Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
El peor final para el Tango Rally Team
Por una trampa en sus autos, el equipo cordobés fue excluido en Australia, se le quitaron todos los puntos de 2006 y no podrá correr en lo que resta del año.

Miguel Ángel Motta
Especial desde Perth (Australia)

"Esto no me gusta nada", le dijo ayer un técnico de la Federación Internacional de Automovilismo al italiano Alfonso Agnello, uno de los dueños del equipo Top Run que provee los autos al Tango Rally Team (TRT). Se refería a un elemento del Mitsubishi de Marcos Ligato; a un elemento –la brida del turbo– que mostraba algo raro. Sería el comienzo de una pesadilla para los cordobeses en el Rally de Australia que terminaría con la exclusión del equipo, la quita de puntos de todo el año para los tres pilotos (Ligato más Gabriel Pozzo y Sebastián Beltrán) y la prohibición para correr la última prueba de 2006.

Ayer, cuando faltaban dos pruebas especiales para el final de la carrera Ligato, que venía primero en su grupo, llevó su auto al servicio. Sus mecánicos comenzaron a trabajar sobre el bólido y Alfonso Agnello sacó del motor una caja plástica negra que cubría la brida y el turbo. El técnico, que observaba, le pidió la tapa y detectó una alteración.

"Esto está modificado", le advirtió el técnico a Agnello, quien no se amedrentó. "Sí, le limé la base y le puse una tapita para que, cuando crucen un vado, no le entre agua al motor".

El técnico repitió que eso estaba prohibido en el Grupo N/4 (donde corre el TRT), que todas las piezas deben ser originales, pero el italiano volvió sobre su argumento: "Es para que no entre agua".

Desde el parque de servicio, el de la FIA comenzó a hacer consultas y en cinco minutos resolvió que Ligato no volvería a largar. El cordobés se desesperó, mientras alguien le aseguraba: "Nos van a desclasificar".

Todos afuera. En ese momento, pareció que la cuestión no tocaría al resto del equipo; pero al final de la carrera, las autoridades también decidieron retirar los autos a Pozzo y a Beltrán, quienes habían concluido el rally. Los responsables de la carrera habían dejado que los cordobeses subieran a la rampa, pero una vez en el parque cerrado levantaron los capó a los dos Mitsubishi.

Alrededor del Tango Rally, todos los pilotos del mundo miraban. "Señores –dijeron las autoridades a los argentinos–, los esperamos para una reunión de comisarios deportivos". Algo andaba muy mal.

Ya en el Hotel Sheraton, de Perth y con las piezas en la mano, los comisarios les mostraron a los cordobeses lo que habían detectado. Los que estuvieron ahí aseguran que las piezas "truchas" eran obras de arte de la trampa (los técnicos estaban asombrados de la calidad del trabajo).

Los tres pilotos dijeron que no tenían idea de lo que estaba pasando, aunque la FIA decidió sancionarlos: quedaban fuera del Rally de Australia, se les quitaban todos los puntos del año y no podrán correr la próxima fecha.

Dicen que Ligato salió de allí y, acto seguido, terminó abruptamente la relación con los hermanos Agnello, los responsables de preparar los autos. Su estado de ánimo era de lo peor, igual que el de sus compañeros.

Se trata de una de las sanciones más duras de la historia del rally y nadie sabe qué pasará en el futuro de los tres pilotos.



Los autos del Tango Rally fueron revisados y excluidos.