Popular channels

Advierten sobre incremento de deuda municipal (128% en 2 año

Ingresó al Concejo Deliberante la Cuenta General del Ejercicio 2013, enviada por el Tribunal de Cuentas. Esteban Dómina, edil del Frente Cívico, señaló con la documentación que durante los dos primeros años de Ramón Mestre en la intendencia, el pasivo pasó de $925 millones a $2.100 millones. La inflación en ése periodo según el índice Congreso (al que adhiere la UCR) fue 53,98%

El Tribunal de Cuentas municipal acaba de girar al Concejo Deliberante la denominada Cuenta General de Ejercicio 2013, es decir, el cuadro contable que resume ingresos y erogaciones de ese año.
El expediente, de gran tenor y cierta complejidad en su lectura para no especialistas, fue resumido por el edil Esteban Dómina, ex candidato a intendente por el Frente Cívico. Tal compendio, que fue difundido el día de ayer, indica que la gestión de Ramón Mestre en sus primeros dos años de mandato incrementó el pasivo de la Municipalidad un 128%.
Concretamente, la deuda pública según el concejal opositor ascendió en 2013 a $2.108.766.436, mientras a final de 2011, es decir el momento en que asumió la administración que conduce Mestre, era de $925.447.845.
También se ve en los informes del Tribunal de Cuentas que la última variación interanual del pasivo creció un 66,40%: la deuda en 2012 era de $1.267.296.511. En otras palabras, por cada peso que entró en 2013 se gastó $1,66.
Un dato de relevancia en términos económicos es la relación de la deuda con el presupuesto de idéntico periodo: 41,49%. En este sentido cabe destacar que, aun con el incremento de casi dos tercios del pasivo en un año que operó el mestrismo, tal relación sigue siendo “aceptable” para los parámetros que los Estados suelen presentar (por ejemplo, en el ámbito local, Provincia tiene un pasivo se supera largamente su presupuesto anual), aunque por cierto no “sostenible” si se continúa así por varios años más.

Elemento subjetivo
cuadro¿Está bien que se gaste por encima del presupuesto? Naturalmente, depende de cómo y para qué. Por ejemplo…
Un asesor especializado bien podría decir que si el costo financiero de la toma de deuda es menor a la inflación, tal endeudamiento no solamente es correcto sino atinado, porque el Estado gana plata. Viceversa, si la tasa de interés es mala.
Un estadista criterioso podría decir que si la toma de deuda tiene un impacto positivo en la ejecución de obras públicas pertinentes para las necesidades de la ciudad, tal endeudamiento es conveniente. Viceversa, si las obras son deficientes o no se hacen.
Un ciudadano podría decir que le parece bien si, básicamente, ve mejoras en la ciudad que repercutan en su calidad de vida. Viceversa, si no ve mejoras concretas.
Un político profesional, para sus adentros pero nunca para sus afueras, podría afirmar que le parece bien si, más allá de todo, el endeudamiento lo posiciona públicamente como gestor.
Subjetividades, puntos de vista, objetivos.
Ahora bien, lo que seguramente el asesor especializado, el avezado estadista y el ciudadano no aprobarían, sería endeudarse para pagar gastos corrientes, o sea, los gastos indispensables para el funcionamiento de la unidad económica en cuestión, en este caso la Municipalidad (ej: sueldos).
Entonces la pregunta a responderse es: ¿La Municipalidad se endeuda para pagar gastos corrientes? De la respuesta real –no la impostada- a ése interrogante, depende la sustentabilidad de una ciudad. Eso, antes de ni siquiera evaluar a qué se le llama progreso.


A lo PRO agrego el spot publicitario de Mestre en el cual se dirige a los cordobeses para demostar lo bueno de su gestión


link: https://www.youtube.com/watch?v=y_xurNQZnXQ
0
0
0
0No comments yet