Check the new version here

Popular channels

Ajustada victoria de Boca frente a Huracán

Le costó al equipo de Russo superar a un rival que se agrupó bien en el fondo y no fue nada fácil entrarle. Pero a 10 minutos del final, cuando todo era nerviosismo en La Bombonera, Palacio se mandó una corrida kilométrica y el arquero innecesariamente lo bajó dentro del área. Penal y, una vez más, Ledesma asumió la responsabilidad. Gol y hay nuevo líder en el Apertura.




Boca y Huracán se enfrentaban en La Bombonera con claro objetivo: llegar a la punta. Los locales salieron a la cancha con los mismos once que vencieron a Independiente, que equivale a decir que Gracián seguía en el banco junto a Russo. El Globo, el único invicto del torneo, arribaba a este compromiso con el ánimo por las nubes tras su triunfo ante Argentinos y también porque ayer, el Coco Basile destacó el "buen juego del equipo del Turquito".

Pese a que el técnico de Huracán avisó que los suyos iban a atacar desde el arranque, el protagonismo en los primeros minutos fue para el Xeneize. A los 7, Uribarri la agarró de aire en la puerta del área y Barovero la sacó al córner. Enseguida, Palermo se encontró con la pelota cerca del punto penal y ensayó una exquisita mediavuelta. El travesaño le negó el gol al delantero. Era un monólogo del local.

No tardó en reaccionar el Globo y en tan sólo cuatro minutos emparejó las acciones. El dinámico Sánchez Prette tuvo el gol en dos ocasiones. A los 11, recibió por la derecha y le dio suave al primer palo cuando la jugada pedía un pase atrás. Tres minutos después, a la salida de un lateral, el volante quedó solito frente a Caranta. Le pegó cruzado, al ras, y la pelota pasó muy cerca.

Promediando la parte inicial, el partido cayó en una meseta. Es que Boca iba e iba pero estaba claro que necesitaba el pase justo, la pausa que solamente podía aportar Gracián. Entonces, las chances eran muy exigidas. Como ese cabezazo de Palacio que se perdió por arriba desde una buena ubicación. O el remate de Dátolo desde afuera del área ante un Barovero adelantado. ¿Jugadas colectivas? Una solita. Pared entre Palacio y Dátolo sobre la izquierda. Centro del bahiense para Palermo, quien de frente al arco cabeceó por arriba. Boca ya merecía la ventaja.

Las últimas chances de los primeros cuarenta y cinco también fueron para los de Russo. Ambas tuvieron a Dátolo, muy activo y punzante, como protagonista. A los 43, probó de afuera con mucha violencia y precisión. Su remate besó el palo. A los 45, encabezó un ataque y habilitó a Palacio. El puntero calibró la mirada y sacó un tiro cruzado que se perdió lejos del poste de Barovero.

Poco cambió en el arranque. Dátolo seguía complicando a la defensa de Huracán y Palacio continuaba desperdiciando chances. El delantero tuvo una clara tras un pase de cabeza de Palermo pero remató desviado. Luego, el volante se mandó una corrida bárbara y envió un centro exacto para el goleador: pecho y travesaño cuando todos gritaban la apertura del marcador. A los 10, desborde de Palacio por la izquierda y sorpresiva aparición de Ledesma, quien con todo el arco de frente la cabeceó una masita a las manos del arquero.

Entre los 10 y los 20 minutos, Boca perdió la brújula. El único que desequilibraba era Dátolo, por eso sorprendió cuando Russo decidió reemplazarlo por Gracián. Un cambio que el local necesitaba, aunque dio la sensación que el rubio volante no merecía dejar el campo de juego. El ingreso del ex Monterrey le imprimió a su equipo una inyección anímica, pero no futbolística. Huracán lo aguantaba bien.

A los 31, cuando el encuentro se tornaba tedioso y aburrido, Boca sacudió el avispero. Palacio fue por un pelotazo largo y el arquero Barovero se lo llevó por delante en el vértice del área grande. Inexplicable. Collado sancionó el penal y Ledesma lo cambió por gol con un violento derechazo. Al Globo se le iba de las manos el puntito y el invicto.

Huracán metió un manotazo desesperado: adentro Barijho, ovacionado por los hinchas locales, afuera Zarif. Delantero por volante para buscar la hazaña en La Bombonera. Pero todo fue muy tibio en el visitante en los minutos finales. Boca justificó el triunfo con un par de llegadas más: remates de media distancia de Banega y Gracián. Pitazo final de Collado y punta para Boca. El equipo de Russo todavía no deslumbra pero, hasta el momento, ganó los partidos que tenía que ganar. Razón más que suficiente para mirar a todos desde arriba.



Fuente: http://www.ole.clarin.com/notas/2007/09/02/um/01490924.html
0
0
0
0
0No comments yet