Check the new version here

Popular channels

Alarma mundial: el ISIS llegó al museo de Palmira

Alarma mundial: el ISIS llegó al museo de Palmira
Avance del grupo terrorista.Se teme que el grupo terrorista destruya la riqueza arquelogica de esa ciudadela única. Ya rompieron réplicas de yeso. Pero instalaron guardias propios. Fuerte derrota del régimen.


Después de capturar Palmira y ejecutar a un centenar de soldados sirios que se habían rendido, los yihadistas del Estado Islámico (ISIS) se desplegaron militarmente por la ciudad y tomaron el célebre museo regional, causando alarma a nivel mundial por temor a que arrasen con el invaluable patrimonio arqueológico que allí se conserva.

“Al ingresar rompieron réplicas de yeso que representaban la vida en la era prehistórica. Luego volvieron, cerraron las puertas y colocaron guardias frente a ellas”, explicó el director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamun Abdelkarim. Agregó que los fundamentalistas también ocuparon la ciudadela mameluca Fajr Edin al Maani del siglo XIII, que domina la ciudad antigua, y “colocaron en lo alto su bandera negra”.

Esta dramática conquista del ISIS es producto de la violenta y amplia ofensiva que lanzó esta semana y que le permitió ocupar casi toda la zona fronteriza entre Siria e Irak. El gran temor de la comunidad internacional era que Palmira, uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de la humanidad, cayera en sus manos. Esto finalmente ocurrió a mediados de semana, cuando se retiró derrotado el ejército sirio que protegía la ciudad.

La antigua ciudad de Palmira es famosa por sus columnas romanas, sus templos y sus torres funerarias, vestigios de un brillante pasado. Ubicada a 210 km al noreste de Damasco, la “perla del desierto”, inscrita por la Unesco en el patrimonio mundial de la humanidad, es un oasis cuyo nombre apareció por primera vez en una tablilla hace 4.000 años, y que fue lugar de tránsito de las caravanas entre el Golfo y el Mediterráneo, así como una etapa en la Ruta de la Seda.

En el museo quedan pocas piezas arqueológicas chicas, ya que la mayoría fueron sacadas hace una semana, previendo el avance del Estado Islámico. Pero las grandes aún permanecen allí. “Hemos enviado progresivamente piezas antiguas a Damasco, pero hay enormes piezas como los sarcófagos que pesan de 3 a 4 toneladas y que no pudimos mover. Es eso lo que nos preocupa”, explicó Abdelkarim.

También hay preocupación por las ruinas del siglo I y II de nuestra era que dominan el sector antiguo de la ciudad, como el templo de Bel, edificado en el año 32 d.c.; un extenso pórtico de 1.200 metros con columnas grecorromanas a sus costados; el templo de Nebo, una antigua deidad babilónica; el templo funerario; el palacio de la reina Zenobia; un bello teatro de la época y la famosa ágora o gran plaza pública.

El gran temor es que los yihadistas demuelan estas obras de la antigüedad como ocurrió en otras ciudades de la región, especialmente en Irak, como fue el caso de Mosul, Nimrad, Nínive y Hatra. En todos estos casos destruyeron ruinas y piezas arqueológicas por considerar que son producto de la idolatría de pueblos paganos, y que por lo tanto contradicen las enseñanzas del Corán.

“Esperemos que no repitan las mismas destrucciones que cometieron en Irak, pero son una gran amenaza. Y la comunidad internacional no haya hecho nada para impedir la entrada del ISIS en Palmira”, se quejó el director de Antigüedades sirio.

Una vez dominada la ciudad, los integristas ultraislámicos le ordenaron a la población que continuara su vida con normalidad. “El ISIS hizo un llamamiento mediante la mezquitas a reanudar el trabajo, y pidió a las mujeres que se pongan el niqab”, el velo que sólo deja los ojos al descubierto, señaló Mohammad Hassan Al Homsi, un habitante de Palmira.

Milicias que apoyan al régimen de Bashar Al Assad ayudaron a evacuar a los civiles antes de que el ISIS entrara a Palmira. En la ciudad sólo quedan unos 20.000 habitantes de los 45.000 que había antes. Pero muchos fueron hechos prisioneros bajo la acusación de colaborar con el regimen de Assad. Aún no se sabe nada de ellos.

Los yihadistas tomaron zonas clave de la provincia de Homs, además de Palmira, incluyendo los campos de gas de Al Arak y Al Hil, vitales para sus finanzas. También intentaron copar el pozo petrolero de Al Yazl, pero no pudieron por la resistencia de las fuerzas sirias. Lo cierto es que su dominio se amplió mucho más en la region.
0
8
0
0
8Comments