Check the new version here

Popular channels

A 68 años de La Noche de los Cristales Rotos

Las puertas del Holocausto
La noche del 9 de noviembre de 1938, el gobierno del Tercer Reich, desató la judeofobia explícita y violenta, que luego se desarrollaría hasta lo que Adolf Hitler llamó la "solución final".

“No me gustaría ser judío en Alemania”, Hermann Göring, dirigente nazi, tras la Noche de los Cristales Rotos

La antesala

La noche del 9 de noviembre de 1938, en Alemania y Austria, se desató la judeofobia explícita y violenta, que luego se desarrollaría hasta lo que Adolf Hitler llamó la "solución final". Aquella noche fue el presagio del exterminio y la aniquilación que meses después el Tercer Reich practicaría de forma sistemática y organizada. Fue el anticipo del Holocausto de 6 millones de judíos en Europa.

Durante la noche del 09 de noviembre de 1938 las SS del Tercer Reich arrestaron a miles de judíos; cientos fueron asesinados; y saquearon y destruyeron miles de sinagogas, comercios, hospitales, hogares, escuelas y cementerios. Esa jornada nocturna y violenta es la que hoy los historiadores llaman “La noche de los cristales rotos” -en alemán Kristallnacht-.

Las excusas de la historia

En los 30’, muchos judíos de origen polaco vivían en
Alemania porque habían perdido su nacionalidad a consecuencia del Tratado de Versalles, y habían optado por la tierra germana para vivir y progresar.

El viernes 28 de octubre de 1938 los nazis comenzaron el ensayo de lo que luego serían las deportaciones masivas. Unas decenas de miles de judíos polacos fueron trasladados por la noche y en ómnibus y trenes a su país de origen. Pero el Gobierno polaco rechazó admitirlos, y muchos murieron durante las primeras noches que pasaron a la intemperie en improvisados campos de refugiados.

Ante los hechos, la diplomacia europea expresó su
consternación pero no hizo nada.

Herszl Grynszpan, un joven judío, pertenecía a una familia expulsada de Alemania y obligada a permanecer en uno de los campamentos de refugiados en la aldea de Zbaszyn. Grynszpan vivía exiliado en Francia, y ante una carta de su familia apeló en reiteradas oportunidades a Ernst von Rath, tercer secretario de la Embajada alemana en París. Ante la falta de respuesta el joven atentó contra la vida del diplomático, quien murió a causa de las heridas el mismo 9 de noviembre por la tarde, horas antes del pogrom.

La muerte del funcionario alemán fue la excusa ingenua que el Tercer Reich utilizó para desatar la violencia física y explícita contra la comunidad judía de Alemania y Austria.

Sin embargo, los investigadores de la historia consideran que la Noche de los Cristales Rotos no fue una explosión espontánea de la ira nazi, sino una operación premeditada y orquestada desde Gobierno, que encontró en el atentado el momento perfecto para intentar fundamentar lo injustificable. Aún más, los estudiosos aseguran que el propio Führer estuvo implicado en la planificación de la Kristallnacht.

Aquella noche fue sin dudas un punto de inflexión. Ya no se trababa de quemar libros y ladrillos. De estigmatizar y prohibir. Sino del inicio de un plan cuyo objetivo era claro.

De la Redacción de Radio Jai
0
14
0
0
14Comments