Abbas arremete contra Hamás por atacar a Fatah en la franja


Abbas arremete contra Hamás por atacar a Fatah en la franja de Gaza






El discurso del presidente palestino Mahmud Abbas este martes, en el décimo aniversario de la muerte de su predecesor, Yasir Arafat, sirvió menos para glosar al histórico rais que para atacar a sus adversarios —Israel pero también Hamás—, con quien ha retomado una disputa que el Gobierno de unidad aprobado en junio debía haber rebajado.


Abbas acusó a los islamistas de permitir ataques con explosivos contra casas y coches de dirigentes de Fatah —su partido y el de Arafat— en la Franja. El viernes hubo una docena, sin daños personales.


Uno de los artefactos destrozó el escenario donde hoy debía recordarse a Abu Amar, acto que fue suspendido. “¿Quién cometió este crimen? El liderazgo de Hamás lo hizo y es responsable”, bramó Abbas desde la Mukata, en la que Arafat estuvo cuatro años asediado por Israel antes de morir en Francia. La semana pasada se difundieron unos folletos en los que una supuesta rama del Estado Islámico se atribuía esos ataques, a los que las fuerzas de seguridad palestinas restan toda credibilidad. Para Abbas, fue Hamás. “Sus comentarios contra nosotros son similares a los de la ocupación[ISRAEL]”, dijo entre banderas de Fatah, arrancando los aplausos más cálidos en un acto poco efusivo.


En septiembre, Fatah y Hamás pactaron que el Ejecutivo de unidad se encargaría del control de los pasos de Gaza, como exigió Israel para el alto el fuego de la Operación Margen Protector (2.200 muertos). Eso no ha ocurrido en una tierra que de facto aún gestiona Hamás, en el poder desde 2007. Abbas les exigió entonces un “cambio drástico de conducta”, porque la reconciliación peligraba. Hoy les culpó de impedir que entre ayuda para la reconstrucción de Gaza. “El único que pierde es el pueblo (…), vosotros estáis en vuestros escondites”. Fawzi Barhoum, portavoz de Hamás, replicó que el discurso estaba “dirigido a causar tensiones” y era “partidista y despreciable”.

Abbas acusó también a Israel de arrastrar a la región a una “guerra religiosa”, ante las “provocaciones” de ultranacionalistas judíos en la Explanada de las Mezquitas (para los judíos, Monte del Templo). De hecho, en Ramala más que el rostro de Arafat destacaban las fotos de Jerusalén, corazón del conflicto actual.

En breve, recordó, presentarán en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas una resolución que exija el fin de la ocupación en noviembre de 2016. Si no prospera, reconocerán la Corte Penal Internacional, donde podrían denunciar a Israel por crímenes de guerra. El ministro de Exteriores israelí, Avigdor Lieberman, denunció que a Abbas y Arafat les une “el odio a los judíos” y que “promueven el terrorismo”, pero que Abbas es “más peligroso porque sabe cómo ocultar su verdadero rostro”.

El líder palestino Marwan Barghouti, preso con cinco cadenas perpetuas, publicó una carta pidiendo que se ahonde en la “resistencia” para “ser fieles” al legado de Arafat. Justo hoy, Imad Jawabreh, de 21 años, murió en el campo de refugiados de Al Arrub, cerca de Hebrón (Cisjordania), alcanzado en el pecho por el Ejército israelí, que sostiene que portaba un arma improvisada. Su familia afirma que tomaba té en su terraza mientras en la calle había una manifestación. Son 46 los palestinos civiles muertos en protestas contra Israel en 2014.



http://internacional.elpais.com/internacional/2014/11/11/actualidad/1415732581_599339.html





Abás acusa a Israel de “guerra religiosa” y arremete contra Hamás






Ramala/Gaza, 11 nov (EFE).- El presidente palestino, Mahmud Abás, acusó hoy a Israel de arrastrar la región a una “guerra religiosa” y arremetió contra el movimiento islamista Hamás por los ataques de la semana pasada en Gaza contra una docena de dirigentes de Al Fatah.

En un discurso con motivo del décimo aniversario de la muerte del histórico dirigente palestino y fundador de Al Fatah, Yaser Arafat, Abás, su sucesor, instó hoy a Israel a refrenar cualquier comportamiento provocador.

Refiriéndose a los últimos enfrentamientos en Jerusalén este y en la Explanada de las Mezquitas (para los judíos, el Monte del Templo), Abás aseguró que los palestinos “defenderán Al Aqsa y las iglesias de los colonos y el extremismo”.

“Los líderes israelíes se equivocan si creen que la historia puede volver hacia atrás, que pueden cambiar la realidad en el terreno y dividir los horarios en Al Aqsa para rezar como hicieron (hace décadas) en la Cueva de los Patriarcas”, en la ciudad cisjordana de Hebrón, afirmó.

“Con estos actos conducen la zona y el mundo a una devastadora guerra religiosa”, subrayó.

A juicio de Abás, la violencia de los últimos meses la han originado las demandas de ultranacionalistas judíos de rezar en la explanada, donde se encuentran el Domo de la Roca y la mezquita de Al Aqsa, considerados en conjunto como el tercer lugar más sagrado del islam tras La Meca y Medina.

También aseguró en el acto que los palestinos acudirán próximamente al Consejo de Seguridad de la ONU para poner fin a la ocupación israelí en el plazo de tres años.

Y reveló que si no es aprobada, lo cual puede ocurrir por ejemplo si EEUU ejerce su derecho de veto, el Estado de Palestina pedirá la integración en tratados y organizaciones internacionales, empezando por el “Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional”.

En clave más interna, el dirigente palestino arremetió contra el movimiento islamista Hamás, al que acusó de la cadena de explosiones junto a coches y viviendas de dirigentes de Al Fatah en Gaza.

“Los líderes de Hamás son responsables de estas criminales explosiones (…) Los comentarios de Hamás contra nosotros son similares a los de la ocupación”, dijo Abás en un acto en el que participaron miles de palestinos.

La ceremonia se celebró en el recinto de la mukata (la sede del gobierno palestino en la ciudad cisjordana de Ramala), junto al mausoleo que alberga los restos de Arafat, fallecido hoy hace diez años en un hospital de París.

El acto que estaba previsto en Gaza, por primera vez desde 2007, fue suspendido por la tensión de los últimos días, poniendo en tela de juicio el proceso de reconciliación interna palestina que comenzó en junio con la formación de un gobierno de unidad nacional.

Después del discurso presidencial, que fue transmitido en directo por la televisión palestina, los islamistas acusaron a Abás de “sectarismo”.

“El discurso de Abás es un conjunto de mentiras, insultos y desinformación”, dijo Mushir Al-Masri, portavoz de Hamás, para quien lo que “el pueblo palestino necesita es un presidente con coraje”.

Asimismo, insistió en que Hamás nada tiene que ver con las explosiones el pasado viernes, que causaron daños materiales pero no víctimas. EFE


http://www.larepublica.ec/blog/internacional/2014/11/11/abas-acusa-a-israel-de-guerra-religiosa-y-arremete-contra-hamas/