Popular channels

Alur, negocio o negociado?

Muchas voces se alzaron contra el polo alcoazucarero que Raúl Sendic (Jr.) creó en el departamento de Artigas, aduciendo que sería un fracaso total. “Se supone que para ser rentable tiene que funcionar en su actividad central, que es la producción y la comercialización del azúcar. Y ahí los números no dan. Ahora me vengo a enterar de que el retorno de la inversión estaba específicamente en la obtención de alcohol” dijo el diputado Pablo Abdala a El Espectador.

Lo peor de todo esto es que el hijo del líder tupamaro hipotecó la credibilidad internacional de nuestro país, aceptando dádivas del bolivariano Hugo Chávez para iniciar una aventura azucarera que hoy se empieza a mostrar como algo inviable.

No es únicamente el Partido Blanco el que sospecha una mala inversión, porque productores de caña de azúcar denuncian una “rosca” en Alur, de acuerdo a lo publicado en Banderas Blancas http://www.banderasblancas.com.uy/alur.htm, denunciando que “ALUR arrienda un campo a una persona y nosotros somos subarrendatarios de ALUR, pero las condiciones en que estamos son inferiores a las de cualquier otro productor”. “Tenemos que pagar 135 dólares la hectárea, cuando el Instituto de Colonización -que es parte del gobierno- está arrendando entre los 40 y 50 dólares la hectárea de caña de azúcar”

Pero lo más interesante es que Raúl Sendic (Jr.) es el presidente de Alur S.A. la empresa que creó el Estado uruguayo para “generar” un polo industrial en el norte del país. Yo sé que soy un mal pensado, pero… ¿Esto no da para tener malos pensamientos? …Ud. sabrá cuales.

En otros artículos habíamos mencionado, como al pasar, que algo raro estaba ocurriendo con este emprendimiento, e inclusive en la propia ANCAP. Ver “A.N.C.A.P., ¿Negocios o negociados?”, “¿Azúcar, alcohol o Sendic?”

Muy probablemente todo esto se inscriba dentro de la falta de experiencia de un gobierno que “instaló” gente en cargos para los cuales no se encuentran calificados y no tienen ninguna experiencia en los temas que manejan. Es posible. ¿Negociados?, también es posible.

Sin embargo esta “repartija” de cargos se realizó para “que todos tuvieran un pedacito de la torta ganada”, y así dejar contentos a los pequeños dirigentes que integran el FA. Todos tienen un pedacito de la torta y ninguno se alejará del redil, esa fue la idea. No obstante, esta falta de experiencia está generando pérdidas para el Estado, y el “Estado” no es un pequeño grupito que se beneficia con sus cargos, sino que somos todos los uruguayos que debemos pagar los errores, y muchas veces los horrores, de gente que no está capacitada para la función que está ejerciendo, y lo que es peor, estamos pagando la cohesión del rejuntado Frente Amplio con nuestros impuestos. En otras palabras, estamos pagando para que el Frente Amplio no se rompa.

Y de esto no tiene la culpa únicamente el partido gobernante. Llegamos a esta situación por los entuertos y la falta de comunicación de los grandes partidos que siempre nos gobernaron. Hoy estamos, según dicen los expertos, en la era de las comunicaciones, pero desgraciadamente siempre existió y continúa existiendo, una falta de comunicación de las decisiones de nuestros gobernantes para con los gobernados y es por ellos que las mentiras con que la izquierda llegó al poder hizo carne en los votantes, porque nadie salió al ruedo a desmentirlas con pruebas fehacientes o con la suficiente claridad para explicar las diferencias.

Mientras se está en el llano las críticas a los contrarios y las explicaciones de las medidas que se van a tomar cuando se suban al sillón son muchas, pero luego de encaramados al mismo, todo cambia.

Hoy tenemos ineptos manejando los más importantes Entes del Estado. Ineptos que dilapidan nuestro dinero, nos impiden crecer como país y cuando un privado quiere competirles le ponen palos en la rueda. Eso está pasando en ANCAP, y los biocombustibles son una prueba irrefutable.

Raúl Sendic (Jr.), -el mismo que nos prohibió publicar sus imágenes en el Humor Político de este semanario, en un claro ejemplo de cómo un gobierno progresista pisotea la libertad de expresión- argumenta que con Alur se está buscando la independencia energética, sin embargo la Ley de Biocombustibles es un engendro que le permite a Ancap continuar con el monopolio de los combustibles y aleja las inversiones privadas que puedan hacerse en ese sector. Y paso a indicar por qué Sendic no está diciendo la verdad.

La Ley de Biocombustibles dice que las empresas productoras de biodiesel, el más importante de los biocombustibles, pueden utilizar hasta 4.000 litros mensuales para sus flotas cautivas, lo que significa vender lisa y llanamente, y el resto deberá ser vendido a Ancap, a los precios que el Ente indique, o exportado. Como los precios que fijará Ancap, muy probablemente estarán por debajo de la cotización internacional, los productores de biocombustibles van a elegir exportarlo antes que vendérselo al oligopolio estatal, y aunque los precios internacionales y los del Ente fueran iguales, exportando los productores cobrarán mucho más rápido y con menos problemas. Por lo tanto ¿Dónde está la independencia energética pregonada por Sendic (Jr.)?, ¿En el exterior?, ¿En Cuba?, ¿En Venezuela?

Tampoco se ha realizado un estudio sobre la biomasa que, ahora con las grandes talas de árboles para suministrar materia prima a las plantas de celulosa puede ser muy importante para generar energía. Según los mentideros políticos el parque eólico construido por España, más que un nuevo emprendimiento energético fue para cobrarse una deuda que Uruguay no pagaba, entonces ¿De qué independencia energética nos está hablando Raúl Sendic (Jr.)? ¿Acaso piensa convertirse en el nuevo Gagáno de la mentira?

Lo que no comprenden, o no quieren comprender, estos nuevos iluminados de la ineptitud, es que el futuro de la energía de los países no va a pasar por los grandes oligopolios como Ancap, sino que estará focalizada en los pequeños municipios, en las propias ciudades que, con biodiesel porque tienen grano cercano, con grasa animal porque existen frigoríficos en la zona, con biomasa, con energía eólica, hidráulica o con lo disponible en la zona, van a generar la energía necesaria para su propia subsistencia, pero si esto se lo dejamos en las manos de Ancap, adiós energía.

Por lo tanto, esa inoperancia, que redunda en beneficios propios, ya que, vuelvo a repetir, el Sr. Raúl Sendic es el Presidente del emprendimiento azucarero de Artigas, Alur S.A., es la que continúa atrasándonos en la verdadera independencia energética.

¿Hasta cuándo? Y si esto fracasa, ¿quién pagará los platos rotos?, muy simple, como siempre, el pueblo uruguayo.


Parece que Pluna no sirvió como experiencia.....
0
0
0
0No comments yet