Canales populares

Alex Freyre, el Forrest Gump gay

Siempre me han disgustado aquellos que no quieren hablar de temas para no darles entidad. Sin embargo, hoy me encontré comportándome como uno de ellos ya que al leer las declaraciones de Alex Freyre me invadió esa sensación de querer vivir en otra dimensión en la que la gente tuviera el sentido común y el don de gente que parece haber perdido. Las declaraciones de Alex Freyre a Aníbal Pachano son graves porque vienen de un funcionario con responsabilidad cultural e histórica, en tanto y en cuanto, es el titular de un Archivo Histórico con sede, ni más ni menos, que en la sede de la otrora ESMA.



Uno puede criticar (incluso destrozar) a este imbécil desde diferentes ángulos pero juro que ya me estoy aburriendo del análisis de los kirchneristas como grasas, amorales, indignos, ladrones, poco preparadas, brutos, arribistas, en síntesis… como ‘seres carentes’. Es por eso que me gustaría abordar el tema desde el punto de vista de su devenir como activista kirchnerista. Es que Alex Freyre (y con perdón del personaje hollywoodense que, al menos, tenía sentido moral) es el Forrest Gump Gay.

Antes de referirnos a lo que este ‘Korete’ dijo, déjenme decirles que ustedes le pagan doble sueldo (en el Congreso de la Nación y en la Secretaria de Derechos Humanos). Pero vayamos a sus palabras: “Las personas con sida cuando dejamos de tomar los medicamentos nos morimos. Todos sabemos que Pachano tiene HIV y toma medicamentos. Él dice que apoya a Massa. Entonces, yo le digo a Pachano: ‘No hagas planes para 2017, porque, si gana Massa, te vas a morir’”.

Por su parte, en diálogo con Eduardo Feinmann, en Radio 10, Aníbal Pachano aseguró que Freyre dice “pavadas”. “Un tipo que diga que me voy a morir tiene una bajeza humana. Pero él lo dice porque está metido dentro del Gobierno y sabe que se cajonean los remedios“, denunció. En primer lugar, las personas con Sida se mueren, tomen medicamento o no. Este muchacho deberia entender la diferencia entre HIV y SIDA. Siendo portador del primero y no padeciendo lo segundo, uno llega a la conclusion de lo que realmente padece es de falta de inteligencia.

Mientras en un reportaje brindado al ciclo Intrusos, Freyre increíblemente ratificó todos sus dichos (lo que, trabajando en el área de Derechos Humanos ameritaría su renuncia inmediata), a la vez que aseveró que “los medicamentos están. Si hay personas a las que no se los están entregando, la responsabilidad de que no lleguen es del hospital, contra él tiene que hablar el paciente”. Es decir, para Freyre, la provisión de medicamentos no es una cuestión política sino de ‘atención al paciente’ por parte del hospital al que, uno es invitado a creer, nadie (ni siquiera el Estado) debería controlar. Cuál es entonces la función del Estado? Firmar recibos de sueldo los días 29? Por si esto fuera poco, minutos después, nuestro Forrest Gump Gay dijo: “Yo no estoy pidiendo votos para el kirchnerismo, yo no tengo la culpa de que la oposición sea berreta”. “Y si nunca quebró el Estado, ahora va a quebrar si gana Massa. La salud es una cuestión de política, no de buena voluntad, hay que tener dinero para comprar los medicamentos’. No vale la pena discutir qué fue lo que dijo (ya que se cae de maduro) sino cómo llegó tamaño pelotudo a tener una plataforma para decir tal idiotez y ser escuchado. Para esto, debemos entender dos cosas. En primer lugar, el modo en el que el Kirchnerismo ha venido manipulando, mediante dádivas de diferentes tipos, las supuestas reivindicaciones sociales de ciertas minorías que, en consecuencia, fueron exageradas al punto de ser transformadas en irrelevantes. El primer ejemplo de esta exageración es el haber transformado a un atributo en una categoría política. Por ejemplo, ser gay. Dicho de otro modo, yo no necesito que el Estado me diga ni cómo vivir ni qué respetar. A los fines del Estado yo no quiero ser percibido como gay ni como tolerante sino como un ciudadano argentino con derechos y obligaciones.



Sin embargo, desde un comienzo el gobierno de los Kirchner en su voracidad por embanderarse como los grandes defensores de los derechos humanos transformaron a la militancia gay ‘de base’ en clientela política.

El problema con la militancia gay, a nivel mundial, es que, generalmente, tiene como objetivo aislar un problema a los fines de transformarlo en la épica de sus vidas. La militancia ha sido desde sus comienzos una comunidad o familia alternativa en la que el gay podía (cada vez menos) refugiarse frente a, primero y fundamentalmente, su propia familia (que, supuestamente, no lo acepta). El problema de la militancia gay en el particular caso argentino es su bajo nivel intelectual. Todo es reducido a slogans y en tal contexto, el debate (y sus necesarias preguntas) son vistas con sospecha. Es por eso que las acusaciones de ‘facho’ por parte de la militancia gay son en realidad la prueba del ‘fachismo’ que ellos mismos (por diferentes razones) encarnan. Un tipo con la capacidad mental de Alex Freyre encontró en la militancia gay no solo una identidad sino la oportunidad de construir una carrera sin pensar y corriendo hacia adelante sin mirar atrás y que caiga quien caiga.

En este contexto, lo mejor que pudo pasarle a un idiota como Alex Freyre es, primero, ser gay y, segundo, ser portador de HIV. Sin embargo, este señor tiene dos grandes problemas. El curro se le está acabando y, lo que es peor, el tono épico de su causa pierde sentido en el marco de una naturalización del HIV en tanto enfermedad crónica. En el caso argentino especifico la gente ya no les cree. El gran problema de la militancia gay es que quedó atada a las dádivas y el sinsentido de la Década Ganada. Ni que hablar de las fotos y teleconferencias en las que la idola de Freyre (Cristina) parece acabar frente al macho eslavo de Vladimir Putin.

Ni políticamente ni personalmente hay retorno para alguien como Freyre y él lo sabe y por eso está ansioso y stressado. En otro contexto, este stress seria material de diván pero, en este caso, nuestro Alex está inmerso diariamente en un estado en el que absolutamente todos están viviendo ese mismo nivel de ansiedad. Imagínense lo que debe ser ir a trabajar al gobierno en este último año en el que todos están pensando cómo hacer para quedarse pero todos saben que nadie va a quedar.

Los extremos se tocan porque, como vimos con Flor de la V, estos campeones de los derechos de la igualdad sexual son aquellos a los que primero se les cae la careta y piden transformarse en campeones de la derecha civica. No era acaso el marido de Flor de la V el que quería ‘cagar a trompadas’ a Lanata. Si mi pareja quiere defenderme a las piñas por algo que me fue dicho yo le digo que se ubique porque yo soy un adulto y me puedo defender solo. A no ser que la definición de gay para esta gente sea la de ‘nene indefenso que tiene que ser protegido por Mamá’ y ya sabemos quién es mamá. En su adscripción fanática a aquella que le hizo olvidar del odio que se tiene a sí mismo, (por supuesto, me refiero a Cristina), Freyre ha dejado de pensar (si es que alguna vez lo hizo) hace rato y, sin embargo, ha venido comprandose ropa en Etiqueta Negra desde hace varios años ante el shock de sus parientes de clase media baja.

Su aparición en el firmamento político, si así puede llamárselo, ocurrió cuando él y su pareja (Jose Maria Di Bello) decidieron emular a aquel primer amparo presentado por María Rachid (presidenta de la FALGBT), junto con su pareja Claudia Castro que, visto, de manera retrospectiva, era parte de un circo orquestado a los fines de distraernos de temas más urgente en el momento en el que nuestra sociedad agudizaba su caída libre. Si mal no recuerdo, tras idas y venidas, Di Bello y Freyre se presentaron en el Registro Civil de Beruti 3325 del barrio de Palermo para solicitar un turno para casarse, y eligieron el 1 de diciembre para hacerlo, fecha donde además se conmemora el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, ya que, como es de esperarse, ambos novios son portadores del VIH y activistas. Por supuesto, nos estamos refiriendo a esa lucha que solo puede ocurrir bajo la bandera Kirchnerista.

Qué suerte que tenemos los putos! Pero no nos confundamos porque ese matrimonio fue orquestado para generar no solamente atención mediática sino un problema político para Mauricio Macri, en el momento en el que este y Cristina estaban enfrentados, es decir, antes de su pacto de impunidad. Es por eso que horas antes de celebrarse el matrimonio, sus objetivos políticos se cumplieron cuando la magistrada Martha Gómez Alsina, del Juzgado Nacional en lo Civil 85, suspendió -a través de una medida cautelar- el casamiento programado en función de lo resuelto por un fallo previo que estaba firme de su colega Seijas (que había suspendido un intento anterior por parte de la pareja de mártires).

Entonces existían ya tres fallos, uno firme de la Ciudad que autorizaba la boda y otros dos -cautelares- que la impedían. Es por eso que el gobierno de la Ciudad, por medio de la Procuraduría General, decidió pedir a la Corte Suprema de Justicia que resuelva el conflicto de competencias judiciales que se había generado.

Esto era suficiente para que la pareja cumpliera su cometido que no era el de casarse sino el de enviar un fuerte mensaje político anti-macrista a la sociedad enarbolándose en una homologación de la lucha contra toda discriminación y el kirchnerismo.

Por esto, no sorprendió que la pareja estuviera acompañada por la titular del INADI, María José Lubertino y la Jefa del Bloque del PJ en la Cámara de Diputados, la Diputubre (Juliana Di Tuilio) quien a pura teta tiraba arroz.

Como contraprestación por pedir tres turnos para casarse y ser punta de lanza de la estrategia kirchnerista de generación de cortinas de humo y también de apuntar el dedo contra Macri, el gobierno le dio un lugar en la lista de diputados por el Frente Para Victoria. Haber querido casarse, en el kircherismo, a uno lo habilitan para legislar. Sin embargo, el problema de este tipo de inservible es que si no trabaja en el Estado, no tiene donde mantener ese nivel de vida por lo que su premio continuó con la shockeante creación de un cargo de Director Nacional (o Subsecretario?) a cargo del Archivo de la Memoria de la Diversidad Sexual. Sí sí…escucharon bien. Este archivo equivalente a un ‘tag’ en Google en donde si fuiste torturado en la ESMA y además sos gay, tus fojas de recuerdos no solo pertenecen a Jozami (Archivo de la Memoria) sino a Freyre. Alguien me puede explicar la relevancia y/o necesidad de esto? Hay algo pornográfico en el referirse a un torturado por su condición sexual. Como si a los hombres heterosexuales no les hubiesen metido nada en el culo!

Es este niño mimado quien, sin hacer nada más que un escandalete para poder casarse y estar literalmente en el lugar indicado en el momento justo, está a punto de perder todo y diez años logran acostumbrar a un inútil de esta categoría a tener lo que, en el mundo real, jamás hubiera podido tener. La vida va a ser muy real y difícil a partir del año que viene para Alex y quizá algún día aprenda y no se lave las manos cuando su jefa por sus negocios con Insfran maltrate a los indios o se reúna con Putin a cambio de un par de rublos para poder pagarle lo poco que le queda de conchabo (Love Art Not People).
0
0
0
0No hay comentarios