Check the new version here

Popular channels

Afirman que 3.000 europeos integran el grupo terrorista

Terrorismo ultraislámico Lo reveló el coordinador europeo de la lucha contra el terrorismo. Esa presencia aumenta el riesgo de atentados. Se asegura que al menos 250 yihadistas británicos regresaron recientemente a su país





Con 3.000 ultraislámicos europeos enrolados en las filas de Estado Islámico o ISIS, el primer ministro británico, David Cameron, informó ayer que fueron desarticulados seis ataques terroristas de envergadura en el continente por parte de esa banda terrorista.

Con Francia en estado de alerta máxima por temor a un atentado, los musulmanes franceses se reunieron en París y en diferentes partes del país para un minuto de silencio en homenaje a Hervé Gourdel, el montañista y rehén francés decapitado en Argelia por aliados del ISIS y repudiar esta “barbarie terrorista que nada tiene que ver con el Islam”.

La presencia de yihadistas europeos en Siria e Irak inquieta a los servicios de seguridad porque muchos han emprendido el regreso a sus países de origen, después de los bombardeos de la coalición. Gilles de Kerchove, el coordinador europeo para la lucha antiterrorista, dijo a la cadena BBC que hay 3.000 europeos enrolados en las filas del ISIS y el fenómeno es “la mayor amenaza” que vive la Unión Europea. Entre los que vuelven, los servicios de inteligencia tratan de coordinar una vigilancia de sus movimientos con Turquía pero, hasta hace poco tiempo, Ankara apoyaba al ISIS en su lucha contra el líder sirio Bashar Al Assad, y la coordinación aún esta en pañales.

La CIA estadounidense estima que el ISIS puede tener hasta 31.000 combatientes en Irak y Siria, tres veces más que las estimaciones de algunos meses atrás.

Uno de cada dos yihadistas son desconocidos de la policía, muchos tendrían pasaporte europeo debido a su origen y pueden atravesar migraciones dentro del espacio Shengen (el acuerdo que libera el cruce de fronteras dentro de la UE), sin ser detectados o reconocidos por los servicios de seguridad.

Se proyecta reforzar los controles porque hasta ahora son chequeados los que llegan de países fuera del espacio europeo de libre circulación.

Sólo en Gran Bretaña se cree que han regresado 250 yihadistas en los últimos tres meses. Son el escenario más temido porque están entrenados y podrían cometer ataques después de que el Califato del ISIS llamó a organizar atentados con coches-bomba y decapitaciones contra civiles de la coalición occidental que los combaten. En Holanda, las autoridades recomendaron a sus militares y policías no usar uniformes fuera de sus tareas o en transportes públicos.

Con el fantasma de la ilegítima invasión militar a Irak del 2003 y sus implicancias, la Cámara de los Comunes aprobó que Gran Bretaña se sume a los bombardeos a Irak (ver recuadro). El conservador Cameron considero al ISIS “una amenaza en las calles de Gran Bretaña” y “un deber” confrontarlos militarmente.

En la gran mezquita de París, los musulmanes franceses se autoconvocaron para decir “alto a la barbarie”. Denunciaron las prácticas del ISIS como “terrorismo” y rindieron homenaje al francés decapitado. “El Islam es una religión de paz. Esta unidad es la expresión fuerte y viva de nuestra voluntad de unidad nacional y nuestra voluntad inquebrantable de vivir juntos”, dijo el rector de la mezquita de París, Dalil Boubajkeur, a los miles de autoconvocados en la plaza frente al Jardín de Plantas en París. Horrorizados era la palabra común. ”Esto no es Islam. El que hizo esto nunca leyó el Corán”, decían. Eran los testimonios de todos unidos.

“Toda la comunidad musulmana en Francia se levanta contra los que han cometido estas acciones que pervierten el valor del Islam y sus valores”, sostenía la convocatoria. También estaban allí cristianos del Oriente y judíos y católicos, más la alcaldesa de París, Anna Hidalgo. “Nosotros cederemos al miedo y por eso estamos acá todos juntos”, anuncio la alcaldesa socialista. “La comunidad nacional no se dejará dividir”, dijo su contrincante de la alianza conservadora UMP, Nathalie Kosciusko Morizet.

Pero fue el imán de Drancy, Hassen Chakghoumi, el más radical a la hora de las condenas: “Nosotros, los musulmanes de Francia, somos todos Hervé Gourdel. El está vivo entre nosotros. No se puede sostener a los enfermos mentales que ensucian nuestra religión, no tienen el derecho de masacrar en nombre del Islam”.
0
0
0
0
0No comments yet