Alcalde israelí desata polémica al prohibir a peones palesti

Alcalde israelí desata polémica al prohibir a peones palestinos en guarderías



El alcalde de la ciudad israelí de Ashkelón, Itamar Shimoni, ha desatado la polémica al anunciar la prohibición de peones árabes en guarderías de la ciudad donde se construyen refugios y desplegar a guardas junto a obras en las que intervienen árabes, informan medios locales.

El regidor argumentó su decisión en la creciente tensión que vive la zona, lo que ha provocado duras críticas por parte de diputados de izquierda y árabes, que tacharon la medida de racista e ilegal.

Shimoni precisó que guardas armados también serán desplegados en las guarderías que se encuentren cerca de lugares de construcción en esa ciudad del sur del Israel.

De acuerdo al alcalde, la decisión ha sido adoptada en colaboración con la policía de Ashkelón, y un donante ha aceptado financiar el coste de la seguridad en las guarderías.

En un comunicado en su perfil social de Facebook, Shimoni escribió: "Pese al hecho de que el despliegue de guardas de seguridad es responsabilidad del Ministerio de Seguridad Pública, he decidido colocar a vigilantes en cada centro de preescolar próximo a obras de construcción que emplean a trabajadores árabes, a partir de mañana por la mañana (hoy)."

Y añade: "en las guarderías donde peones árabes construyen refugios se suspende el trabajo hasta nuevo aviso".

El diputado del partido izquierdista Meretz, Isawi Frej llamó en la radio pública israelí al alcalde a dar marcha atrás en su decisión y calificó la medida de "racista" y de haber utilizado "esa pobre excusa para limpiar la ciudad de árabes".

Por su parte, el legislador Ahmed Tibi, de la formación Lista Árabe Unida, respondió que el intendente "debería ser juzgado por racismo".

El laborista Najman Shai coincidió en que la ordenanza era ilegal y dijo que debía ser inmediatamente rescindida.

Israel ha reforzado la seguridad en Jerusalén a raíz del ataque el martes contra una sinagoga en el que murieron cinco personas, tras meses de elevada tensión entre judíos y palestinos.

La Policía ha desplegado unidades adicionales junto a instituciones, centros educativos y religiosos en la ciudad santa.