Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?

¿Sientes que tu nivel de atención ha disminuido? ¿Notas que tu productividad no es la misma o tienes dificultad para solucionar problemas en el trabajo?

5 consejos para manejar el estrés laboral, según la psicología publicado en Noticias

Distintas razones pueden estar causando en nosotras un alto nivel de irritabilidad y complicaciones para completar nuestra jornada de trabajo. Esa situación tiene mucho que ver con el estrés laboral y nuestra salud mental. Para hacerle frente a esta reacción natural de la mente, consultamos a Nicole Vassallo -psicóloga en la plataforma psiConecta y consultora organizacional- acerca de este tema y la forma en cómo podemos atravesar uno de estos episodios de la mejor forma.

¿Qué es el estrés laboral?

La sobrecarga de trabajo, los ‘deadlines’ que cumplir, las expectativas de desempeño, un entorno altamente competitivo o la búsqueda de reconocimiento son algunos ejemplos de factores que desencadenan el estrés en el trabajo. Además, si sumamos la incertidumbre política y económica que vivimos en nuestro país actualmente, puede llevarnos a mantener un trabajo que realmente no disfrutamos por pura necesidad.

Según la OMS, el estrés laboral es un conjunto de reacciones emocionales, psicológicas y conductuales ante exigencias profesionales que sobrepasan los conocimientos y habilidades del colaborador para desempeñarse de forma óptima.

5 consejos para manejar el estrés laboral, según la psicología publicado en Noticias

¿Cómo darme cuenta si mi trabajo me causa estrés?

Entre los síntomas principales existen los físicos y emocionales (que suelen ser los primeros en alertarnos). La tensión muscular, el aumento del ritmo cardíaco, miedo, irritabilidad y tristeza. Como síntomas conductuales, se puede notar una atención disminuida, baja productividad, dificultad para solucionar problemas y conflictos en las relaciones con nuestra familia, pareja u otras personas cercanas.

Lo difícil es que a muchas personas les cuesta identificar la razón de estos síntomas y; con una escasa prevención, puede desencadenar efectos nocivos en nuestra salud física y mental.

Recomendaciones para manejar el estrés laboral

Para evitar llegar a extremos, aquí van cinco consejos para que el estrés laboral no te gane:

1. La más importante es reconocer si te identificas con alguno(s) de los síntomas mencionados y acudir a un profesional de salud que te oriente para promover un mayor autoconocimiento y cuestionamiento de ideas preconcebidas que pueden estar limitando tu sensación de bienestar.

2. En segundo lugar, es vital que te cuestiones si estás en el lugar correcto. Es decir, si estás haciendo lo que te gusta y para lo que eres bueno/a; finalmente, si ello contribuye a ser la persona que quieres ser.

3. La comunicación es clave para solucionar problemas. Buscar a tu líder y poder fomentar una relación de confianza es el primer paso. Siempre que exista apertura, atrévete a expresar tus emociones de manera asertiva con la finalidad de buscar soluciones en conjunto que te permitan mejorar tu estadía en tu puesto de trabajo.

4. ¡Realiza hábitos saludables! Esto mejora notoriamente nuestro bienestar y puedes empezar a tu propio ritmo con objetivos pequeños. La actividad física reduce en grandes medidas los niveles de cortisol (hormona principal del estrés). Acompáñalo también de una buena alimentación y rutinas estables de sueño para sentir grandes cambios.

5. Finalmente, promover una adecuada gestión del tiempo te permitirá equilibrar tu vida personal y trabajo y poder así contar con tiempo para realizar actividades placenteras y disfrutar de los tuyos. Para ello es importante diferenciar lo urgente de lo importante, así como priorizar. Siempre quedarán pendientes, pero lo único cierto que tenemos es el hoy, así que te invito a enfocarte en el momento presente.

La vida está compuesta por varios factores que le dan un propósito, entre ellos la familia, pareja, salud, desarrollo profesional, espiritualidad, entre otros. Por ello, pensar que el trabajo es la única brújula, no te brindará la felicidad. Para sentirte bien en el trabajo necesitas estar bien contigo mismo primero.