Canales populares

A.Fernandez acusa a Fein de recibir el borrador de Stiusso

Aníbal Fernández dice que lo de la fiscal Viviana Fein es "un papelón"

La desconfianza en torno a la investigación judicial por la muerte del Nisman se acentuó esta mañana luego de que la fiscal confirmara que hubo un borrador en el que Nisman pedía la detención de la Presidenta



La desconfianza del Gobierno en torno a la investigación judicial por la muerte del fiscal especial de la causa AMIA, Alberto Nisman, se acentuó esta mañana luego de que la fiscal Viviana Fein admitiera que hubo "un error" y que, por ende, confirmaba que existía un borrador en el que la víctima pedía detener a Cristina Kirchner; dato que ayer había sido desmentido mediante un comunicado emitido por la Procuración.

"Pareciera ser que se cuenta lo que se quiere y después con decir que fue un error parece que alcanza. Lo que no figura en el expediente no existe. Ahora aparece la fiscal, muy suelta de cuerpo, diciendo que habían encontrado los borradores. ¿Quién los encontró: la Prefectura, la Policía, se los alcanzó Stiusso, se los anticipó Nisman?. La verdad es que uno puede creer cualquier cosa. Es un papelón lo de la fiscalía", cuestionó Aníbal Fernández en declaraciones radiales a La Red, y abrió así un nuevo capítulo en los intercambios de acusaciones entre la Casa Rosada y la fiscal de la causa.

Consultado sobre lo ocurrido en las últimas horas, Fernández fue contundente: "Lo de la fiscal Fein me preocupa porque lo de hoy es un papelón".

Primer contrapunto

El historial de las acusaciones se remonta al jueves 29 de enero, cuando el Gobierno y Fein protagonizaron el primer contrapunto por el regreso de Nisman.

En esa oportunidad, Fein dijo que el fiscal volvió al país en la fecha prevista y desmintió a la Presidenta, que, al igual que muchos funcionarios, había argumentado con tono suspicaz que Nisman interrumpió sus vacaciones para regresar a Buenos Aires a presentar la denuncia contra el Gobierno por encubrir a iraníes acusados por el ataque a la AMIA.

La Casa Rosada respondió de inmediato: por medio de su cuenta oficial de Twitter presentó diversos argumentos que abonarían la tesis de un regreso imprevisto y justificarían la supuesta intención conspirativa de Nisman.

No fue el único choque. El secretario general de la Presidencia, Aníbal Fernández, reforzó la estrategia de tender un manto de sospechas sobre Lagomarsino, el empleado de Nisman que admitió haberle prestado el arma con la cual murió el fiscal. "Ese muchacho hacía servicios de inteligencia", dijo.

Cristina Kirchner también había apuntado a Lagomarsino en su discurso por cadena nacional y pidió que se lo investigue..
0
0
0
0No hay comentarios