Canales populares

Adios a Bobby Fisher ( ajedrecista )

DEPORTES

Ajedrez

Adiós a Bobby Fischer, el gran maestro que revolucionó el juego

Tenía 64 años, estaba con problemas físicos y signos de paranoia. Fue campeón mundial entre 1972 y 1975, y a los 15 años se convirtió en el Gran Maestro más joven de la historia.



La legenda de Bobby Fischer se fue. Ayer, a los 64 años falleció uno de los grandes ajedrecistas de la historia. En Reykjavik, donde vivía desde 2005, informaron a través de la radio oficial, que una insuficiencia renal le quitó la vida. Según el diario islandés Morgunbladid, Fischer falleció en su casa, adonde regresó el mes pasado tras permanecer ingresado en un hospital entre octubre y noviembre.

Quien se convirtiera en Gran Maestro a los 15 años, llegó a Islandia como refugiado político. Los últimos días de Robert Fischer, el campeón mundial entre 1971 y 1975, terminó acompañado con una comitiva que se creó para ayudarlo. Murió en la capital islandesa, el mismo lugar donde en 1972 disputó un encuentro histórico por el campeonato mundial contra el soviético Boris Spassky, considerado el "enfrentamiento del siglo" y con una clara connotación política por el contexto de la "guerra fría". Ese fue la última partida oficial de Fischer, ya que en 1975, cuando tuvo que defender el título frente al aspirante Anatoly Karpov, planteó exigencias inaceptables para la FIDE, que lo despojó del título por incomparecencia.

La enorme popularidad que generó Fischer desde su duelo con Spassky, facilitó su puesta en libertad concediéndole su ciudadanía. El oriundo de Chicago venía de permanecer ocho meses retenido en un centro japonés para inmigrantes ilegales, tras ser detenido en Tokio en julio de 2004 por intentar usar un pasaporte revocado por EEUU. Lo tenían con pedido de captura desde 1992, cuando violó una prohibición del Gobierno de viajar a la antigua Yugoslavia y desarrollar una actividad económica allí. En medio de la guerra de los Balcanes, Fischer no hizo caso de la orden y viajó a Belgrado para jugar contra Spassky a cambio de 3 millones de dólares.

Durante su cautiverio en Tokio, Fischer calificó la retención de "secuestro" organizado por el presidente de EE.UU., George Bush, y su títere, el entonces primer ministro nipón, Junichiro Koizumi.

DIJERON DE EL
"Fischer no era de esas personas que intenta buscar asistencia médica porque no confiaba en la medicina occidental". Einar Einarsson

"Fisher es un gran ajedrecista, una época en la historia de la humanidad, como Newton, Einstein y Gagarin". Kirsán Ilyumzhinov

"El ascenso de Bobby Fischer en el mundo del ajedrez fue un hito revolucionario para este juego". Gary Kasparov



http://www.edicionnacional.com/edicion/2008/1/19/articulo/72488


infancia.

Genio precoz del tablero, Fischer es considerado por muchos especialistas como el mejor jugador de ajedrez de todos los tiempos y se convirtió en su país en un símbolo de la lucha contra el comunismo durante la Guerra Fría.

Pese a que su madre era judía, Fischer fue un activista antisemita y acusó a los judíos de todos los males, desde sus propios problemas legales hasta de planear una conspiración para matar elefantes.

Su retórica antiestadounidense, además, le granjeó numerosos ataques desde su país. Más aún cuando, tras los atentados de Nueva York del 11 de septiembre de 2001, telefoneó a una emisora de radio filipina para exaltar "la maravillosa noticia" del ataque terrorista y volver a lanzar injurias contra los judíos.

Fischer, nacido el 9 de marzo de 1943 en Chicago, decidió abandonar la escuela en 1959, que consideraba una pérdida de tiempo, para dedicarse al ajedrez. Para ello, se encerró en su propia habitación, enfrentándose a sí mismo en larguísimas partidas de ajedrez.

En 1968 se retiró durante 18 meses para preparar su enfrentamiento contra los soviéticos. Regresó por petición expresa del secretario de Estado Henry Kissinger.

En 1972, cuando contaba con 29 años, acabó con 24 años de hegemonía soviética al derrotar en Reikjavik al campeón ruso Boris Spassky durante un campeonato del mundo conocido como "la partida del siglo".

En 1975 impugnó las reglas de la Federación Internacinal de Ajedrez, por lo que fue despojado de su título. Tras este incidente, Fischer desapareció de la escena ajedrecística. "La gran pérdida para el ajedrez fue que Fischer nunca trató de regresar a ese mundo y que sus últimos 30 años estuvieran marcados por una vida muy extraña, con declaraciones políticamente inaceptables, en lugar de una contribución de ajedrez", dijo Kasparov.

Durante 20 años nada logró hacerlo volver, ni los millones de dólares ofrecidos por los organizadores de Las Vegas o Manila, ni una precaria situación personal que lo llevó a la ruina.

Sin embargo, en 1992 volvió a la escena para disputar en Montenegro una partida "de revancha" contra Spassky, del que se había hecho amigo, por la que cobró 3,35 millones de dólares.

Sin embargo, no tuvo en cuenta el embargo económico de la ONU vigente en aquel momento en la ex Yugoslavia, por lo que Fischer fue acusado por la justicia estadounidense de realizar una transacción comercial ilegal y fue objeto de una orden de arresto internacional.

Fue arrestado en julio de 2004 en el aeropuerto de Tokio-Narita cuando intentaba salir de Japón con un pasaporte estadounidense anulado. Durante meses, las autoridades japonesas estuvieron estudiando su extradición a Estados Unidos. Fischer recibió entonces el apoyo público de Spassky, quien reclamó poder compartir celda en el caso de que Fischer fuese encarcelado en su país. "Simplemente, déjennos jugar al ajedrez", dijo el campeón ruso.

Finalmente la intervención del gobierno islandés le permitió refugiarse en ese país nórdico, donde vivió discretamente hasta su muerte.
0
0
0
0No hay comentarios