Check the new version here

Popular channels

Alex Zanardi, ejemplo de vida



Alex Zanardi se ha convertido en un verdadero ejemplo de superación. El expiloto de Fórmula 1 ya es, para muchos, un espejo en el que mirarse, demostrando que los obstáculos no están para lamentarse y sí para superarlos. Tras una importante carrera deportiva sobre monoplazas, donde el 'Gran Circo' y las pruebas de velocidad norteamericanas se convirtieron en su modo de vida, un brutal accidente en 2001 iba a provocar que perdiera sus dos piernas. Ahora, después de competir en los Juegos Paralímpicos de Londres, tiene en mente su próximo reto: hacer el Ironman más duro del mundo.

Después de una vida ligada al motor, ha decidido que su cuerpo será su gasolina: su intención es acabar el Ironman de Hawái, para lo que el eterno optimista busca expandir su filosofía de vida: "Soy una persona muy afortunada porque nací con un carácter muy optimista. Siempre veo la botella medio llena, nunca medio vacía. Realmente nunca tuve que recuperarme de mi accidente, al menos mentalmente, porque en cuanto desperté del coma ya estaba mirando hacia adelante". Así es Alex Zanardi, el expiloto que se ha convertido en un ejemplo de superación.

Considerado por muchos como uno de los pilotos más prometedores del panorama mundial, desde muy joven comenzó a demostrar que su destreza a los mandos de cualquier tipo de vehículo era evidente. Convertido en campeón de Italia y del mundo de karting, en 1988 dio el salto a la Fórmula 3, donde comenzó a cosechar sus primeros éxitos. Después de un primer año de transición, en su segundo año fue subcampeón, además de lograr el título en la Copa Europea por delante de 'un tal' Michael Schumacher. Acababa de nacer un piloto llamado a conseguir grandes éxitos.

Su buena labor le permitió ser piloto de la Fórmula 3000 sólo un año más tarde, donde acabó subcampeón sólo por detrás de Christian Fittipaldi. Era el gran momento de dar su salto a la Fórmula 1: de la mano de Jordan iba a debutar al más alto nivel. Un año después, llegó el momento de ser piloto probador de Benetton, aunque llegó a competir con Minardi en el Gran Premio de Alemania. Una campaña más tarde, en 1993, se convertía en piloto de Lotus donde consiguió su único punto en la F1, al acabar sexto en el GP de Brasil. Un brutal accidente en Spa iba a dar por acabada su temporada.



La CART cambió su vida

Tras regresar a las pistas un año después, no conseguir resultados meritorios le dejó sin asiento en el campeonato para el siguiente año, por lo que se tuvo que buscar la vida en la BRO Global GT Series. Un año después, sin equipo en el 'Gran Circo', decidió probar suerte en la Champ Car World Series (CART), un torneo donde iba a conseguir el reconocimiento que nunca logró en la F1: convertido en el mejor piloto debutante en 1996, iba a ser campeón durante dos años seguidos. Sus títulos le dieron un asiento en Williams en 1999, pero sin conseguir puntuar, volvió a quedarse sin equipo.

Después de mucho probar en la Fórmula 1, Zanardi, un hombre que estaba llamado a conseguir grandes éxitos al más alto nivel, iba a confirmar que su tiempo de pilotar en el Mundial se había acabado. Tras un año sabático, de reflexión, decidió regresar a la CART, aquel campeonato en el que había conseguido ganar dos títulos... pero esa decisión le iba a cambiar la vida. Un trágico 15 de septiembre de 2001 sufrió una gravísimo accidente que a punto estuvo de costarle la vida. La consecuencia de tan terrible choque fue la pérdida de ambas piernas.

Durante la prueba en el EuroSpeedway Lausitz, el italiano iba liderando la prueba. En las últimas vueltas, decidió entrar en 'boxes', donde llegó el fatal desenlace: tras incorporarse a pista, Zanardi iba a perder el control del vehículo a más de 320 kilómetros por hora. Patrick Carpentier, que en ese momento pasaba por la pista, consiguió evitarle de milagro. Desgraciadamente, Alex Tagliani no pudo hacer lo mismo, y se produjo el choque: el vehículo de Zanardi, girado en ese momento, sufrió un brutal impacto lateral que seccionó el vehículo en dos, cambiando su vida para siempre.



link: https://www.youtube.com/watch?v=KysP71KKzIc#t=49



Un accidente que fue el comienzo de su nueva vida

Los médicos desplazados en el circuito consiguieron salvar la vida del piloto a pesar del grave accidente, pero el propio impacto provocó la amputación de ambas piernas por encima de la rodilla. Tras estabilizarse, un periodo de rehabilitación y adaptación a su nueva vida, Zanardi decidió que quería seguir ligado al mundo del motor. Así, dos años después del accidente, en 2003, volvía a montarse en un vehículo de competición para disputar el Campeonato Europeo de Turismos. Con un coche adaptado a sus necesidades, sólo le hizo falta un año para volver a probar las mieles del triunfo.

Seis años después de aquel paso, volvió a quedarse sin equipo, momento en el que decidió no volver a subirse a un vehículo de competición. Por entonces, a sus 43 años, vio la oportunidad de volver a luchar por nuevos retos. Pese a dejar de lado el motor, no iba a hacerlo con la velocidad. Subido a una 'handbike', había llegado el momento de pasar a vivir otros desafíos. Compitiendo en esta modalidad, su objetivo no era otro más que el que había buscado a lo largo de toda su vida: ser el más rápido, volver a ser el primero en llegar a meta, disfrutar del sabor de la victoria.

Y después de varios triunfos en la modalidad, llegó su gran éxito en Londres 2012. En los Juegos Paralímpicos, el italiano se iba a hacer con dos medallas, la primera de oro en la contrarreloj individual de la disciplina H4 y la segunda de plata en la prueba de ruta H4. Desde ese momento, Zanardi ha seguido buscando metas que superar a bordo de su 'handbike', pero no quiere parar ahí: su próxima intención es acabar el Ironman de Kona (Hawái), considerado por muchos como uno de los más duros del mundo. Su capacidad de superación no tiene límites, y su objetivo es demostrarlo en esta prueba.



"La locura sería rechazar esta oferta"

La prueba consta de 3,86 kilómetros de natación, 180 kilómetros de 'handbike' y 42 kilómetros de maratón, que él realizará en silla de ruedas. Zanardi ha asegurado que aún está valorando las dificultades técnicas de la prueba, pero tiene claro lo que quiere. Una empresa decidió patrocinarle y él expiloto no tuvo ninguna duda: "Esta prueba me fascina, en especial por lo prestigiosa que es. Además, así podemos demostrar que siempre se pueden conseguir los objetivos que uno se propone. Me preguntan a menudo que si no es una locura, pero para mí la locura sería rechazar esta oferta", señala.
En una de las pruebas más duras del mundo, Zanardi quiere seguir demostrando al mundo su capacidad de superación. Nacido en 1978, el Ironman de Hawái surgió de la unión de tres pruebas existentes, con la que el comandante de la marina norteamericana John Collins quería comprobar quién era el mejor atleta. Ahora, se ha convertido en una de las competiciones más importantes del mundo, en la que el expiloto quiere demostrar su capacidad para seguir superando límites: "Uno hace su camino y, el destino, te va poniendo dificultades. Lo importante es, que si te lo propones, siempre los superarás", asegura.



link: https://www.youtube.com/watch?v=xHhodOSNbJ0#t=121
0
0
0
0
0No comments yet