Canales populares

Alterna y la fiesta vale todo donde violaron a Camila

Cómo era Alterna, la fiesta "vale todo" en la que violaron a Camila
Bajo la consigna “vale todo” los asistentes aseguran que es común ver a personas teniendo sexo en la pista de baile y que falta seguridad en el lugar.











 Alterna es la fiesta que los viernes tiene lugar en Le Click/La Negra, el boliche en el cual Camila fue violada el viernes por cuatro hombres. Bajo la consigna “vale todo” los asistentes aseguran que es común ver a personas teniendo sexo en la pista de baile y que falta seguridad en el lugar.
La justicia porteña investiga la violación de la chica de 19 años. Según el relato de la propia víctima, el viernes por la noche fue a festejar un cumpleaños junto a tres amigas a la discoteca y ya entrada la madrugada del sábado, fue atacada por cuatro muchachos en unos de los rincones del local bailable. "Yo gritaba y gritaba con todas mis fuerzas y nadie me hacía caso", dijo ayer al borde del llanto.
“Es medio laberíntico el lugar y el sexo está trivializado. Hay sexo libre. Es común ver gente teniendo relaciones así que imagino que pasa desapercibido ver a una chica a la que están violando”, aseguró -en diálogo con INFOnews- Florencia, de 28 años, quien concurrió a la fiesta durante varios años.
Además, explicó que el personal de seguridad no se interpone ante estas situaciones que son regulares en el lugar. “Hay otro boliche en el que sí intervienen. Pero en Alterna sólo lo hacen cuando tienen que sacar a los que se pelean y se pegan”.
El boliche ubicado en la avenida Rivadavia 1910, tiene tres pisos, en los cuales hay sitios que los asistentes llaman “reservados”, donde hay sillones y es habitual ver a las parejas teniendo sexo. “El lugar es enorme y están desperdigados por ahí. Son muy turbios”, consefó Florencia.

“La gente que va al boliche está acostumbrada a ver sexo, si alguien la vio podrían haber pensado que estaba teniendo relaciones y nada más”.





Ante el hecho de que nadie se haya acercado a ayudar a Camila, la joven explicó que no le parece extraño. “No me sorprende que nadie la haya ayudado. Es triste pero es real, y menos en un boliche donde se coge”.
Y agregó que “la gente que va al boliche está acostumbrada a ver sexo, si alguien la vio podrían haber pensado que estaba teniendo relaciones y nada más. Además, se culpa a la víctima, dicen ʻpara qué venis a alterna si no queres coger?”.
Después de que se conociera el caso de Camila, el Facebook oficial de la fiesta se colmó condenuncias y quejas por parte de los usuarios. Incluso los jóvenes que comúnmente van a la fiesta alternativa crearon un grupo con el nombre “Justicia por Camila”, que también sirvió para que otras chicas confiesen que vivieron experiencias similares. Una de ellas aseguró que en 2011 uno de los hombres de seguridad quiso violarla.
Los casi 200 participantes del evento se están autoconvocando para reunirse mañana a las 18 en la puerta del bolcihe con el fin de pedir justicia por la víctima.
Por su parte, los dueños publicaron en el Facebook un comunicado en el que explicaro que están preocupados por lo ocurrido. “Dejemos que la justicia investigue como corresponda y por favor si alguien vio o sabe algo no dude en comunicarse para aclarar los hechos”, escribieron en la página.
El relato de la víctima
"Íbamos en fila y yo era la última. En ese momento, un hombre me agarró del brazo y me empezó a besar por la fuerza. Yo le decía que no quería", contó con la voz entrecortada por el llanto la propia víctima a los canales de televisión que ayer se acercaron a la sede de Asociación de Víctimas de Violaciones (AVIVI), donde la chica explicó que lo sucedido con el fin de que posibles testigos puedan brindar más datos de los atacantes.

"Yo gritaba con todas mis fuerzas, gritaba un montón y nadie me hacía caso".

"Me empezó a agarrar fuerte y yo quería zafarme de él y no podía. Luego de eso me agarró en una esquina y me llevó a un rincón oscuro. Ahí me empujó y me tiró al piso, empezó a ponerme en cuatro", agregó la joven que llegó a ver al principal agresor a quien describió como de "ojos celestes y el pelo rubio oscuro".
La chica sostuvo que "después de eso, vinieron tres personas más que eran sus amigos y me empezaron a violar. Yo escuchaba murmullos y sonidos entre ellos". Y continuó: "Yo gritaba con todas mis fuerzas, gritaba un montón y nadie me hacía caso. Había gente pero en ese lugar donde me llevó estaba todo oscuro. No sé si se daban cuenta, sólo sé que gritaba muy fuerte."
De acuerdo al relato de la víctima, luego de los abusos el joven que la había capturado la ayudó a levantarse y colocarse las calzas y la amenazó: "Ahora te vas a callar y te vas a calmar."
La chica logró bajar unas escaleras y visiblemente alterada comenzó a pedir ayuda: "Yo gritaba y decía 'por favor me violaron, por favor ayúdenme' y la gente pasaba y nadie me ayudaba. No sé si me creían o qué."
0
0
0
0No hay comentarios