Actor de "El Tigre y el Dragón" no se deja intimidar por Ch

El actor de "El Tigre y el Dragón" no se deja intimidar por la censura china

Los censores chinos eligieron a la celebridad equivocada para querer dar una lección.


Según Jayne Stars, Chow es una persona modesta y cordial que no le preocupa usar ropa vieja y viajar en transporte público.




Después de que el movimiento pro-democrático Occupy Central comenzara el 28 de septiembre, varias personalidades de la cultura de Hong Kong hicieron público su apoyo a los manifestantes y a su causa.

Debido a que quienes participan en el Movimiento de los Paraguas están pidiendo que China les garantice un verdadero sufragio universal en Hong Kong y que el jefe ejecutivo Leung Chun-yin (de clara tendencia pro-Beijing) renuncie, el régimen comunista chino no está muy contento con estas celebridades que salieron a hablar y entonces decidió ponerlos en su lista negra.

Nombres conocidos como Denise Ho, Anthony Wong, Tony Leung Chiu-wai no tendrán permitido realizar conciertos, hacer apariciones públicas o promover sus películas y música en China continental y la prensa estatal china no informará sobre ellos.

Los censores chinos ni siquiera perdonaron al actor internacional Chow Yun-fat, que podría considerarse la estrella más famosa de Hong Kong en la actualidad.

Pero la verdad que a Chow no le importa en lo más mínimo la sanción de Beijing.

Recientemente, periodistas de la revista Next de Hong Kong vieron a Chow en el Parque Kowloon y le preguntaron qué opinaba sobre la prohibición que le había impuesto China.

El actor de 59 años de edad, conocido en Occidente por sus papeles en “El tigre y el dragón” y “Piratas del Caribe: en el fin del mundo”, dijo sin inmutarse: “Entonces haré menos”.

Chow puede dar la impresión de ser un tanto altanero con su comentario, especialmente considerando que sus ingresos netos se estiman en los U$S 80 millones y gana unos U$S 8 millones por película.

Según Jayne Stars, Chow es una persona modesta y cordial que no le preocupa usar ropa vieja y viajar en transporte público.

A principios de año, Chow incluso prometió donar toda su fortuna (que se estima en HKD$ 1.000 millones, o U$S 129 millones) a organizaciones de caridad después de su muerte.

Cuando comenzó el Movimiento de los Paraguas, Chow incluso se esforzó por comprometerse con los manifestantes.

“Me reuní con los vecinos, con los estudiantes –son muy valientes y es conmovedor ver que están luchando por lo que quieren”, dijo Chow al periódico hongkonés Apple Daily (vía The Hollywood Reporter).

“Los estudiantes son razonables. Si el gobierno puede presentar una solución que satisfaga a los ciudadanos o a los estudiantes, yo creo que esta crisis se terminará”.

Chow también criticó a la policía de Hong Kong por usar gas lacrimógeno contra los manifestantes en el distrito de Almirantes.

“Cuando el gobierno usa medidas violentas contra los estudiantes, eso desmotiva al pueblo de Hong Kong”, dijo.

“No quiero ver a nadie salir lastimado… era una manifestación pacífica y no había necesidad de usar violencia ni gas lacrimógeno”.