7 hombres deberán plantar 50 mil árboles por minería ilegal

Siete hombres deberán plantar 50 mil árboles por ejercer minería ilegal en Venezuela, Bolívar






(Caracas, 20 de febrero de 2015) El Ministerio Público logró que a siete hombres se le impusiera la plantación de 50 mil árboles de las especies autóctonas del estado Bolívar, tras admitir que el 16 de marzo de 2014, ejercían de forma ilegal la minería en las inmediaciones del fundo La Ornalla, municipio Heres del estado Bolívar.

En la audiencia preliminar, la fiscal 3ª de esa jurisdicción con competencia en Defensa Integral del Ambiente, Jeslib Basanta, ratificó la acusación contra Carlos Barrios, Carlos Calderón, Miguel Subero, José Hernández, José Soto, Wilfredo Santaella y Jean Alfonzo por la comisión de los delitos de ejecución de actividades no permitidas, ocupación ilícita de áreas naturales protegidas y cambio, obstrucción o sedimentación que cause daños al agua.

Igualmente, se ratificó la acusación por los delitos de destrucción de la vegetación en las vertientes; degradación de suelos aptos parta la producción de alimentos y exploración y explotación ilícita, previstos y sancionados en la Ley Penal del Ambiente.
Una vez evaluados los medios de prueba presentados por el fiscal y ante la admisión de hechos por parte de los siete hombres, el Tribunal 3° de Control del estado Bolívar acordó la suspensión condicional del proceso y le impuso a Barrios, Calderón, Subero, Hernández, Soto, Santaella y Alfonzo la obligación de reforestar la zona afectada con 50 mil árboles, por ser considerada como área bajo régimen de administración especial.

Adicionalmente, la instancia judicial impuso a los siete hombres presentación periódica cada 60 días ante la oficina de alguacilazgo y poner un camión al servicio del Estado Venezolano por dos meses.

El día del hecho, funcionarios del Ejército Nacional Bolivariano realizaban un recorrido por el sector La Mata de Tapaquire, cerca del fundo La Ornalla cuando observaron a los siete hombres trasladando una planta eléctrica, un cargador de batería y un frízer, los cuales eran utilizados en un campamento en el que ejercían la minería ilegal y donde días antes habían destruido una balsa que era utilizada para actividades ilícitas.

Los hombres no pudieron justificar las labores de minería que estaban ejerciendo, por lo cual fueron aprehendidos y puestos a la orden del Ministerio Público.