad. Al mismo tiempo, los bombardeos de la aviación oficialista, empleando toneles rellenos de dinamita y metralla, no han dejado de cebarse con las zonas civiles ocupadas por los alzados.

A finales de semana pasada, el IS lanzó una ofensiva para capturar el yacimiento de gas de Shaer, en la provincia central de Homs, una empresa que acabó en fallida. El enfrentamiento se cobró al menos 300 vidas entre soldados pro Damasco, empleados y radicales. Esta lucha, sumada a la toma de la conocida como División 17 en Raqqa - el último enclave militar oficial en ese provincia del norte - han representado un giro definitivo en la controvertida relación entre Asad y el IS.

El Estado Islámico se ha reforzado


La disidencia que impulsó la revolución pluralista siria ha acusado reiteradamente al IS, una escisión de Al Qaeda que irrumpió en Siria en abril de 2013 liderada por el auto proclamado califa Abu Bakr Bagdadi, de actuar en connivencia con el Gobierno sirio. Desde enero pasado, los rebeldes del no islamista Ejército Libre de Siria (FSA) han tenido que repeler los ataques del IS en la franja septentrional de Siria a la par que contener las tropas de Bashar Asad. Durante todo este tiempo, las naves damascenas se han abstenido de atacar posiciones del IS en Raqqa. Francia ha acusado al IS de vender petróleo a Damasco.

Los rebeldes critican que de esta manera, sumado a la notable disminución de desertores y del flujo de armas que reciben de los países del Golfo, han perdido fuelle en toda Siria, el Estado Islámico se ha reforzado hasta asentar un califato y Asad ha obtenido el pretexto necesario para tildar de "terroristas" a todos sus enemigos sin distinción. Pero los últimos acontecimientos demuestran que la estrategia del dictador no contemplaba el actual escenario, en el que el IS se ha provisto de armas avanzadas procedentes de arsenales confiscados en Irak - cuya ciudad de Mosul controlan desde hace un mes - y las está usando en Siria.

"Ahora que han arrollado a los rebeldes [moderados] en el Este, el Estado Islámico puede levantarse contra el régimen", explica a la agencia Associated Press Aymen Tamimi, experto en yihadismo. "Quizás haber minado primero a los alzados ha ido a favor del Estado Islámico, pero girar se contra Damasco era inevitable", concluye.

El IS ha cargado recientemente contra puntos en manos del régimen en tres provincias distintas. Hace dos semanas, la infantería pro Asad avanzó en Alepo hasta amenazar incluso con acorralar al FSA. Ahora son los yihadistas, cargados de dinero y armamento, quienes amenazan con asentarse en la ciudad y comer suelo a ambos. En el extremo norte, a tocar con la frontera con Turquía, los extremistas asedian desde hace semanas Kobani, un simbólico enclave kurdo que sorprendentmenete resiste con armas ligeras el envite islamista.
0No hay comentarios