Te damos la bienvenida a la comunidad de T!Estás a un paso de acceder al mejor contenido, creado por personas como vos.

O iniciá sesión con
¿No tenés una cuenta?
Afiches polémicos: Dolce & Gabbana es "culpable"
pero Armani "inocente"






La asociación española que se encarga de supervisar los anuncios dio su veredicto. Dijo que las niñas del aviso de Armani no incitan al turismo sexual y que la mujer de D&G promueve la violencia machista.

Luego de la polémica desatada por los anuncios de Armani y Dolce & Gabbana, la asociación española que regula los avisos publicitarios dictaminó que la primera no incurrió en ninguna falta, mientras que la segunda sí lo hizo.

A las niñas del anuncio de Armani, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid las había acusado de incitar al turismo sexual, mientras que al anuncio de Dolce & Gabbana -en el que un hombre sujeta por las muñecas a una mujer tendida en el suelo- el Instituto de la Mujer lo incriminaba de promover la violencia machista.

En estos dos casos, los árbitros lo tuvieron claro. Dictaminaron que Armani Junior no vendía turismo sexual -y que niñas maquilladas aparecen en muchos anuncios-, pero que a Dolce & Gabbana sí se le fue la mano, según informó el diario El País.

Sostuvieron que esta publicidad mostraba a una mujer sometida sexualmente contra su voluntad y debía ser retirada. No es que esta solución sea la verdad, pero sí es al menos la que suelen admitir las empresas.

La asociación de autorregulación es Autocontrol de la Publicidad, con 270 asociados que representan aproximadamente el 70% de la inversión publicitaria del país. Son anunciantes, agencias de publicidad y medios de comunicación.

Autocontrol lleva funcionando desde julio de 1996 y ha atendido en estos años más de 1.675 reclamaciones presentadas por socios o particulares y cerca de 16.000 consultas previas sobre la conveniencia o no de emitir una determinada publicidad.

El año pasado desestimó la emisión de 404 anuncios, en su mayoría por ser engañosos o abusar de la buena fe del consumidor.

En cuestiones morales, en cualquier caso, hay quien dice, como Dolce & Gabbana, que la publicidad debe ser transgresora, como todas las creaciones audiovisuales, y que en España hay un clima de censura que asusta.

Enfrente están los que, como el Instituto de la Mujer, el Defensor del Menor o el Ministerio de Sanidad, entienden que hay que extremar las cautelas frente a problemas tan graves como la violencia machista, la explotación sexual o la creciente obesidad infantil.

En cualquier caso, las empresas siempre acaban por seguir la lógica del mercado: Dolce & Gabbana nunca cumplió su amenaza de retirar toda su publicidad en España.


FUENTE