Check the new version here

Popular channels

adúlteras a dos mujeres de Siria

Los yihadistas acusan de adúlteras a dos mujeres de Siria y las matan a pedradas


Los yihadistas acusan de adúlteras a dos mujeres de Siria y las matan a pedradas




Un clérigo leyó el veredicto. A continuación se acercó el camión y descargó una gran pila de piedras cerca del jardín municipal. Combatientes yihadistas trajeron luego a la mujer, vestida de negro de la cabeza a los pies, y la colocaron en un pequeño pozo en el suelo. Cuando se reunieron los pobladores, los combatientes les dijeron que cumplieran la sentencia: matar a pedradas a la supuesta adúltera. Nadie en el grupo dio un paso adelante, dijo un testigo de este suceso en una ciudad del norte de Siria. Lo hicieron entonces los propios combatientes yihadistas, en su mayoría extremistas extranjeros, acribillando con piedras a Faddah Ahmad, hasta que se llevaron a rastras el cadáver.

“No gritó ni se movió ni siquiera cuando la golpeaban las piedras”, dijo un activista de la oposición, quien afirmó haber presenciado la lapidación cerca de la cancha de fútbol y del jardín Bajaa en la ciudad de Raqqa, el principal bastión sirio del grupo Estado Islámico (ISIS), que busca instaurar un califato en Siria e Irak.

La lapidación del 18 de julio fue la segunda en un lapso de 24 horas. La víspera, Shamseh Abdullah, de 26 años, fue ejecutada de la misma forma en la ciudad vecina de Tabqa por combatientes del ISIS.

Ambas habían sido acusadas de tener sexo fuera del matrimonio.

Las matanzas fueron las primeras de este tipo en el norte de Siria, controlado por estos fundamentalistas, donde la banda islamista ha capturado grandes franjas de territorio, aterrando a los pobladores con su estricta interpretación de la ley islámica, que incluye la decapitación y cortar las manos de los ladrones. Los yihadistas ataron recientemente a un chico de 14 años a una estructura parecida a una cruz y lo dejaron varias horas bajo el sol calcinante del verano antes de bajarlo, castigo por no ayunar durante el mes sagrado musulmán del Ramadán.

El grupo también ha martirizado a musulmanes shiítas y otros a los que consideran apóstatas. En Irak, militantes de la banda han desalojado a miembros de la minoría religiosa yazidí de una franja de ciudades y pueblos. Miles de los yazidíes en fuga quedaron varados en la cima de una montaña durante días, una crisis humanitaria que llevó a Estados Unidos a enviarles ayuda desde el aire esta semana y bombardear al ISIS.

El viernes, Kamil Amin, portavoz del Ministerio de Derechos Humanos de Irak, dijo que centenares de mujeres yazidíes menores de 35 años son retenidas en escuelas por el ISIS en la segunda ciudad más grande de Irak, Mosul, que los integristas tomaron en junio.

Abu Ibrahim Raqqawi, el activista que presenció la lapidación de Ahmad, dijo que los pobladores estaban furiosos de ver cómo combatientes extranjeros imponen su voluntad a la comunidad. “Estaban anonadados y no entendían qué pasaba”, sostuvo.

“A muchos los angustiaba la idea de que los sauditas y los tunecinos estuvieran emitiendo (semejantes) órdenes”, dijo en una entrevista vía Skype. La joven Ahmad, comentó, parecía inconsciente, y él había oído decir que antes la habían llevado a un hospital donde le dieron anestesia.

La lapidación tuvo lugar después del atardecer. Según el testigo, no se vio sangre en el cuerpo de la mujer debido a la ropa oscura que llevaba. Ahmad no gritó ni se sacudió. Y murió en silencio.














0
0
0
0
0No comments yet