Check the new version here

Popular channels

Alimentos contra el cáncer





Alimentos contra el cáncer




Se calcula que en 2030 habrá unos 15,5 millones de personas que sufran algún tipo de cáncer.

Cereales, fundamentalmente de tipo integral, frutas y verduras que tienen como nexo común que contienen compuestos denominados bioactivos.



El doctor Antonio López Farré, director científico de Teinteresa escribe sobre el cáncer y los alimentos que ayudan a prevenirlo. Reproducimos para su interés el artículo publicado por el doctor en teinteresa.es:

El cáncer es una de las enfermedades que más están afectando a la población mundial. Incluso, se tiene el sentimiento, que la incidencia de cáncer está aumentando a nivel mundial. En este sentido, algunos datos estadísticos dicen que a nivel mundial, la mortalidad por cáncer aumentará un 45% antes de llegar al año 2030 (pasará de 7,9 millones a 11,5 millones de defunciones), debido en parte al crecimiento demográfico y al envejecimiento de la población. Incluso se calcula que en 2030 habrá unos 15,5 millones de personas que sufran algún tipo de cáncer.

Estos datos, en vez de agobiarnos, lo que tenemos que sirvan de estimulo para entre todos poner todo lo que esté de nuestra parte para que esto no ocurra. Todas las medidas que se desarrollen para predecir y prevenir el cáncer van a ayudar a que esos malos presagios estadísticos no lleguen a cumplirse.

Desde el punto de vista de la ciencia, ya contamos con la posibilidad de realizar análisis genéticos a personas que desde el punto de vista de su historia familiar tengan mayor riesgo de sufrir cáncer, siempre y cuando los genes para el tipo de cáncer a estudiar sean conocidos.

Pero mientras la ciencia y el conocimiento científico avanza en el campo de la genética y en otros campos de la investigación, todos nosotros también podemos poner algo de nuestra parte. El cáncer se considera que entre otros factores está fuertemente ligado a aspectos genéticos, como ya hemos comentado, modificaciones hormonales y factores relacionados con los hábitos de vida de las personas. Sin duda ninguna, un factor fundamental dentro de los hábitos de vida de cada uno de nosotros es el tipo de alimentación que seguimos.

Muchas son las publicaciones que describen como diferentes alimentos ayudan a prevenir el cáncer. Cereales, fundamentalmente de tipo integral, frutas y verduras que tienen como nexo común que contienencompuestos denominados bioactivos, es decir, que tienen actividad biológica una vez que son digeridos formando parte de la dieta.

Si hacemos un repaso a la extensísima lista de este tipo de alimentos con propiedades, podríamos definirla de anticancerígenas, un amplísimo grupo de ellos tienen capacidades antioxidantes. A su vez, la mayoría de estos alimentos deben su actividad antioxidante a un alto contenido vitamínico. Por ejemplo, hay alimentos que tienen un alto contenido en vitamina A. En este grupo podríamos incluir a las zanahorias, los melocotones, la calabaza o la batata. Hay también alimentos que sus propiedades antioxidantes se deben a su riqueza en flavonoides. Los flavonoides son compuestos que contienen muchas planta, cuya función en el mundo vegetal es servir de pigmentos (son responsables de los colores vivos de muchas frutas verduras y flores) pero también juegan un importante papel en la regulación del crecimiento y protección contra los rayos ultravioleta, la oxidación y el calor. Rico contenido en flavonoides tienen los cítricos (sobre todo en la pulpa blanca que hay entre la fruta y la piel de los cítricos), la piña, las peras o los tomates este último tiene un conocido flavonoide, el licopeno. El licopeno también lo podemos encontrar en frutas como las fresas o la sandía. En la naturaleza los flavonoides suelen estar presentes unidos a moléculas de azúcar como la glucosa.

El licopeno no es el único flavonoide con capacidades anticancerígenas. Otro importante flavonoide es la quercetina. La quercetina se encuentra en manzanas, cebollas, té, bayas, diversas variedades de col, así como semillas, frutos secos, flores, corteza y hojas, uva negra, frambuesas, té verde y ajo. La quercetina es un flavonoide muy investigado también por sus efectos beneficiosos cardiovasculares, de los cuales seguramente les hablaremos en otra ocasión.

Pero volvamos a los alimentos anticancerígenos. Entre ellos no se nos podía olvidar el aceite de oliva. España es un país con un excelente aceite proveniente del zumo de la aceituna. El aceite de oliva virgen extra contiene en su composición, además del ácido graso monoinsaturado ácido oleico, un porcentaje importante de polifenoles. Hay muchos tipos de polifenoles. Los propios flavonoides son un tipo de polifenoles. En el aceite de oliva uno de los polifenoles más importante es el hidroxitirosoly sus derivados. Probablemente, después del ácido gálico que se encuentra en las hojas del té, el hidroxitirosol es uno de los antioxidantes naturales más potentes.

Además de los alimentos antes nombrados, también tienen polifenoles el cacao, las granadas, el vino y la cerveza, pero no tengo ni que decirles que estos dos últimos alimentos hay que tomarlos con moderación.

Hoy en día es posible comprar alguno de estos polifenoles y consumirlos de forma aislada fuera de su fuente natural. Nosotros no nos vamos aquí y ahora a pronunciar sobre si esta forma de consumir polifenoles es beneficiosa o no en la prevención del cáncer y si es esta similar o mayor al obtenido al consumir la fuente original en forma de alimento. Esto ya lo comentaremos otro fin de semana. Si, no obstante, les diremos que algunos expertos consideran que muchos de estos compuestos necesitan otros existentes en la fuente natural para que realmente realicen en plenitud el efecto beneficioso. En este sentido, muchos de los alimentos que contienen polifenoles, contienen otros compuestos y propiedades que pueden beneficiar nuestra salud. Por ello, siempre es bueno consumir frutas y verduras frescas que son sin duda parte importante de unos buenos hábitos de vida.

Dice la historia que griegos y romanos otorgaban coronas de no solo laurel sino también de olivo a sus conciudadanos que habían realizado servicios extraordinarios a su patria. El aceite de oliva era además indispensable en la cocina romana. También era muy popular consumiraceitunas, pero estas se consumían al final de las comidas y no como aperitivo como ahora solemos hacer.




0
0
0
0No comments yet